jueves, 5 de marzo de 2015

LA DELEGACION CUAUHTEMOC: ENTRE BARRIOS Y BEJARANOS, ¿EL FIN DEL PRD?.





Pues bien, arrancan las precampañas para Jefe Delegacional en la Cuauhtémoc, mientras eso ocurre las clientelas políticas que dominan al electorado  se disponen una vez más, como cada tres años, a decidir quien será su nuevo jefe delegacional, hace unos cuatro meses pronostique que el PRI podía regresar a la Delegación, hoy en cambio, a cuatro meses de llevarse a cabo los comicios delegacionales, pronostico que las condiciones están dadas, no para que gane el PRI como pensaba, sino para que pierda, tras dieciocho años de gobierno, el PRD. ¡Si, el fin del PRD¡.

Para poder afirmar lo anterior, es importante aclarar lo siguiente. La política de la Delegación Cuauhtémoc no es la misma que la de la Ciudad de México o la que ocurre en el país entero; aquí, en el corazón de la capital de la República Méxicana, diría yo, “el corazón del corazón”, no es el PRI, ni tampoco  es el PRD el que gobierna la demarcación, las siglas de los partidos van y vienen, simple y sencillamente se transforman de color, lo cierto es, que existen muchos intereses en ese territorio, poco importa si ahí se encuentra asentado las oficinas del poder político federal y local, llámese Palacio Nacional o de la Jefatura de Gobierno, inclusive, la del poder religioso, a través de la sede de la religión católica, representada ésta en la catedral metropolitana; no es eso lo que le da poder a dicha región, el poder de la Delegación Cuauhtémoc, consiste en que ahí se encuentran los principales centros de la delincuencia organizada, las sociedades criminales ilícitas que por sus actividades son inmorales o bien, moralmente aceptables, no solamente es la capital que resguarda a uno que otro narcomenudista o jefes de la policía anónimos que solamente en el medio se conocen y saben hasta donde llega su protección y encubrimiento; la verdad de las cosas, es que la delegación Cuauhtémoc, es  también  la capital de la piratería y la prostitución; del comercio ambulante, del sicariato, de los problemas de alcoholismo y farmacodependencia; de la delincuencia vulgar que roba no a quien tiene, sino a quien trabaja para tener; es el lugar, donde existe gente honrada y trabajadora, a mucho orgullo, pero también, existen poderosos grupos que no han podido ser erradicados, ni aun con el sismo de 1985, ni la alternancia democrática cuando perdió el PRI  en 1997, ni mucho menos, cuando pierda el PRD en el 2015.

Barrios y Bejaranos
No es que existan “caciques” en la Delegación, no podemos hacer tal aseveración como pudiera ocurrir en los tantos municipios que tiene el país; sin embargo, lo que si existe en la delegación Cuauhtémoc, son poderosas organizaciones sociales, que tienen no solamente un poder económico, sino una capacidad de movilizar no a cientos, sino a miles de personas, las suficientes, para poder influir el sentido del voto o en su caso, someter a las autoridades legal y constitucionalmente constituidas, llámese estas Delegación Cuauhtémoc, Jefatura de Gobierno e inclusive Procuraduría General de la República o bien, controlar y tener a su disposición, a todo tipo de policía, empezando por los auxiliares, los bancarios, los preventivos, hasta los llamados policías de “investigación”.

No son “genocidas” como los de Guerrero, no matan estudiantes, tampoco son pertenecientes a esa aristocracia hipócrita que lava dinero y tiene cuentas en los bancos de Suiza, o llegan adquirir ostentosas mansiones por ser excelentes artistas de cine y televisión; no, ellos no son así, su moral es de índole social, auténtica y realmente popular, un sentimiento puro del “villismo”, hacer revolución para defender a su grupo, con todo y todo,  envalentonados, canijos, por no decir “muy cabrones”, si se les busca se les encuentra,  ellos ayudan a su gente como lo haría cualquier  madre, son misericordiosos, generosos, pero también rencorosos; la cuestión es simple y sencillamente, no meterse con ellos. Dejar que ellos, arreglen sus asuntos, administren sus problemas y conserven su status quo, gane el partido político que gane.    

 Los partidos políticos se disponen únicamente a ofrecer su “franquicia”, para que cualquiera de las personas con el poder económico y arraigo social que logre capitalizar, pueda obtener la patente que implica una candidatura, con la posibilidad de competir por un cargo de elección popular.




Hecha la anterior aclaración, procedo entonces a citar algunos personajes de la delegación.
Alejandra Barrios  ha sido dirigente de comerciantes populares en la Delegación Cuauhtémoc desde 1977, actualmente preside la Asociación Legítima Cívica Comercial A.C. y es integrante del Frente de Trabajo Alternativo del Centro Histórico. Cuenta con algunas plazas comerciales ubicadas en distintos puntos del centro histórico, es sin duda alguna, una “empresaria social”, su negocio radica en ayudar a la gente de escasos recursos, para que pueda tener una fuente de trabajo, que el mercado laboral no podría ofrecerle. Muchos de las personas a las que protege Alejandra Barrios, son adultos mayores, madres solteras, estudiantes, gente que en verdad le echa ganas, pues vivir del comercio, es una profesión respetable y en ciertos momentos admirable. La critica que se le formula y que siempre se le formuló a la “lideresa”, fue que dichos comerciantes, fueran “informales”, que despacharan en la calle, que “no pagaran impuestos”, que estorbaran en las calles; lo cierto es, que la organización de Alejandra Barrios, es lo que mas se le parece a un “sindicato de comerciantes populares”, una organización que según dicen tiene entre cinco a seis mil asociados y que logra recaudar diariamente cientos de miles de pesos; leyendas y muchos mitos, nada comprobable, ni siquiera Andrés Manuel López Obrador con toda su “honestidad valiente” y la consigna que dió de “acabar” con el emporio de Alejandra Barrios, al acusarla arbitrariamente del delito de homicidio, pudo con el liderazgo de la señora; ni aun tampoco, habiendo acusado de un delito similar a su hija Graciela Coronel, pues tampoco logro someterla; diremos pues a mucha honra de la familia Barrios, que ellos, han sido acusados, perseguidos, encarcelados y sido también, victimas y “presos políticos”, del régimen autoritario del perredismo.  Sin embargo la familia Barrios, poco les importa la política partidista, su única política consiste en defender los intereses de las personas que representan. Cabe señalar que Alejandra Barrios logró ser diputado priísta tras 36 años de militancia, mientras que sus hijos, Erick Rubén Jiménez Barrios también alcanzo la diputación local en el PRI; no pasa desapercibido, que sus hija Diana Sánchez Barrios, es una defensora y representante de los derechos de la comunidad LGBTTT (Lesbico-Gey-Transvesti-Transexual-Transgénero e Intersexual), creó la fundación PRODIANA para ayudar a las personas de su grupo de población y desde esa organización, promover  el respeto a los derechos humanos;  el liderazgo de Diana, la hecho  buscar la diputación en el PRD en el 2012 y no la ha obtuvo y pareciera, que por su condición de transexual o por su linaje de madre priísta, le permita alcanzar tal postulación. También la otra hija de Alejandra Barrios, de nombre Marisela Jiménez Barrios, ha buscado también la postulación del PRD en una postulación local, sin obtener éxito alguno. En pocas palabras, concluyo diciendo que la familia Barrios, tiene brazos tanto en el PRI, como en el PRD.




Del otro lado, tenemos a Rene Bejarano, un profesor de Economía Política egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana, activista sindical en el sindicato de dicha universidad, pese que era militante en el Partido Socialista Unificado de México, posteriormente en el Partido Mexicano de los Trabajadores, el liderazgo de Bejarano surge a partir del sismo de 1985. Junto con su esposa, la Licenciada Dolores Padierna Luna, logra organizar a los damnificados del sismo, para exigir al gobierno, la decisión firme de expropiar inmuebles en ruinas o en riesgo de derrumbarse, así como otorgar facilidades a las cientos de miles de familias perjudicadas por el sismo, para que estos puedan acceder a una vivienda digna y decorosa, tal como lo establece el artículo 4 constitucional.  El ideal de ayudar a miles de familias, es lo que motiva a Bejarano, a constituir con su esposa, la “Unión Popular Nueva Tenochtitlán”, organización promotora de vivienda a personas de bajos recursos; posteriormente en el ámbito político partidista, constituye la corriente “Izquierda Democrática”,  que luego se convertiría en “Izquierda Democrática Nacional” (IDN), que es una de las “tribus” más fuertes del perredismo, al grado tal, que se le concería después a dicha expresión política, como los “bejaranos”;  el caso es, que Rene Bejarano logra ser diputado federal en 1991, fundador y presidente del Partido de la Revolución Democrática en el Distrito Federal en 1992,  luego de resistir la embestida política antiperredista de Carlos Salinas de Gortari cuando fue presidente de México y de tener “relaciones cordiales” con el ex Regente Manuel Camacho Solis, fue que gracias al triunfo electoral de 1997, cuando se convierte en el Director General de Gobierno del entonces gobernante Cuauhtémoc Cárdenas Solorzano; posteriormente, fue Secretario Particular del Jefe de Gobierno Andrés Manuel López Obrador, luego brinco a ser diputado en la Asamblea Legislativa, hasta que un “video” que se transmitió en una de los poderosas televisoras del país, (TELEVISA), terminó por desprestigiarlo, al rebajarlo como un “vulgar corrupto avaricioso”, dándole “muerte política” por un sexenio y un encarcelamiento acusado de lavado de dinero, del que salió absuelto; lo que es peor aún, el incidente de los “videoescandalos”, le provoco el distanciamiento y el desconocimiento “político”, de quien fuera uno de sus referentes, el celebre dos veces candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.    




 Diremos pues, que la Delegación Cuauhtémoc se encuentra “gobernada” por dos grupos políticos de una importante hegemonía, por un lado los “Bejarano-Padierna”, lideres sociales que promueven y defienden el derecho de las clases populares de la Delegación Cuauhtémoc a la vivienda digna y decorosa; frente al otro grupo político, los “Barrios”, defensores de los que ellos llaman, el “comercio alternativo”, también en la Delegación Cuauhtémoc.

¿Qué papel juegan los partidos políticos PRI y PRD?. ¡Ninguno¡. Como ya lo dije antes. Dichos partidos parecieran ser “franquicias políticas” al servicio de las citadas familias. Los Barrios tienen una militancia política priísta, pero también perredista, lo que significa la libertad que tienen los hijos de la lideresa para conducirse como quieran y con el partido que también quieran; mientras que los Bejarano, lograron construir una importante “tribu”, no solamente con la capacidad de influir en la demarcación de Cuauhtémoc, sino también en el Distrito Federal; una “tribu” política, que ha logrado en el caso de la Delegación Cuauhtémoc imponer a sus delegados, (legitimados a través de los procesos electorales democráticos, cierto), pero también evitando a toda costa, la “infiltración” de la familia Barrios.

Pareciera pues, que la familia Barrios y los Bejarano, sostuvieran una guerra política por la delegación Cuauhtémoc; aunque a decir verdad, no es una cuestión de ambición del poder, sino más bien. Es una cuestión de honor.  Pues lo que representa la Delegación Cuauhtémoc para la familia Barrios, no es nada del poder y la influencia que siguen teniendo, no solamente en la demarcación, en su partido el PRI o en el Gobierno del Distrito Federal;   ellos han sobrevivido con o sin tener “poder” alguno en la Delegación Cuauhtémoc, con o sin Jefe de Gobierno Priísta, con o sin Andrés Manuel López Obrador y toda su “honestidad valiente”; han sobrevivido, aun siendo perseguidos, intimidados, acosados, encarcelados.

Sin embargo, no creo que suceda lo mismo con los Bejarano, ellos representan a la “nueva clase política”, que logro sustituir a los priístas en 1997. Fue la promesa de acabar con el viejo régimen priísta que gobernó corruptamente la Ciudad de México, fue y sigue siendo, la gran desilusión, pues terminaron siendo, lo que siempre odiaron y juraron extirpar. Más de lo mismo, no es más que el PRI convertido en PRD.



Un poco de Historia
No hay que olvidar que la Delegación Cuauhtémoc en 1995 fue una cloaca de corrupción que se destapo. El Subdelegado de Administración Esnaurrizar y Cuevas fue removido por el entonces Delegado Dávila Narro al igual que otros 70 funcionarios de la delegación; el entonces Delegado dijo (quizás con cinismo), que “estaba limpiando” y a él, para sorpresa suya, también le toco la limpia; la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal ejercitó acción penal contra él, encarcelándolo por actos de corrupción; esa fue la antesala que permitió que en 1997 llegará el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas a gobernar la Ciudad de México, tras la catastrófica devaluación del peso del 94 y la gran decepción del salinismo; fue en ese 1997, cuando el primer Jefe de Gobierno designo a un delegado de su estricta confianza, y después en el año 2000, sería electa por primera vez en la historia de la demarcación, Dolores Padierna Luna, seguida después de Virginia Jaramillo, José Luis Muñoz Soria, Agustín Torres y el último de ellos, Alejandro Fernández.

Los tiempos han cambiado,  no bastó que Oscar Espinoza Villareal el último regente del Departamento del Distrito Federal fuera también encarcelado, también por actos corrupción; los siguientes gobiernos del PRD en el Distrito Federal como en muchas de las delegaciones políticas, han sido señalados también, por los pecados del viejo PRI: corrupción, influyentísmo, nepotismo, cinismo, demagogia, clientelismo; pero poco se dice de ellos, para la administración pública de quienes trabajan en el Distrito Federal, dicen con enfado, (para vergüenza cínica), que los priístas robaban, “pero salpicaban”, pero estos (refiriéndose a los perredistas), son avariciosos, “roban sólo para ellos” y lo que es peor, “no salpican”.

El caso es, que desde los tiempos en que gobierna el PRD la Ciudad de México, no se tiene conocimiento de que se haya procedido penalmente, con algún ex jefe delegacional; y eso hace suponer dos cosas, o los jefes delegacionales han sido muy honestos, o bien, la impunidad y el encubrimiento del Gobierno del Distrito Federal ha aumentado a grados de cinismo.

MORENA Un nuevo personaje público en la Delegación Cuauhtémoc
¿Qué papel juega MORENA? Es Curioso el papel que juega esta nueva organización política en la Delegación Cuauhtémoc. Para empezar, MORENA y eso hay que reconocerlo, no tiene base social, ni lideres fundadores del mismo en la demarcación. MORENA no es más que la marca comercial que anuncia uno de los lideres políticos más importantes a nivel nacional, Me refiero desde luego al Señor Andrés Manuel López Obrador, pero no tiene curiosamente su partido, algún arraigo social, no existe y no es nada. Quizás por eso, el gran líder político que es Andrés Manuel, decidió utilizar a otro gran líder político, de nombre Ricardo Monreal, cuyo pasado histórico, fue haber sido uno de los tantos senadores en la época en que Carlos Salinas de Gortari, quien entonces promovía reformas constitucionales de gran trascendencia histórica para insertar la política neoliberal que hoy nos gobierna y cuyos votos y discursos, nunca fueron en contra. Después el Senador, regresó a su Estado natal, Zacatecas, donde quiso ser gobernador y donde el PRI, no le concedió la candidatura, entonces, molesto el aspirante, “rompió” con su partido, para afiliarse y candidatearse por el PRD, iniciando así, su carrera política en distintos partidos políticos, pasando por el PT, después por Movimiento Ciudadano, hasta finalmente convertiré en un militante de MORENA. Un legislador, opositor a todas las reformas neoliberales impuestas por el panismo y posteriormente por el priísmo, crítico recalcitrante del fraude electoral cometido en los años 2006 y 2012; hasta que finalmente, habiéndose colocado en un papel de casi “sucesor” de Andrés Manuel, para cuando este se muera en su siguiente infarto, decidió, con esa “lealtad” y “disciplina” partidista, “comer sapos”, para convertirse en un vil “Juanito” de la Delegación Cuauhtémoc, aceptando la nominación que hiciera ahora su jefe político para contender por las siglas de MORENA, en la obtención de la delegación Cuauhtémoc. 

Porque digo que Ricardo Monreal se ha rebajado en un “Juanito” cualquiera, por la sencilla razón de que el señor tiene un liderazgo innegable, además de todo una experiencia tanto parlamentaria como en la administración pública, que realmente dicho con todo respeto, la Delegación Cuauhtémoc le “queda chica”, no tendría por lo tanto necesidad de “achicarse”, solamente la razón por la cual, un gran líder del tamaño de Monreal haya aceptado la nominación de su partido para competir por la delegación, obedece a una sola razón: ¡Hambre¡. Quizás, cree que escalando a la Delegación, su siguiente paso, sería llegar a la Jefatura de Gobierno y de ahí, en su “ruta”, escalar tan pronto se muera Andrés Manuel, en el próximo candidato presidencial, desplazando de ello, a su otro rival, Marcelo Ebrard Casaubón. Sólo así me explico que haya aceptado jugar tan incomoda postulación. 

Pero MORENA no tiene gente, quien tiene la gente, la capacidad de movilizar, son los Barrios y los Bejaranos, no hay nadie más. Si MORENA quiere obtener un espacio, no basta la buena o mala imagen de Andrés Manuel López Obrador, necesita hacer posible, que al menos esas bases sociales que maneja tanto el sindicato de comerciantes ambulantes como la industria de la promoción de la vivienda, puedan acercarse al exgobernador, para que este pueda ganar en la demarcación.

Quizás por eso, la efímera permanencia de Agustín Torres, quien fuera también Jefe Delegacional y Diputado, por el PRD gracias al IDN; transitara en MORENA. Con la esperanzas de llevar su capital político a dicho partido político, pero solo fue una vana ilusión, el caso, es que no fue así; Agustín Torres regreso al PRD con el fin de buscar  una diputación. Por lo que la tarea de Monreal es y será difícil. ¡Tendrá que trabajar mucho¡. y lo que es peor, tendrá trabajar en contra de los que alguna vez, fueron sus propios compañeros de lucha.  

Y es que lo peor que le pasa a MORENA en este momento, es que la ley electoral le prohíba a los partidos políticos de nueva creación, hacer coaliciones.  Otra desgracia que tiene MORENA en esa lucha adversa por ganar la delegación, es también, el infortunio de la mala fama, el desprestigio, la mala reputación, del Profesor Rene Bejarano.  ¡Que injusta es la vida y que ingrata es a veces tener la lealtad.






La “traición” al PRD
 Cuando el Profesor Bejarano fue exhibido a nivel nacional, en esa monopólica empresa de radio y televisión, (TELEVISA), de como recibía dinero (literalmente) a bolsas llenas de un empresario argentino a quien extorsionaba, marco para su mala suerte, su desprestigio y lo peor, su distanciamiento, con su gran líder Andrés Manuel López Obrador. Rene Bejarano paró a la cárcel y guardo el secreto sobre el uso y destino de ese dinero, fue preso, no tanto político, sino por las circunstancias y la presión social que implicaba en aquel entonces. El caso es, que el profesor, jurídicamente es inocente de cualquier imputación que se le pudiera formular, pero sin embargo, sigue cargando esa reputación, que no solamente los medios o la “opinión pública” le otorga, sino también, del propio Andrés Manuel, quien ya se “distanció” de él, como si no lo conociera o jamás lo hubiera conocido. 
Que fácil sería que el IDN y Rene Bejarano se salieran del PRD para sumarse a MORENA y asunto arreglado, pero lamentablemente para ellos, no fue así. De ahí, que la “izquierda capitalina” pasa por el peor momento, por su descomposición y hambre de la obtención del poder por el poder mismo. Una familia Bejarano que se deshace, recibiendo las traiciones de sus amigos, de sus fervientes colaboradores que hasta hace unos meses se rasgaban las vestiduras por ser leales a la expresión del IDN, y que sólo basto, sentarse en la mesa política con el Secretario de Gobierno empleado del Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, para que entonces, a través de la obtención de la candidatura, decidieran traicionar a su mentor y con ello, traicionar a su expresión política y todo, por el hambre de llegar al poder y con ello, seguir gozando de las mieles que concede el presupuesto público.

Así pues, la izquierda o esa cosa que llaman “izquierda”, esta dividida en la Delegación Cuauhtémoc en dos fuerzas. Entre Morena y el PRD.  Pero lo que es aún peor, en el PRD existe aun, mucho más divisiones que las que se notan. Divisiones, que tienen como objeto, acabar de una vez y por siempre, con el emporio que alguna vez monto, el profesor Rene Bejarano. Lo que no pudo Televisa y el “compló” hacerlo, lo esta haciendo, un brillante operador político, que despacha en la Plaza de la Constitución, muy cerca, del Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera. Cuyo nombre responde al de Héctor Serrano Cortes.
Y es que, nada mejor que la ambición del diputado José Luis Muñoz Soria, de querer ser a fuerzas, candidato a jefe Delegacional y haber “roto” con Bejarano y el IDN, para buscar esa postulación, en otra tribu perredista que salió de la nada, denominada “Vanguardia Progresista”. Y decimos que salió “de la nada”, porque en las elecciones internas del PRD que se celebraron en septiembre del 2014,  ni siquiera compitió por consejeros delegacionales; pues en aquella elección interna, participaron 7 planillas y fue Izquierda Democrática Nacional (IDN) de Rene Bejarano quien ganó, con un porcentaje casi del 50%, seguida esta por la planilla de Nueva Izquierda, (“los chuchos”), que se coloco el segunda fuerza.  Por lo que la tribu “Vanguardia Progresista” es lo que pareciera ser, un lema de membrete para legitimar una imposición en el PRD.

¡Imposición que viene, desde las oficinas de la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal¡

De tal forma, cosa rara en los candidatos a Jefe Delegacional y de diputado local, José Luis Muñoz Soria y Alejandro Fernández respectivamente, pues ambos señores, no forman parte de la llamada tribu “de los chuchos” que se “apoderó” del PRD, tampoco ya de los “Bejaranos” (IDN), donde se formaron y se sentían orgullosos de haber pertenecido a dicha expresión; ahora resulta que estos señores forman parte de una tribu que se inventó y se creó al express, desde las oficinas del Jefe de Gobierno; en pocas palabras, del mismísimo Miguel Ángel Mancera Espinosa, a quien muchos críticos recalcitrantes califican ya, como un “priísta de closet”; así pues, pareciera que la ambición de estos candidatos es tan, que sopretextando que la actriz María Rojo iba a ser la candidata a la jefatura delegacional en Cuauhtémoc, renunciaron ambos señores a su expresión, traicionando no solamente a Bejarano, sino  su lealtad y disciplina política,  para entonces, convertirse ambos en meros instrumentos de aquel priísta de closet que gobierna la Ciudad de México.

Pero lo que es peor aun todavía y lo que refleja también, la decadencia partidista. Nueva Alianza, aquel partido político acusado de haber sido financiado por la profesora Elba Esther Gordillo, apoyara a los candidatos del PRD en Cuauhtémoc.

Así pues, la conciencia de los perredistas de izquierda de la demarcación, podrá sentirse satisfecha, por estar apoyados por aquellos, a quienes hace tres años, criticaron. Con mucho orgullo, los perredistas dejarán de decir que “son de izquierda”, para decirse orgullosamente: “¡Somos turquesas¡”.

En contra ellos, tendrá que competir el candidato de MORENA Ricardo Monreal con señores, que hablan con el lenguaje de la izquierda pro-AMLO, pero que cobran con la mano pro-EPN.

¡Vaya manera del PRI de recuperar la Delegación Cuauhtémoc¡. Con la traición de unos perredistas¡. Traición a las ideas, a la historia, a la organización política que los formó, a su mentor, a sus compañeros de causa¡.       




El PAN en la Delegación Cuauhtémoc
¿Y el PAN?. ¿Que pasa con el PAN en la Delegación Cuauhtémoc?, ¡El PAN no existe¡. Es como MORENA, tampoco existen, pero con algunas diferencias. Al menos, éste último  tiene la esperanza de que las huestes perredistas del IDN, no secunden la traición de José Luis Muñoz Soria y voten por Ricardo Monreal; pero en el caso del PAN, su candidato Alexander Montesinos, únicamente lo conocen en su familia y sus compañeros de la Secretaria de Desarrollo Social donde alguna vez trabajó, cercanamente a la excandidata presidencial Josefina Vazquez Mota. Fuera de ahí, Montesinos, solo cubrirá el requisito de la boleta electoral para la próxima elección. ¡No tiene por lo tanto posibilidades para ganar¡. Y como se dijo anteriormente, “ni los turquesas” votaran por el PAN, pues ahora ellos, se aliarán al PRD de Mancera. 

¿El Partido Humanista, la gran sorpresa?
¿Y los otros partidos políticos?.   No podría omitir desde luego a otro personaje político fundamental. El Partido Humanista.

Los liderazgos sociales de Ignacio Pinacho y de Virginia Jaramillo, (ambos experredistas), fueron los que formaron el Partido Humanista en la delegación Cuauhtémoc.  El primero de ellos fue ex candidato a diputado federal en 1994, cuando el PRD era una “promesa”, mientras que Virginia Jaramillo, logró ser diputada local, después Jefa Delegacional.




Virginia Jaramillo quiso ser la candidata a Jefa Delegacional en 2012 por el PRD, ya lo había sido y llego a ser Delegada, pero no obtuvo en el año 2012 la nominación, pues la misma le fue dada al señor Alejandro Fernández.

Se dice que Virginia Jaramillo buscó el ofrecimiento de otros partidos, entre ellos el PT e inclusive el PRI, pero ninguno de ellos, la postuló. Finalmente, terminó con su disciplina partidista y renunció al partido político al que orgullosamente había pertenecido.

La historia de Virginia Jaramillo, no termina ahí; ella se salió del PRD, pero sus simpatizantes, algunos provenientes de quienes fueron sus colaboradores en la administración pública en la época en la que ella fue Jefa Delegacional y otros más, miembros de su Asociación Civil “Vanguardia por la Felicidad”, impulsaron junto con Ignacio Pinacho, la fundación del Partido Humanista en la Delegación Cuauhtémoc. El resultado final fue, que el Partido Humanista logró constituirse como partido político no solamente en la Delegación Cuauhtémoc sino en todo el país y la candidata natural para aspirar a dicho cargo, era ni más ni menos que Virginia Jaramillo. Sin embargo, ella lamentablemente falleció de forma sorpresiva, quedándose los “jaramillistas” sin su líder Jaramillo y por ende, el Partido Humanista, sin su candidata.

Dentro de esa organización, no pasa por desapercibido algunos “expanistas” que de “conservadores” o “mochos” no tenían absolutamente de nada. El polémico exdiputado, quien fuera expulsado del PAN, Francisco Solís Peón, alias “Pancho Cachondo”, o el “diputable”; que hizo buena fama pública, por su vida pública libertina, en contra de los postulados de moral del partido que los postulo.  Personaje público que llegó a ser diputado por mayoría relativa en las históricas elecciones del año 2000, gracias al voto de los vecinos de las colonias Roma y Condesa principalmente. Resulta pues, que el exdiputado, fue candidato a Jefe Delegacional en Cuauhtémoc en el año 2009, por el extinto Partido Social Democráta, pero no obtuvo los votos suficientes para ganarle al entonces “superpoderoso PRD”;  y es que,  al parecer hacía más campaña política en Cancún que en la Delegación Cuauhtémoc; sin embargo, “Pancho Cachondo” también colaboró con algunos de sus simpatizantes en la conformación del Partido Humanista. 




Cito el nombre de él, no porque compita, sino porque detrás de él, surge una generación de políticos inspirados en la euforia foxista y de las juventudes panistas que querían demostrar a la sociedad, que se podía ser panista, sin necesidad de ir a misa. Lamentablemente, su partido político, el PAN, no comprendió eso y termino por expulsar a muchos de estos liderazgos, unos de ellos, renunciando anticipadamente o buscando cobijo en otras organizaciones políticas.

Y es precisamente en ese contexto, donde surge Miguel Alberto García García, quien compite con los familiares de la difunta Virginia Jaramillo, su hermano y su sobrina, en la nominación de la candidatura por la jefatura delegacional.

Miguel Alberto García García, colaboró en el 2006 con Juan Camilo Mouriño, el exsecretario de Gobernación que murió de un avionazo en el 2008; colaboró cuando éste, era el Jefe de Campaña del entonces candidato presidencial Felipe Calderón Hinojosa, en un momento, en que éste, no tenía los índices de popularidad que Andrés Manuel López Obrador, si tenía.

Así pues, Miguel Alberto García García, tiene la experiencia de haber competido en campañas diversas y en situaciones similares, con su adversario natural Ricardo Monreal, quien era en aquel entonces, otro de los colaboradores del equipo de campaña de Andrés Manuel López Obrador; el candidato “adversario” quien iba ganando las elecciones presidenciales, pero que término perdiendo, tras una sospechosa votación, o bien, quizás, tras un acertado trabajo de operación electoral instrumentada por  Mouriño, del cual fue testigo de ello, el hoy precandidato por la Delegación Cuauhtémoc del Partido Humanista.

El caso es, para sorpresa de varios, que el Partido Humanista al menos tiene la base social, que ya MORENA quisiera tener.





¿Quién gana en la Delegación Cuauhtémoc?.
 El Tripartidismo que gobierna a todo el país, se reduce a dos fuerzas políticas: Alejandra Barrios la candidata del PRI en contra de José Luis Muñoz Soria, el candidato del PRD.  Alexander Montesinos del PAN sin posibilidad alguna.

De los partidos políticos “satélites”, el Verde Ecologista se sumará al PRI, Nueva Alianza lo hará con el PRD, mientras que el PT y Movimiento Ciudadano, competirán cada uno por su lado, con “candidatos de relleno”, sin posibilidad alguna.

Los partidos emergentes o de nueva creación, son tres. MORENA, Partido Humanista y Partido Encuentro Social.

Del Partido Encuentro Social, no se sabe nada, por lo tanto, no se opina nada del mismo. Sus votos, dependerán más de su campaña “por aire” de los pocos spots de televisión que puedan exhibirse en los medios de comunicación, que lo que puede obtenerse “por tierra”.
De MORENA, con su candidato Ricardo Monreal, puede convertirse en ganador, siempre y cuando, el voto perredista bejaranista vote a su favor. Su triunfo sería con una bajo margen y ello, debido a la figura de Andrés Manuel López Obrador.

Partido Humanista, puede convertirse en la gran sorpresa de la elección del DF, siempre y cuando, logre convertirse en una opción ciudadana diferente a lo que pueden ofrecer la clase política gubernamental que quiere gobernar a la Delegación Cuauhtémoc, es decir,  alguien que ya fue delegado, u otro, que inclusive, ya fue gobernador.

El gran reto del Partido Humanista es demostrar a un electorado que tiene uno de los mas altos índices de escolaridad en todo el país, (2° de prepa), que justo es colocar en el poder, a un miembro no de la clase política tradicional que ya gobernó algún estado de la federación o inclusive la delegación; sino a otra persona, que tenga la actitud de gobernar y administrar a una entidad colosal como es la Delegación Cuauhtémoc.

Sería muy bueno para la delegación capitalina, que no ganaran los mismos de siempre, (PRI o PRD) ni aun, MORENA, cuyos militantes, provienen de esa misma clase política que ha causado hartazgo ciudadano.

No pongo en duda que sea el Partido Humanista, esa opción.

Lamentablemente el proceso electoral será inequitativo. La mayor cantidad de prerrogativas las tiene el PRI y el PRD. Los “partidos pequeños”, recibirán poco presupuesto. Así pues, las calles de al delegación, serán saturadas con bardas o mantas a favor de los candidatos de estos partidos. Si MORENA emplea el mismo número de espectaculares y de propaganda que sus adversarios PRI y PRD, lo será por un motivo financiero inexplicable, que le podría costar si hubiera buenos abogados electorales, en la nulidad de algún posible triunfo.

Mientras tanto, tampoco tengo la mínima duda, de que el PRD pueda perder la elección y que entonces, sea el PRI, quien logre ganar la elección. Tal como lo pronostique hace unos cuatro meses.

Entonces, podré concluir este breve ensayo, asegurando que entre la lucha de Barrios y Bejaranos, triunfará la familia, por encima de la traición de los ideales. ¡Que quede claro¡. Los Barrios nunca han traicionado a nadie, ellos son comerciantes, a eso se dedican, siempre han sido así, buscando nuevos mercados; pero los Bejaranos, se traicionaron a ellos mismos, a su historia de lucha, a su ideología de organización social, solidaria y progresista. ¡Que lástima¡  ¡Los corrompió el dinero, el poder, la fama¡.

¡Duele lo que le pasa al PRD¡.

Porque ahora el PRI:  ¡Si quiere ganar¡.