domingo, 6 de octubre de 2013

¡SOY PERSONA ...¡


 
 
 
Ser persona es la capacidad que tiene cada ser humano, para sentirse, saberse, tocarse; tener conciencia de sí, de su pasado, presente y futuro. Ser persona, es respirar, suspirar, beber, comer, dormir, despertar, caminar, correr, saltar, nadar, bailar.

Ser persona es enojarse, encontentarse.  Sentirse feliz y desdichado; es ser y seguir siendo. Ser persona, simplemente es ser persona. ¡Así de fácil¡. ¡Así de entendible¡.  Soy persona, tú eres persona, él y ella son personas, nosotros somos personas.

Y somos personas, porque somos humanos, porque no somos caninos, ni felinos, ni insectos, ni minerales, ni otro tipo de entidad biótica o abiótica. No somos ilusiones, que yo sepa, de la mente de algún escritor; tampoco somos ángeles en el reino de los cielos; somos personas, porque lo somos, porque lo que estoy leyendo, oyendo y respirando es tan real, como el segundo que está transcurriendo. ¡No es pensamiento lineal¡. Simplemente, somos personas.  Pienso….¡Existo¡. ¡Soy persona¡.

Y como persona que soy, no solamente respiro, sino que también tengo un cuerpo que me traslada de un lugar a otro, que me hace tocar y sentir, que me hace sentirme sano y por momentos enfermo. Soy persona, porque no soy aire, brisa, agua, gas; estoy limitado por este cuerpo, que me encapsula y me hace tan chico o tan grande, como quisiera ser.  Soy persona y dejaré algún día de serlo, por eso también soy mente, soy espíritu, soy más que una persona.

Tener la capacidad para respetarnos y respetar las demás personas, es el mejor legado que podamos darles a nuestros semejantes y seres queridos. Saber que en esta vida, estaremos más tiempo muertos que vivos, nos da la oportunidad de valorar la amistad, la lealtad, el respeto, el amor.  De valorar también, la importancia del perdón y la reconciliación.

Soy la persona que soy. Soy yo. Y hasta el último día que viva y después de mi vida. Seguiré siendo en mente y espíritu, quien soy ahora.

¡Soy persona¡.