domingo, 26 de enero de 2014

INFORME DELEGACIONAL DE ALEJANDRO FERNANDEZ. ¿Y donde quedó el dinero?


Los ciudadanos deberíamos interesarnos en saber que carajos hacen nuestros gobernantes. No hacemos más que conocerlos en campañas electorales, votar por ellos y rezar, con nuestro pensamiento mágico, para que durante los tres o seis años que dura su administración, éstos puedan cambiar nuestra realidad.

También nuestros gobernantes deberían ser menos vedettes, ponerse a trabajar, administrar, dejar sus protagonismos políticos y sus ambiciones partidistas, para otra ocasión. Los políticos por ende, deberían ser menos “faranduleros” y "narcisistas", saber de una vez por todas, que sus caprichos y ambiciones, se encuentran sujetos a la vigilancia de los ciudadanos. Que las cosas, ya no pueden ser como antes.

Pongamos un ejemplo lamentable. Me refiero a la Delegación Cuauhtémoc. Concretamente el triste espectáculo que fue informe de gobierno que presentará el Jefe Delegacional Alejandro Fernández Ramírez, en el Teatro Metropolitan, el día veinticinco de enero del dos mil catorce.



¿Qué debía de informar el Jefe Delegacional?. Pues bien, la Delegación Cuauhtémoc, recibió un presupuesto de la Asamblea Legislativa de 2 mil, 192 millones de pesos; dinero que no es como piensa el diputado José Luis Muñoz Soria, que le fue concedido por obra y gracia del órgano legislativo de la Ciudad de México; sino que dicha dinero se otorgó por mandato legal, porque finalmente la Delegación Cuauhtémoc es una demarcación territorial del Distrito Federal, el cual se encuentra su delegada por el gobierno central, a través de un ente público, denominado “Delegación Política” y cuyo encargado del despacho de la misma, es un empleado público, llamado “Jefe Delegacional”, al cual, la mayoría de los ciudadanos, les vale un verdadero comino, como se llama, si es priísta, panista, perredista, morenista, o conocer de qué "tribu" u “horda” partidista pertenece. Igualmente dicho dinero, es obvio que se destine para salarios, adquisiciones, obra pública y/o programas sociales y si estos gastos y trabajos se efectúan, también, no es como piensa el precitado diputado, que se hacen por la generosidad del Delegado, pues ni que fuera “santo milagroso”, dichas erogaciones, se hacen, porque finalmente, para eso es el dinero, para ejercerse, gastarse y para eso, es también un gobierno electo, para administrar los recursos con eficiencia, eficacia, transparencia, honradez y legalidad, pues finalmente y sin demagogia alguna, le pertenecen al pueblo.  

Sin embargo, como dije en blogs pasados, el Jefe Delegacional por Cuauhtémoc, mismo que responde el nombre de Alejandro Fernández, fue un delegado que fue electo por la misma partidocracia burocrática que “mama” del presupuesto; su carrera burocrática, dentro del Partido de la Revolución Democrática, lo convirtió en Presidente Delegacional de su partido en dicha demarcación; después fue Director General de Participación Ciudadana en la Delegación Cuauhtémoc y luego, Director General de Desarrollo Social.  Lo más seguro es que cuando deje el cargo de Delegado, sea para seguir los mismos pasos que el de sus antecesores los exdelegados, es decir, llegue a convertirse en diputado local y luego en diputado federal; al más estilo de los viejos priístas; quien quite y si es un buen súbdito partidista, pueda llegar a ser Senador de la República o ya de perdida, encargado de alguna comisión importante que le designe el Jefe de Gobierno.

Esa carrera política no podría pasar por alto, los misteriosos recursos que fueron utilizados allá  por el año 2011 y 2012, cuando su nombre y su fotografía circulo en varias mantas colocadas en las principales vialidades de la Delegación Cuauhtémoc, anunciándose como “Director General de Desarrollo Social”. Cómo si en verdad, los habitantes de la delegación hubieran estado interesados en conocer el nombre de un funcionario de tercera, no así su oligarquía partidista caciquil, interesada en perpetuarse en el cargo público, para seguir, mamando del presupuesto.

Es el caso pues, que Alejandro Fernández fue el “candidato de las izquierdas” y “haiga sido como haiga sido”, fue el candidato (partidista) que triunfo en la elección del 2 de julio del 2012, convirtiéndose así pues, en Jefe Delegacional en Cuauhtémoc.

No digo que haya ganado ilegalmente, pues su triunfo electoral fue conforme a las normas jurídicas que regulan el derecho electoral mexicano,  pero el método de selección en la candidatura, fue tan inmoral, que en su momento, así lo hice notar en el blog que publique el día 8 de abril del 2012 intitulado, “PARTIDOCRACIA EN LA DELEGACIÓN CUAUHTEMOC”.
Pero en fin, no hablare de política, sino de cuestiones de administración y posiblemente, hasta de corrupción.  

Lo anterior debidamente corroborado con una investigación que realice el año pasado, así como de la compulsa que cualquier ciudadano puede realizar, con tan sólo consultar la información pública de oficio que se exhibe en el portal de la página web de la Delegación Cuauhtémoc.



¿Donde quedó el dinero del presupuesto participativo?.

Resulta que el 9 de junio del 2013, realice una solicitud de información pública identificada con número de folio 0405000110413, a través del cual pregunte lo siguiente:

“Me refiero a las elecciones de presupuesto paticipativo correspondientes al 12 de noviembre del 2012, así como a las constancias de validación de proyectos ganadores publicados en el portal de la página web del IEDF y al Decreto del Presupuesto de Egresos correspondiente al ejercicio anual 2012, a través del cual, se le otorgaba del 3% del presupuesto participativo por Delegación, la cantidad de $974,490 a cada proyecto ganador.
En ese tenor, con fundamento en lo previsto por el artículo 6 constitucional, deseo se me informe, respecto a la realización de las siguientes adquisiciones y obras:
a) Clave 15-035 Buenavista I "Luminarias Ecológicas Extensión", deseo conocer cuantas luminarias se adquirieron, que empresa vendio las luminarias, contrato de adquisición y donde se encuentran éstas instaladas.
b) Clave 015-36 Buenavista II, "Rehabilitación de Jardines y Espacios Publicos", deseo se me informe, en que consistieron las obras de rehabilitación, la empresa que realizó dichas obras, el monto del contrato y el acta entrega recepción de ésta.
c) Clave 15-050, "Guerrero I", "Guarniciones y banquetas", solicito se me informe numero de contrato, empresa contratista, monto del mismo, lugar donde se efectuaron las guaniciones y banquetas, especificandome calles.
d) Clave 15-051 Guerrero II, "Paquete de Juegos Infantiles", solicito se me informe descriptivamente, que contiene cada paquete, cuantos paquetes se adquirieron y cuantas personas recibieron estos paquetes se entregaron.
e) Clave 15-052 "Guerrero III", Banquetas y Guarniciones, solciito la misma información que pedí en el inciso "c" de la presente solicitud.
f) "Guerrero IV", Banquetas y guarniciones de varias calles, igualmente solicito lo señalado en el inciso c.
No solicito documentos, únicamente se responda a dichas preguntas, proporcionándome la información requerida o haciéndome las aclaraciones correspondientes”
Básicamente lo que hice, fue preguntar, que hizo la Delegación Cuauhtémoc, con los recursos públicos que por concepto de “presupuesto ciudadano”, debía de haber  realizado, en beneficio de los habitantes de tan sólo dos, de las treinta y seis colonias que conforman la citada demarcación territorial. Dichas obras consistían, en la adquisición e instalación de luminarias, rehabilitación de parques y jardines, paquetes de juegos infantiles, así como obra pública consistente en guarniciones y banquetas.

La respuesta me fue proporcionada en oficio SA/1112/2013 de fecha 20 de junio del 2013, a través de la Subdirectora de Administración de Desarrollo Social, CP. Silvia A. Limón Carmona, quien me hizo las aclaraciones correspondientes. Resultando que la cantidad que la Asamblea Legislativa había otorgado a las colonias Buenavista-I, Buenavista II, Guerrero I, Guerrero –II, Guerrero – III y Guerrero-IV, fue de $1,011,816.00 (Un Millón, once mil, ochocientos dieciséis pesos 00/MN), para cada una de ellas, correspondientes éstas al ejercicio anual 2013 y la cantidad a la que yo refería, de  $974,490, lo era, pero para el año 2012.

En lo concerniente a las adquisiciones que debieron haberse efectuado en beneficio de los habitantes de la Colonia Buenavista, consistentes en “Luminarias Ecológicas Extensión”, (para el ejercicio anual 2012), resulta que se adquirieron 19 luminarias, por parte de las empresas Industrias Sola Basic SA de CV e Inteligencia Energética SA de CV.  Deduzco que si a dicha colonia se le asignó un presupuesto de $974,490 (Novecientos Setenta y Cuatro Mil cuatrocientos noventa pesos 00/100 MN), conforme al presupuesto del 2012, y solamente se adquirieron 19 luminarias, entonces, cada luminaria tuvo un costo de $51,288.00 (Cincuenta y un mil, doscientos ochenta y ocho pesos, 94/100 MN). Nada se me dijo de la adquisición de luminarias por el año 2013, tampoco se observa en el portal de transparencia de la Delegación “Artículo 14 fracción XXVI”, que se haya realizado alguna compra o celebrado un contrato para adquirir e instalar luminarias en la colonia Buenavista correspondiente para el ejercicio anual 2013. Por lo tanto el Delegado, debe de informar, porque cuesta tanto una luminaria, suponiendo si dichas luminarias son solares, el costo en el mercado por cada una de ellas es entre 1,000 y 2,200 dólares, algo así como entre 14 mil y 29 mil pesos y no los 51 mil que costaron cada una de ellas, tal como se deduce. Lo que hace sospechar, que existe aproximadamente, 400 mil pesos, sin aclarar.  


En las obras a efectuarse en la Colonia Guerrero, consistentes en banquetas y guarniciones, el C. Mtro. Jorge Enrique Hernández Director General de Obras y Desarrollo Urbano, me informó en su oficio DGODU/2415/2013, de fecha 20 de junio del 2013, que no se había adjudicado ningún contrato para las obras que debían de haberse efectuado en la Colonia Guerrero. Información que resulta oscura, toda vez que en el portal de transparencia de la Delegación Cuauhtémoc, “Artículo 25”, se observa el contrato de obra pública DC/IR/GB/030-2012 celebrado el 30 de octubre del 2012, entre la Delegación y la empresa Iberoamericana de Ingeniería SA de CV, el cual tuvo como objeto, la construcción de 3,583.22 M. de guarniciones y 7,344.51 M2 de banquetas en diversas calles de la Colonia Guerrero, por un importe de $4,497,561.43. (Cuatro millones cuatrocientos noventa y siete mil quinientos sesenta y un pesos 43/100 MN). Por lo tanto, se presume, que si las colonias Guerrero I, Guerrero III y Guerrero IV se habían hecho merecedores de $974,490 (Novecientos Setenta y Cuatro Mil cuatrocientos noventa pesos 00/100 MN) de acuerdo a lo establecido en el Decreto del Presupuesto de Egresos 2012, para que se llevaran a cabo dichas  obras, dando con ello un total de 2 millones 923 mil pesos, y si por otra parte, el contrato de obra pública que fue destinado para la ejecución de los trabajos en la Colonia Guerrero, fue de 4 millones 497 mil pesos; esto me hace pensar, que se gastó de más, es decir, no se gastó lo autorizado por la Asamblea Legislativa, sino una cantidad superior, la cual asciende a 1 millón 574 mil pesos. Por ende, el Jefe Delegacional debe de informar, porque se gastó de más en la Colonia Guerrero.

Cabe señalar que no se desprende en la información pública de oficio artículo 14 fracción XV que la Contraloría Interna de la Delegación Cuauhtémoc, haya realizado una auditoria, fiscalizando la correcta aplicación de los recursos públicos respecto a ese contrato en especial, en confrontación con lo autorizado por el Decreto en el Presupuesto de Egresos 2012.   

Ahora bien, en lo referente al ejercicio anual 2013, se observa en dicha página web, la celebración de un contrato de obra pública entre la Delegación y la empresa Azpa Arquitectura SA de CV, por el importe total de $5,034,660.00 (Cinco millones treinta y cuatro mil seiscientos sesenta pesos 00/100 MN), el cual fue para la reconstrucción de 8,781.95 M2 de banquetas y 1,323.81 M de guarniciones; de las cuales, 5,651 M2 de banquetas y 660 M corresponden a la Colonia Guerrero. Contrato que por cierto fue adjudicado a dicha empresa, en el procedimiento DC-IR-03-GB-003-2013, en el cual por cierto, tampoco se hizo presente la Contraloría Interna, pues ni firmó esta, ni atestiguó ésta el fallo de adjudicación del contrato.
Ahora bien, el contrato de obra pública celebrado en la colonia guerrero con recursos presupuestales del 2013, no me permite deducir si se pagó en exceso; por ende, corresponde a la Contraloría Interna, fiscalizar si no se hizo un pago en exceso, tal como ocurrió en el ejercicio anual 2012.

Pero en fin, tampoco se observa, luego de una búsqueda minuciosa en el portal de transparencia, que la Delegación Cuauhtémoc haya efectuado los trabajos de rehabilitación y espacios públicos para la colonia Buenavista, ni tampoco se observa que se haya adquirido paquetes de juegos infantiles para la Colonia Guerrero. Lo que hace presumir que  tampoco se ejercieron dichos recursos, consistentes en 1 millón, 948 mil pesos.

Todos estos importes me hacen presumir que existe por lo menos, 3 millones 922 mil pesos sin aclarar. Cantidad que se deduce de tan sólo la falta de información precisa en lo que concierne a sólo dos, de los treinta y seis colonias que conforman la Delegación Cuauhtémoc. Si decidiéramos hacer este mismo ejercicio por todas las colonias que conforman la demarcación, entonces el resultado sería alarmante.


Ahora bien, el informe rendido por el Jefe Delegacional, refiere que se rehabilitó la Plaza de los Ángeles (que se encuentra en la Colonia Guerrero) y que también, se rehabilitaron jardines en espacios públicos para el suministro de ejercitadores y paquetes de juegos infantiles (sin especificar colonia); pero como bien, se dijo anteriormente, no se desprende que durante 2012 o 2013, la Delegación Cuauhtémoc haya realizado un contrato de obra pública, para adquirir paquetes de juegos infantiles, ni menos aún, para rehabilitar la “Plaza de los Ángeles”. En todo caso, la rehabilitación debió de haberse hecho en los jardines y espacios públicos de la Colonia Buenavista y no Guerrero.  

Pero ahora bien, suponiendo se hayan realizado trabajos de mejora en la Plaza de los Ángeles, ¿con que fundamento se hizo?. De qué sirve entonces que el Instituto Electoral convoque a los vecinos a elegir el presupuesto participativo, si finalmente, son los burócratas de la Delegación Cuauhtémoc, los que deciden, cuanto y como en que debe de gastarse el dinero.

Pero en fin, el Jefe Delegacional Alejandro Fernández decidió rendir su informe de gobierno en el Teatro Metropolitan, un espacio que no es público, sino privado; perteneciente a la empresa OCESA, un corporativo líder en la industria musical y del entretenimiento, cuyos principales socios, son BANAMEX y TELEVISA SA de CV.  ¿No es esa una actitud congruente para una camarilla de políticos que se ha distinguido por su filiación a las causas de una “izquierda progresista”?. Más que de izquierdistas y socialistas de convicción, me recuerdan las frivolidades de los panistas, con la mezcla de los cínicos e hipócritas priístas.



Definitivamente me desilusiona, como un “líder” de izquierda, seguramente próximo diputado, sea apoyado por otros políticos de su mismo partido, que se rasgan las vestiduras patrioteras y cheguevaristas para demostrar sus nacionalismos como lo es el caso del diputado José Luis Muñoz Soria, hayan decidido llevar a cabo un acto republicano de “rendición de cuentas” en un teatro que es propiedad de una empresa particular y no hacerlo, en los tantos espacios y auditorios que tiene la Delegación Cuauhtémoc y que su sola utilización, no le hubiera generado un recursos alguno.  Pudieron inclusive haber hecho la ceremonia, en la explanada de la delegación. ¡Pero no lo hicieron¡.



Es mas estoy seguro, que una de las asistentes al evento, como lo es la Senadora Dolores Padierna estaría de acuerdo con lo que digo, inclusive hasta el propio Andrés Manuel López Obrador. ¿En dónde dejaron la austeridad valiente?, me pregunto, ¿o ya se hicieron chuchistas?, acaso … ¿los sedujo el glamur de Peña Nieto?. ¿De qué se trata?.

Cuanto costo rentar el Teatro Metropolitan para que un burócrata como Alejandro Fernández  - y no me refiero al cantante de ranchero, porque por ese si pagaría por verlo y oírlo cantar, sino me refiero al otro Alejandro, el político -  pudiera éste rendir su informe de gobierno.

¿O que, el teatro fue prestado  gratis por la empresa OCESA?.

¿Acaso lo financió Televisa o Banamex?

O en el fondo, salió a relucir su hipocresía e incongruencia.

Por eso digo, que si esa clase política partidista “farandulera” es la destinada a regenerar la nación, en un movimiento de "izquierda progresista", entonces yo, seguramente, sería un guerrillero anarquista intransigente.


Seguramente, pueda estar equivocado. 


Todo tiene una explicación.

Sería bueno que el Jefe Delegacional, con fundamento en lo previsto por los artículos 54 y 55 de la Ley de Participación Ciudadana del Distrito Federal, me la pudiera a mi brindar.