viernes, 7 de junio de 2013

70 AÑOS DE LA ESCUELA NORMAL DE ESPECIALIZACION



La Escuela Normal de Especialización cumple 70 años de edad. No es muy conocida por muchos, pero seguramente, todos conocemos a personas diferentes; familias que conviven todos los días de su vida, con personas distintas a los demás. Personas a los que algunos denominan, “incapacitados”, “impedidos”, “minusválidos”, “discapacitados”, otros en cambio, les dicen “capacidades diferentes”; yo simplemente les llamaría, personas especiales.

Hoy quisiera escribir estas líneas, para los que no somos iguales. 

Las personas especiales, son tan especiales como tú y como yo. Sólo que su peculiaridad de ser diferentes, los hace distinguirse de los demás. Piensan diferente, hablan diferente, sienten diferente, se mueven diferentes; son simplemente, personas diferentes.

Deberíamos aprender mucho de ellos; aprender a ser empáticos, a comprender el Universo de ellos, a vivir la vida como la sienten ellos; a tener esa madurez o inocencia, de aceptar un mundo que no los acepta a ellos. Un mundo ignorante, cruel, acostumbrado a tratar a la persona diferente, con el yugo del desprecio, la indiferencia, la  discriminación y el rechazo de ofrecer oportunidades de vida.   

Resulta difícil para esta sociedad, tratar de aceptar a las personas diferentes; no son del agrado de muchos, no son como todos, muchos de ellos son huraños  otros son asociales, alejados del mundo; suelen ser juzgados como “locos”, “idiotas”, “imbéciles”, “tarados”, “furiosi” y otros calificativos más. Se nos olvida a todos, que algún día podemos ser el padre, hermano,  hijo o amigo de alguien especial. Se nos olvida, mirarnos dentro de nuestra propia alma, en nuestro propio espejo, para darnos cuenta, que también somos especiales.




Qué bueno que haya escuelas como la Normal de Especialización; que bien que haya estudiantes que se preparan todos los días en las aulas de esa escuela, para salir a la vida social, a dar consuelo, esperanza y alegría, a muchos padres de familia, que no comprenden lo que les pasa a sus hijos; que experimentan en carne propia el luto y la peregrinación de buscar lo que tienen ellos, de encontrar las explicaciones tanto científicas como divinas, para poder entender su responsabilidad de educar a los ángeles de dios; que bien en serio, que los niños y las niñas, tengan maestros y maestras, que con entrega y alma, les enseña a sus alumnos y a sus padres también, la belleza y la promesa de un mundo mejor, justo, equilibrado, diverso e incluyente.

Son 70 años, los que cumple la Escuela Normal de Especialización; sin teletones, ni costosas campañas publicitarias, más que con la vocación de sus mejores hijos y de los mejores profesionales docentes que enseñan las diversas inteligencias múltiples de las personas.  



Qué bueno que exista una Institución como la Escuela Normal de Especialización, que ha dado al país, de brillantes profesionistas, que entregan su alma, en cada salón de clases, educando a los niñas y niños, con canciones, dibujos y tiernas palabras, que envuelven ternura y esperanza a esos cuerpecitos chiquitos o grandotes de alma inmensurable. Que educan a sus aprendices, a tener fe y alegría, de que siempre les esperará un mundo mejor.

Felicidades maestros. ¡Que la Normal de Especialización, cumpla otros setenta años.  Felicidades mil veces, por habernos enseñado, aceptar nuestras diferencias.