sábado, 14 de junio de 2014

EL DERECHO QUE VIENE. (Primera parte).


 
El derecho que viene, sin duda alguna, será otro derecho. No es que cese el derecho en si, como ciencia o técnica de dominación del comportamiento humano, simplemente el paradigma actual con el que vivimos, denominado Estado = Derecho, cambiara por el de Corporativo = Derecho.  Los cambios que vienen implican también que las normas jurídicas, que actualmente conocemos en leyes dictadas por los órganos legislativos, se vean en el futuro próximo sustituidas por los contratos de adhesión que impongan los corporativos empresariales; los impuestos que actualmente cobra el Estado para destinarlos a servicios públicos, se vean también remplazados en primas que ofrezcan las empresas aseguradoras; los conceptos de soberanía, representatividad, democracia, patria, nación entre otros, quizás desaparezcan por otros conceptos que aún no conocemos. Aún no sé, si calificar este futuro de catastrófico o alentador, lo único de lo que estoy seguro, es que estas líneas contenga, sino el futuro cierto de los próximos cien años, si posiblemente un intento especulativo o profético, sobre este periodo de transición, entre el derecho que muere y otro, que está por venir.   

Esta es la historia…
  

PRIMERA   PARTE

EL MUNDO CAMBIA
 
1.

Algún día nos sentaremos en la sala de nuestra casa, prendiendo la pantalla plana para escoger el canal de video o de audio que mas no complazca, sin necesidad de utilizar el control remoto, ¡con el sólo control de nuestra mente; quizás no nos interese las últimas noticias, finalmente sabremos que éstas cambian minuto a minuto, seguramente queramos continuar con ese programa de entretenimiento que nos hace olvidar de nuestras estresante vida, ya sea que lo podamos ver o escuchar el día o la hora que nosotros queramos, o bien, verlo en vivo para apoyar a nuestro vecino o familiar a ganar ese concurso. Así que con el mínimo pensamiento o el mínimo movimiento de nuestros dedos, iremos cambiando de señal, sobre esa pantalla plana, ya sin distinguir, si lo que vemos y/o escuchamos, alguna vez fue llamado televisión “abierta” o de “cable”, Internet, radio o lo que fuere.

Las personas saldrán de sus casas a sus respectivos talleres o unidades productivas, a seguir produciendo los bienes o servicios que las grandes marcas comerciales hayan pagado. Entonces para esos días, la gente viajara mucho, habrá muchos aerotaxis que hagan viajes de Ciudad de México a Cancún, Guadalajara o Monterrey; habrá vuelos también a Los Ángeles, New York, Montreal, Vancouver, Bogotá, Rio de Janeiro, Buenos Aires, Madrid, Paris, Tokio; las estaciones de lo que alguna vez fueron los ferrocarriles, por muy cómodos que sean sus diseños, seguirán siendo incómodos, enormes distancias recorreremos de Acapulco-México-Tuxpan, México-Monterrey, México-Bogotá; habrá viajes más cortos, Nezahualcoyotl-Chalco, Teotihuacán-Polanco, Buenavista-Querétaro; cada automóvil, ferrocarril y avión, nos distraerá en nuestros viajes, a través de programas de televisión, capsulas informativas de noticias, culturas, ciencia, los que nos hará el viaje a nuestro centro de ocupación, menos tedioso y caluroso. Sino queremos ver dichas fuentes de entretenimiento que nos ofrezca el transporte comunitario, podremos prender nuestra notebook y continuar viendo aquel programa de entretenimiento que nos distrae; no se nos hará nada extraño, compartir el asiento del transporte, con centroamericanos, brasileños, japoneses, ancianos canadienses o europeos “seniles” de más de 120 años de edad.

Cada pasajero verá su propio noticiero en lo que alguna vez le llamaron celular, aipot, tablet o notebook, leerá las noticias sobre aquel papel con imágenes, de lo que alguna vez llamaron “periódico”, escuchara la música, sin saber con certeza, si primero fue Michael Jackson o los Beatles, si Timbiriche o el trio “Los panchos”; el tiempo se vuelve uno sólo, se vive en año 2110, pero pareciere que por momentos estuviéramos en 1910, 1968 o en el 2000. ¡Finalmente que importa¡. Las noticias giraran en torno, a los acontecimientos de sociales o sobre las decisiones financieras o de las nuevas prestaciones y oportunidades de crédito, de las empresas Wal Mart, Matell, Nike, Mc Donalds, Coca Cola.

Las Compañías de Seguros seguirán requiriendo el pago de nuestras “primas” y ofreciendo los mejores servicios de educación, salud, vivienda, automóvil, avión, viajes, gastos médicos, vida, desempleo, insolvencia; lejos quedaron aquellos días en que el gobierno cobraba “impuestos”, sin ofrecer nada a cambio, o bien prestaba al “pueblo” servicios de muy mala calidad. Ahora cada “microempresario”, “consumidor”, “proveedor” se verá saturado con una gama de opciones para elegir que comprar, donde vivir, estudiar, sanarse, inclusive, elegir de que forma morir. ¡El aborto, la eutanasia, el matrimonio homosexual, los servicios de prostitución, el juego, el consumo de drogas y hasta el suicidio sin causa, será comercializado y legalizado¡.

Cada uno de los propios habitantes se convertirá en su propio maestro, patrón, medico; habrán muchos discos, pequeños microchips que nos permita ver de todo un poco, series de televisión programas de radio, libros, cine, noticieros históricos, todo lo que queramos en unos cuando minutos. Versiones condensadas o “completas”, si es que tenemos tiempo para disfrutarlas; una gama de artículos para leer, escuchar, ver, tocar, beber, comer, divertirnos,  todos los satisfactores de nuestro cuerpo con el sólo poder de nuestra tarjeta de plástico. Si así lo deseamos, el tipo de mujer u hombre que complazca todas nuestras fantasías sexuales; o porque no, hacer un viaje a la Luna o a Marte.

Las cámaras de televisión estarán por todas partes, desde nuestra casa hasta nuestro centro de producción, pasando por el transporte, la escuela, el hospital, por todos lados; muchos robots y autos voladores circulando por nuestras ciudades, aéreas de reserva ecológica y el inmenso calor que agobia las ciudades. Policías futuristas combatiendo la criminalidad, contra delincuentes sofisticados que dominan territorios y hasta rutas áreas, criminales “piratas” que fomentan los delitos de pornografía infantil, trafico de drogas no legalizadas y productos similares a los originales que violan las patentes de derecho de autor.

Para esos días, habrán sectas religiosas que llamen a la “guerra santa”, el islam se habrá multiplicado como la única opción religiosa opuesta al modus vivendi del cristianismo consumista. No a la mercadotecnia, no a las ventas, no al dinero, no a la usura, no a los grandes capitales, si al regreso de Dios, de Mahoma el profeta; ¡Es cierto¡, habrán otras opciones religiosas, los católicos y cristianos web que serán cada día menos fundamentalistas ante las constantes críticas que cuestionaran el origen “divino” de cristo, otros en cambio, serán los ecologistas y defensores de los derechos humanos que andarán por todos lados pregonando por la defensa del medio ambiente, la construcción de empresas sociales y la gratuidad de los bienes y servicios; otros más, serán los neocomunistas, que  invocaran y pelearan por la existencia del Gobierno único, democrático, mundial y al servicio de los consumistas.

Los tribunales desaparecerán para esa época y en su lugar habrá empresas de arbitraje, que ofrezcan seguros de incumplimiento de convenios. Las cárceles continuaran, pero se convertirán en verdaderos centros de producción al servicio de las marcas comerciales.

Este es el futuro del mundo que viene. Las decisiones que tomemos los seres humanos en los próximas dos décadas del siglo XXI, definirán la vida de nosotros los seres humanos y de todos aquellos que habitamos nuestro planeta para los próximos cien años.

¿Cómo llegaremos a ese día?. ¡Esta es la historia¡…. ¡Este es el derecho que viene¡.

2.
 

¿Cómo ocurrirán todos estos cambios?. ¿Cuál es el futuro que viene?. ¿Cómo se transformara el Derecho?.

Todo empezó a partir de 1985. En ese año, nacieron los tres cambios que después sacudirían al mundo. Inicio el cambio político, el cambio económico y el cambio tecnológico. Estos tres cambios reales y simbólicos,  producirán en los próximos años el nuevo derecho.

El cambio político inicio con el ascenso al poder, del entonces primer Ministro del partido comunista de la Unión Soviética. Mijaíl Gorbachov.  El sujeto a cambiar, es un ente político llamado Estado. El cambio económico comenzó con la implementación de las nuevas políticas económicas promovidas por el entonces Presidente de los Estados Unidos de América Ronald Reagan y la primer Ministro de Gran Bretaña Margaret Tacher, basadas en el modelo económico de Milton Fredman, el objeto a cambiar, fue la visión económica de los Estados del globo terráqueo, el fin del “Estado del bienestar”, por la corriente económica a la que se identifico como el “neoliberalismo”. Finalmente el cambio tecnológico, iniciaría cuando un genio de la informática, Bill Gates, decide abandonar su empresa IBM, para formar Microsoft Corporative, en este caso, el objeto a cambiar sin duda alguna, fue la comunicación y las tecnología; con ello estos tres cambios,  desencadenaron lo que hoy denomináremos la revolución informática.

Estos tres cambios, aparecieron en las últimas dos décadas del siglo XX, pero no será en las tres primeras del siglo XXI cuando serán implementándose de forma gradual, hasta lograr la consumación de la revolución.

3
 

El Estado es la organización creada y regulada por el Derecho, a través de las normas jurídicas dictadas por la representación popular, que se encuentra asentada en un territorio determinado, de forma permanente, que tiene como objetivo alcanzar la paz y el bien común, gobernando a un pueblo, al cual le reconoce a sus integrantes, derechos y obligaciones, plasmados en una Constitución Política y en leyes que de esta emanan; y que  tiene como característica principal, a parte de su identidad nacional, su patria, bandera e himno nacional, el ser soberano.

El surgimiento de los Estados no fue espontaneo, sino que se trato de un proceso milenario, lo que seguramente nada garantiza que la existencia de los mismos llegue a ser eterna, pues como alguna vez aparecieron, cabe la posibilidad que algún día también desaparezcan.

Aún así, antes del Estado, los seres humanos se agrupaban para sobrevivir y defenderse de la amenaza de otros seres vivos, feroces o gigantescos, y también de aquello que desconocían. Emigraban de un lugar a otro, se dedicaban a la recolección de frutos y también a la cacería. Este tipo de organización duro cientos de miles de años, hasta que finalmente, quizás por un accidente fortuito, se descubrió la agricultura. 

Cuando aquella organización primitiva descubrió que sembrando unas cuantas semillas, la tierra producía alimentos, cereales, frutas; ya no hubo necesidad de emigrar a otras regiones del planeta, entonces los seres humanos optaron por volverse sedentarios y establecerse en la patria, es decir, en su madre tierra.

Es entonces, cuando de forma gradual va apareciendo el Estado, en forma de pequeñas aldeas, algunas de ellas gobernadas por príncipes cuyo carisma y liderazgo, provenían de su linaje o de sus dotes militares o espirituales;  da como origen la aparición de las primeras ciudades, en Egipto, Mesopotamia, Fenicia, Persia, Creta, Atenas, Esparta, Corintio, Tebas, Alejandría; todas estas ciudades fueron absorbidas y gobernadas bajo el yugo de la Republica Romana, quien les impuso su tributo y su organización política, hasta que éste fue desapareciendo gradualmente, sustituido por el avance religioso del cristianismo,  las invasiones barbarás y su lamentable corrupción política; esto fue sucediendo  a partir del siglo V al XV d.c.,  siendo este tipo de organización estatal sustituido por diversos feudos.

La organización feudal, compuesta por la influencia del poder de la Iglesia Católica y de algunos terratenientes, al que llamaremos feudales o príncipes, se adueñaron de grandes porciones de tierra, dominando al pueblo a través del miedo a dios y de la persecución religiosa, lo que permitió una sociedad oscurantista, en el que el conocimiento se encontraba censurado, sólo en manos de unas cuantas personas.

Sin embargo, a partir del siglo XVI una actividad económica desempeñada por mercaderes, empezó a derribar las murallas con las cuales los feudos se resguardaban; venciendo los prejuicios de que la tierra fuera plana y demostrando que más allá del océano, no existía el “fin de la tierra” o esa “nada inexplicable” sostenida por elefantes encima de una tortuga; sino que bien, más allá del horizonte marítimo, existían nuevos continentes y rutas marítimas que les permitía a los hombres de esa época, adquirir y descubrir mercancía desconocida que el tacto, el gusto, la vista, de los hombres poderosos aún desconocía.

El impulso mercantil desencadeno la necesidad de que los seres humanos de esas épocas, buscaran la libertad de pensamiento, de contratar libremente, de emigrar, de buscar nuevos horizontes que les permitiera vivir en otro tipo de organización; vino entonces la aparición de la reforma protestante que sustituyo en algunas regiones del mundo, al monopolio religioso del catolicismo; aparecieron también nuevas corrientes artísticas en la música, la pintura y la literatura, el renacimiento, Bach, Mozart, Da Vinci, Miguel Angel, Shakespeare, Cervantes; también aparecieron los nuevos genios de la física, Galileo Galilei y después Newton, por citar sólo alguno de ellos, posteriormente llegó la máquina de vapor y también las ideas políticas de la ilustración, “el contrato social”, Thomas Hobbes, Montesquieu, Juan Jacobo Rousseau; todos estos factores, se unieron para formar  la revolución industrial. 

   

4
 

Entonces el feudo desaparece.  Ante su ineptitud, su despotismo, su intervencionismo en la vida privada de las personas, los líderes de la sociedad transforman la organización feudal de aquellos años, por otra, aparentemente justa y auténticamente revolucionara: El Estado.

El individuo es lo más importante, de un día para otro, los seres humanos descubren que los humanos son personas susceptibles de tener derechos y obligaciones; dejaron de ser las cosas que alguna vez fueron en la época romana y feudal, para convertirse ahora en ciudadanos, con plenos derechos políticos para participar en los asuntos públicos de su país. ¡Muera el Rey, Viva la Democracia¡.

La independencia de los Estados Unidos de América en 1776 y posteriormente la Revolución Francesa en 1789, son los dos movimientos que impulsan  esa transformación política; la cual desde luego, fue acompañada por ese motor económico que representaba las maquinas de vapor.

Entonces de un día para otro, los hombres de esa época se dieron cuenta, que se podrían cruzar largas distancias ya no en meses sino en días; el barco de madera y velas, fue sustituido por el buque de vapor; las carretas de caballos por los ferrocarriles; los talleres artesanales por fabricas, los campesinos que cultivaban y vivían de la tierra, ahora por los proletariados que vivían en las ciudades, a cambio del pago de un salario. De un día para otro, los reyes y los príncipes dejaron de ser los dueños del mundo y fueron sustituidos por los burgueses, los dueños de los “medios de producción”.

El siglo XIX iniciaría con la Revolución Francesa con la aparición de los denominados “Estados - Nación”; Estados Unidos y Francia encabezan este nuevo concepto de organización social, pronto sería imitada por España, Prusia, Austria, Rusia, Inglaterra; algunas de estas nuevas naciones resistieron moderadamente a la transformación política y lograron conservar su monarquía, aunque esta de forma gradual fue perdiendo poco a poco sus poderes, hasta convertirse en figuras decorativas y meramente simbólicas; en su lugar, fueron apareciendo nuevos liderazgos políticos y sociales; el mundo ya era otro.

Muy pronto Pruhdon, Saint Simon, Simondi, criticaron la organización social; pero no fue hasta Karl Marx y Friedich Engeles cuando se convirtieron en los críticos de este sistema ideal, político y republicano; descubrieron que el mundo era controlado por una clase social llamada burguesía, que se enriquecía en la misma medida en que la masa proletaria de campesinos y obreros, se empobrecían cada día más. De nada servían los derechos políticos en un mundo injusto, desequilibrado social y económicamente, la tan anhelada libertad, sólo era para los ricos burgueses; los proletariados, debían de organizarse, para alcanzar la igualdad y con ello, la supresión de la propiedad privada y del sistema capitalismo, para poder instaurar de una vez por siempre, el comunismo. 

Las primeras tres décadas del siglo XX, definieron todo el siglo XX. Una sociedad moderna, que se vio privilegiada por los grandes inventos de Thomas Alva Edison y Henry Ford: los aparatos electrodomésticos y el automóvil; en esos primeros años, la prensa escrita evoluciono más con la impresión masiva de periódicos que daban nota de los sucesos que ocurrían en otras partes del mundo, entonces se popularizo el telégrafo, llegó también el teléfono, el radio, el cine, los aviones; y obviamente, la organización política mundial se enfrentaría militarmente a una guerra entre Estados Nación, que culminaría con la muerte de millones de seres humanos y también, la aparición de ideologías políticas, algunas autoritarias y nacionalistas, como lo fue el socialismo marxista, el facismo y el nazismo.

Este es el mundo del siglo XX. Una sociedad moderna y electrificada, que goza de la tecnología de los aparatos domésticos, la televisión y los refrigeradores; que a través de pequeños instrumentos como la pila eléctrica y el transistor, permitieron a generaciones de jóvenes transportar sus radios y tocadiscos, sin necesidad de contratar orquestas y acudir a salones de baile. La sociedad  mundial cada vez moderna, se enfrenta con otras naciones por acumular la riqueza y después continúa su guerra por ideologías políticas.

Ya en 1945 la concepción del estado nación, de los individuos libres dotados de dignidad, en un mundo de libre mercado,  logra vencer la postura autoritaria y nacionalista, que representaban los nacional socialistas; el fin de la guerra más cruenta de la humanidad, culminaría con el riesgo, de otra guerra que afortunadamente, nunca llego.

 

5
 

Frente a un Estado nación en el que existe un Gobierno o autoridad o poder público como quiera denominarse, constituida democráticamente, cuyas atribuciones se encuentran perfectamente limitadas por lo que establece la Ley Fundamental llamada Constitución, en el que se respetan los derechos natos, inalienables e irrenunciables de los individuos, su libertad y propiedad privada; existe otro concepto de Estado nación, que promueve desde el gobierno revolucionario, el cambio político, económico y social, a través de la planeación, la organización de las masas y la instauración paulatina y gradual, de una civilización socialista, igualitaria,  justa, ideal, donde no exista la explotación de las clases sociales y “cada quien según sus capacidades”.

Estos dos modelos, son Estados Unidos y la Unión Soviética, ambas naciones se enfrentarían de 1945 a 1989, a una guerra silenciosa, de baja intensidad pero de alto riesgo, cuya amenaza estriba, en la utilización de las armas nucleares de destrucción masiva. Mientras eso ocurre, los dos países controlan el mundo.

Ambas naciones pelean en todos los campos de la cultura y de la exportación ideológica de sus concepciones de estado, a otras naciones, cuyo subdesarrollo o pobreza, los hace depender de estos. La guerra fría, por lo tanto, fue intensa, por momentos ganaba la unión Soviética, en países como China, Corea, Cuba, Vietnam; y en otros momentos lo hacía Estados Unidos, en Irán, Chile, Nicaragua, Afganistán; la amenaza disuasiva, eran las bombas nucleares, así que para contrarrestarlas, la tecnología iba suministrando a los servicios de espionaje, aparatos modernos y fantasiosos, dignas para largometrajes de ciencia ficción, dentro de esa tecnología moderna y secreta, que permitían ambas naciones conquistar el espacio y la luna, se fue desarrollando las computadoras, con aplicaciones novedosas, una de ellas el arpanet, arma de comunicación secreta, con la cual, los gobiernos podrían comunicarse confidencialmente, a través de computadoras, en caso de que estallara la tercera guerra mundial.

Entonces los profetas de aquellos años, visualizaban un mundo, en el que la guerra mundial fuera inevitable. Las bombas nucleares arrasarían poblaciones y estas para sobrevivir, irían habitar a los resguardos antinucleares, pequeñas ciudades subterráneas, donde la vida social seguiría desarrollándose, en un mundo, condenado a destruirse por su intolerancia ideológica.

Fue entonces, cuando llegamos al año de 1985 y el mundo, empezó a cambiar sin darnos cuenta.

 

6
 

Un día de 1985, el Buró del Partido Comunista de la Unión Soviética, nombraría a su líder desde la construcción del Estado Socialista desde la revolución de octubre de 1917. Habrían pasado Lennin, Stalin, Kruschev, Brezhnev y ahora Mijael Gorbachoev. El nuevo líder político de la Unión Sovietica,  tuvo que reconocer la crisis económica que vivía la segunda nación más importante del planeta, la que ofrecia sin duda alguna a millones de habitantes del globo terráqueo, no solamente una mejor opción de vida, sino también un motivo de lucha política, en la resistencia y la divulgación de un sistema político, económico y social, que combatiera, las injusticias y desigualdades, del sistema económico capitalista, representado por los Estados Unidos.

Mijael Gorbachoev tuvo que reconcoer desde la cúpula del partido comunista y del gobierno marxista que representaba, que existían fallas en el sistema que tenía que corregir, no había coincidencia con lo que decian los planes quinquenales de producción que emitía el gobierno, con los bienes que se ofertaban las tiendas de consumo de la Unión Sovietica, entonces decidió promover una política de glasnot, lo que permitió conocer cual era la verdad de la situación política y económica que vivía la potencia comunista; ante todo la transparencia de la gestión pública, la libertad de opinión y la tolerancia de todas las ideas, de los habitantes gobernados en la Unión Sovietica y por el bloque de países, donde esta nación ejercía su dominio. Acompañado de esta glasnot, Mijael Gorbachoev, promovió la “rectificación del socialismo”, a través de la “perestroika”, muy pronto, en la republica socialista, se verían cambios, que ningún ideológo marxista, podía explicar.

Por otra parte, la presencia del líder religioso karol Woitila, llamado Juan Pablo II, príncipe soberano de la Iglesia Católica, simbró la postura ideológica del sistema socialista soviético, al poner en duda, la tesis del “libre pensamiento” y la “justicia igualitaria”  que tanto pregonaban los gobiernos socialistas. De un día para otro, el estado vaticano contaba con un jerarca católico proveniente de un país comunista, que visitaba a su natal Polonia, en un momento, en que las ideas políticas del fracaso del “socialismo real”, no podían ocultarse.

A estos fenómenos ocurridos en la esfera de dominio de la unión Soviética, se sumaría un accidente nuclear, en abril de 1986,  la termoeléctrica nuclear Chernobyl, detona,  una población de medio millón de habitantes es desplazada, ante el riesgo inminente de que la mancha radiactiva fuera expandiéndose por todo el continente europeo, ocasionando este incidente un intento de la resistencia burocratica soviética, para censurar la noticia, así como la magnitud del daño ecológico ocasionado;  hecho que no ocurrió, debido a la Glasnot promovida por Gorbachoev.

Paralelamente con Gobarchoev, el otro jefe de Estado, Ronald Reagan, presidente de los Estados Unidos de América, meritaba también sobre la necesidad de implementar una serie de cambios económicos y fiscales que permitiera a su nación, equilibrar sus finanzas. El déficit del gobierno de los Estados Unidos, que anualmente se incrementaba para sostener una enorme burocracia, así como proyectos espaciales y militares como la denominada “guerra de las galaxias”, sistema espacial defensivo para contrarrestar cualquier ataque nuclear, había convertido a esta nación, en la más endeudada de todo el planeta, política económica que también era imitada por otras naciones no para incentivar la industria militar, sino para satisfacer las necesidades de sus habitantes, lo que producía desde luego, en fenómenos económicos como los ciclos económicos inflacionarios y los constantes prestamos que los bancos mundiales de desarrollo de las naciones unidas otorgaban a varias estados nación, para que estos pudieran salir de su nivel de subdesarrollo.

Fue entonces cuando los ministros financieros de las cinco naciones capitalistas de todo el mundo, el grupo de los cinco “G5”:  Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania Occidental y la reciente potencia económica Japón, líder exportadora de automóviles, acordaron que debía fomentarse el intercambio económico y con ello, bajar el valor del dólar, para fortalecer el yen japonés y el marco alemán. Obviamente para implementar este cambio económico, debía Estados Unidos reducir al máximo su deuda, así como revisar sus tarifas arancelarias, esto trajo como consecuencia, que el dólar fuera devaluándose poco a poco, sin que dicha nación percibiera la crisis.

Posterior a ello e inspirados por las tesis del economista Milton Fredman, los legisladores de los Estados Unidos, promovieron la ley Gramm-Rudman, para reducir su déficit en un plazo de cinco años. Esta política económica fue también impulsada por los principales bancos mundiales para el promover el desarrollo de los países pobres. El condicionamiento de los empréstitos para que naciones subdesarrolladas, llamadas también del tercer mundo, pudieran acceder a dichos créditos, llevaba consigo la carga de “privatizar”, algunos de sus empresas deficientes, así como reducir sus déficits y controlar su inflación. Requisitos que establecían dichos bancos, para que pudieran seguir gozando de sus créditos, atentando con dichas cláusulas, el nacionalismo y la denominada soberanía de algunos países.

Es en ese mundo de los 80´s, cuando un joven de treinta años, recién desertor de la Universidad y dueño de su pequeña empresa Microsoft, llamado Bill Gates, lanza un nuevo sistema operativo llamado Windows que sustituiría al sistema MS-DOS que funcionaba en las maquinas de la empresa IBM. La novedad de este sistema, es que aprovechando la reducción del tamaño de las computadoras, logra transformar el manejo de las computadoras, del sistema de claves “comandos” que se utilizaba con en el manejo de algunas teclas, a un ambiente visual, en el cual, el operador de la maquina ayudado de un pequeño instrumento llamado “mouse”, podía desplazarlo libremente por la pantalla, oprimiendo ventanas en el software, que podía abrir y cerrar en forma instintiva, sin necesidad de aprenderse tantos comandos. Esta aportación revoluciono la utilización de las computadoras, de convertirse en aparatos de inteligencia militar, en aparatos para uso empresarial e inclusive familiar y luego personal. Muy pronto y sin darse cuenta, Bill Gates, se había convertido en el hombre más rico del mundo, además de haber impulsado la revolución económica, política, social, tecnológica y cultural en la que vivimos.

Fue entonces fue entonces cuando en septiembre de 1989, el muro de Berlín fue derrumbando, simbolizando con ello, el fin del socialismo real. ¡la historia parecía terminar, pero realmente,  iniciaba un nuevo capítulo de la misma.   

 

7
 

El año del 89, los cambios políticos en todo el mundo eran inevitables. La Alemania socialista se unificaba con la Alemania capitalista, el muro de Berlín fue derrumbado y con ello, todas las ideologías políticas económicas del marxismo; en forma paralela, los gobiernos socialistas europeos de la “cortina de hierro”, iban derribando las estatuas de sus caudillos revolucionarios, estatuas de Lenin, Marx, la os y el martillo, eran derribadas, como también ocurría con algunos de sus gobernantes, en Yugoslavia, Rumania, Polonia, por citar algunas.

Mientras eso ocurría, la poderosa Unión Soviética no logra rectificar el socialismo real, muy pronto sería invadido, ya no por los marines del ejercito de los Estados Unidos, sino por franquicias de la mc Donald’s, un golpe duro al marxismo, que continuaría con la peor crisis económica y política de los soviéticos luego de la segunda guerra mundial; la patria proletaria se desmorona cuando aparece en el mundo, un nuevo actor.

La Republica de Irak, país de población predominantemente musulmán pero gobernados por un líder “occidentalizado”, Saddam Hussein, decide invadir a Kuwait y con ello, pone a prueba al nuevo orden internacional.

Los musulmanes desde la aparición de su profeta Mahoma, constituían una de las primeras minorías de este mundo, cuyos ideales políticos que ofrecía el liberalismo y socialismo no lograba complacer, pues estos tenían la visión de un estado teocrático, gobernados bajo la sabiduría de sus lideres con la inspiración divina de Alá y de la ley sagrada plasmada en el Corán. 

Años antes, en Irán se había suscitado la revolución islámica, ascendiendo al poder un líder religioso radica, la Ayatola Joemeni, quien de un día para otro, junto con los rusos comunistas, logro convertirse en uno de los enemigos públicos del régimen capitalista.

La ideología del odio religioso musulmán hacía la nación más poderosa del mundo, los Estados Unidos, obligaba sin duda alguna a este país a emprender las acciones defensivas que le permitieran controlar a ese líder político y religioso, para ello, el gobierno “laico” y de corte “occidental” que ofrecía el presidente de la República de Irak, fue apoyado por los Estados Unidos, para su guerra de expansión en contra de Irán.

Siete años duraría la guerra de los musulmanes radicales contra los musulmanes occidentalizados, del islam medieval contra el islam moderno, de Ayatola Jomeini y su república islámica de Irán, contra el comandante Saddam Hussein, líder revolucionario y nacionalista del Partido de Bath, de esa Irak moderna, que aspiraba a convertirse lo que fue Alemania años antes.

Luego de intensos siete años de combate y de una guerra poco fructífera, Saddam Hussein es visto como un líder árabe, precesor de una nueva nación Estado que exige su aparición y su cuota de dominio en el medio oriente, luego de invadir a Kuwait reta a los ejércitos del mundo, quienes unidos en coalición, logran la primera guerra moderna de esta nueva era, transmitida en vivo por televisión y que demuestra, la capacidad tecnológica del armamento americano, para lograr con su operación militar denominada “tormenta en el desierto”, abatir al cuarto ejercito mas poderoso del mundo, en tan sólo cuarenat días, con el menor numero de soldados muertos del ejercito de la coalición encabezada por los propios Estados Unidos.

La primera guerra del Golfo, logra demostrar no solamente el poderío militar de los Estados Unidos, sino también, el estrepitoso y anunciado derrumbe de la Unión Sovietice, quien no logro en ese momento, servir de contrapeso político y militar, como lo había hecho en décadas pasadas.

Meses después de esta guerra triunfante de los Estados Unidos, un golpe militar intenta destituir a Mijaíl Gorbachov como el líder comunista de la Unión Soviética, sin embargo el resultado fue desastroso, la tentativa falló y con ello también, cualquier intento de regresar las cosas a como se encontraban antes; cuestión de tiempo, para que el 31 de diciembre de 1991, desapareciera para siempre, ese experimento político, económico y jurídico que alguna vez se llamó la “Unión de Republicas Soviéticas Socialistas”.

 

8
 

Luego de la aparición y venta exitosa de los aparatos electrodomésticos y de automóviles que los Estados Unidos habían experimentado años antes, otro boom de ventas se suscita, con la compra masiva de computadoras, así como de pequeños aparatos capaces de retener, almacenar, tratar y transmitir la información – sonidos, imágenes, datos – a una gran velocidad.

La evolución del hombre como especie animal, asciende un peldaño más, para convertirse del homo sapiens, en el homo cibernéticos, (hombre máquina), hombre que interactúa con la cibernética, rama del conocimiento que emplea de la tecnología y la comunicación. Junto al cuerpo del ser humano, se adhieren objetos nomadas que lo acompañan a donde va. Primero fueron sus herramientas de piedra, joyas y talismanes, después fue su vestimenta y calzado, hasta finalmente adherirse su automóvil, teléfono celular y en el futuro no lejano, su computadora portátil.

En 1965 en esos años de la guerra fría, el “arma secreta” de los Estados Unidos, llamada “arpanet”, logra entablar comunicación con computadoras de las Universidades de Boston, Massachusetts y California, conectados estos telefónicamente; el invento fue trasladado a Europa durante la década de los 80’s, pero no fue sino hasta que un investigador británico del centro de Investigación Nuclear Europeo en Ginebra, el CERN, Tim bernes-Lee, inventa una lengua común para todos los usuarios conectados a la red, el html, organizando las comunidades de usuarios que utilizaban dichas redes, a las que denomino World Wide Web:  http://www....

El mundo cambia, el internet de forma sorprendente multiplica el número de sus usuarios, de tan sólo un mil ordenadores conectados en 1984, a quizás más de mil millones para el año 2010. Una sexta parte de la población mundial conectada a servicios de internet y en un futuro no lejano, quizás, este número llegue a incrementarse de forma exponencial, hasta que la mayoría de los habitantes del planeta se encuentren conectados a la misma.

La aparición del internet, fue acompañada con el surgimiento de nuevas empresas informáticas, nacidas todas ellas en California Estados Unidos, Microsoft, AOL, Oracle, Google. El Internet es el invento no del siglo, sino del milenio. Transforma y revoluciona el dinero, al convertirlo en un flujo electrónico, capaz de moverse de un sitio a otro, sin pasar por las aduanas, ni pagar impuestos. Durante los 365 días del año y las veinticuatro horas del día, se trasladan los capitales de un país a otro, sin ningún tipo de interferencia; las principales Bolsas de Valores trabajan sin parar, mientras cierra una, abre la otra y así sucesivamente; operaciones financieras en cada instante, el dinero se multiplica cada día más.

Así el internet, aparece acompañada de esta era global. Con el surge una nueva clase dominante, oculta, volátil, invisible, influyente, anónima, que se esconde dentro de los hadwares de las computadoras: son los netócratas. Si alguna vez, los burgueses sustituyeron a los aristócratas feudales en la revolución industrial; en los próximos años, serán los netocratas, quienes sustituyan a los burgueses en ésta revolución informática. Así pues, en este periodo de transición, los aristócratas feudales tuvieron que convertirse en burgueses para seguir controlando el mundo, ahora en esta época, lo mismo deberá ocurrir con los burgueses, estos para sobrevivir y dominar en la nueva era, deberán ser los netocratas de mañana.

 

 

10
 

La Unión Soviética desapareció y con ello el bloque socialista y la amenaza de cualquier guerra nuclear que destruyera el mundo.  Sin embargo, un día los habitantes del planeta, descubrieron que la historia no había terminado.

Las naciones subdesarrolladas comenzaron a protestar por los cambios políticos y económicos implementados. Muchos de ellos sus ciudadanos acusaron a sus gobiernos de implementar políticas económicas neoliberales o tecnócratas, antipatriotas o vendepatrias, que atentaban contra la población y la soberanía de sus naciones. Sus gobiernos, muchos de ellos de origen democrático, iniciaron procesos de recortar sus burocracias, disminuir el gasto social, privatizar a sus empresas públicas, cumpliendo con ello los lineamientos que los bancos mundiales les habían sugerido en la década de los ochenta, para abatir la inflación y fomentar el libre mercado y el desarrollo.

Sin embargo no obstante de que esas naciones hicieran las reformas económicas que requerían, ocurrieron hechos imprevisibles que nadie previó, tan sólo en el año de 1995 estallo en México la primera crisis económica de la globalización, “el efecto tequila”,  después ocurriría lo mismo en otros países como Argentina, Brasil y recientemente, Estados Unidos.

La sociedad mundial protesta, son hechos inciertos que aún nadie alcanza a ver; nadie dimensiona la magnitud del problema y de su solución; miles de manifestantes gritan y marchan por las calles protestando contra los gobiernos “traidores” y “vendepatrias”, reaparecen las figuras de Marx, Lenin, Guevara y hasta de Emiliano Zapata; los jefes de las principales potencias económicas: el G7 (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Japón, Alemania, Italia y Canadá)  se reúnen en medio de ambientes hóstiles, donde los estudiantes y las organizaciones sindicales protestan en forma violenta y resistiendo la represión policiaca; se denominan despectivamente los “globalifóbicos”, aunque ellos se digan llaman “altermundistas”. Las ideologías cambian y son pocos las personas de hoy que entienden este proceso de transición, alguien necesita explicárselo a los políticos, a los empresarios, a los políticos, a los estudiantes, a todo el mundo.

¡Algo ocurre en el planeta¡.

Un dia de septiembre de 2001, miles de televidentes observaron en vivo y a todo color, como dos aviones se estrellaron en las torres gemelas del World Stree center en New York Estados Unidos, símbolo del poderío económico mundial. El atentado terrorista atribuido a la organización criminal y terrorista Al Queda, de ideología musulmana, genera una guerra paranoica encabezada por los Estados Unidos en contra de organizaciones terroristas, que llega inclusive hasta dudarse de su existencia, tan sólo su principal líder Osama Bin Laden no se ha dejado notar físicamente desde hace más de nueve años. El ataque demolió a las torres símbolo del poder económico, pero no freno la globalización.

¡Algo ocurre en el planeta¡.

Las naves espaciales Apolo 8 y posteriormente el Apolo 17, logran en 1968 y 1972, retratar por vez primera el planeta tierra. Son fotografías extraordinarias que ilustran el único planeta que cuenta con vida en todo el sistema solar, y posiblemente en la galaxia y en todo el universo. 

Un planeta con una población de más de seis mil quinientos millones de habitantes y quizás unas veinte millones de especies de animales; seres humanos que gozan de los bienes tecnológicos antes descritos y que algunos de ellos, seguramente más de la mitad, viven en una situación de extrema pobreza, es decir, son analfabetas, enfermos crónicos y lo peor, no tienen  ni para comer, ¡padecen hambre¡.

¡Algo sucede en el planeta¡.

Un planeta distante que resiente la extinción de especies de animales, cuya biosfera – tierra, aire y agua – se ven cada día más contaminada, poniendo en riesgo la existencia de los seres humanos y del funcionamiento armónico de los ecosistemas. La amenaza mundial, dejo de ser la tercera guerra con todas sus bombas nucleares. Ahora la amenaza, es el calentamiento global, la sobrevivencia de planeta y la especie humana, para los próximos cien años. 

Es hasta 1992, cuando los jefes de Estado del globo terráqueo reunidos en Rio de Janeiro Brasil,  reconocen el cambio climático, como un fenómeno natural provocado por la concentración de gases de efecto invernadero en la atmosfera, que producen el calentamiento global, la cual a su vez, afecta el funcionamiento de los ecosistemas. En el año 2003 una oleada de calor mata en Europa a más de treinta y cinco mil personas.

  ¡El mundo se transforma¡ se convulsiona; nadie entiende lo que pasa, ni aún los juristas que pretenden describir los ordenamientos jurídicos de los Estados próximos a desaparecer.

Y mientras esto ocurre la tierra protesta, la temperatura aumenta, los océanos se calientan, la velocidad del viento aumenta y con ello los fenómenos meteorológicos que azotan los continentes; inició con el huracán Gilberto en México en 1988, posteriormente surgieron otros nuevos ciclones: Arlene, Brett, Cindy, Dennis, Emily, Franklin, Gert, Harvey, Irene, José, Katrina, Rita, Wilma… y así sucesivamente; el riesgo de la nueva Atlántida aparece, los tsunamis y tifones ahogan a las ciudades. Destruido Nuevo Orleans, Cancún, Tabasco.

La tierra se sacude, nuevos sismos azotan las ciudades; muerte, destrucción, miles de muertos y damnificados por los constantes sismos que ocurren en cada rincón del mundo.

Todo cambia. ¡El mundo se transforma¡. El derecho también cambia y nadie lo entiende, ni lo explica. Esta es a continuación la historia, del derecho que viene.