viernes, 13 de enero de 2012

LA SOCIEDAD SEGUN PARSONS

Talcott Parsons  1902-1979
Fue profesor de la Universidad de Harvard y se asimiló como sucesor de Max Weber, aunque varios de sus críticos lo calificaron siempre de un sociólogo conservador. Nos referimos a Talcott Parsons y su teoría del funcionalismo estructural. La interpretación de cómo funciona la sociedad, vista desde el enfoque del sociólogo estadounidense más famoso del siglo XX.
Cabe señala que Parsons fue un científico social. Quien inspirado en los trabajos de Emile Durkheim y Max Weber, se lanzó a sistematizar y describir una ciencia social, con términos abstractos y aplicables de manera universal. Una de sus teorías, fue la de la acción social y la otra que expondremos es la denominada sistémica “AGIL”..
La visión parsoniana de la sociedad, es que ésta siempre había estado estratificada. La división de la sociedad en niveles, era más que una realidad, una necesidad. No podía existir sociedad sin estratificación. Por ello, el orden social requería de personas privilegiadas, otras personas que realizaran funciones de acuerdo a sus capacidades y aptitudes; y también habrían personas en posiciones inferiores y menos importantes, pero con la tarea de sobrevivir. La sociedad estratificada de Parsons es una especie de escalera que cuesta subirla, pero quien logra subirla, además de subir de “nivel”, recibe importantes recompensas. Esa misma escalera, donde unos están “arriba” y otros están “abajo”.
Esta visión es demasiado pesimista. Es como decir también “que quien nace para maceta, del corredor no sale”. Las personas nacen en un determinado nivel y únicamente pueden movilizarse y ascender, hasta ciertos límites de ese mismo nivel. La crítica al modelo funcionalista de estratificación, es que perpetua la posición privilegiada de un grupo de personas que tienen poder, dinero y prestigio.
Talcott Parsons diseña un esquema denominado “AGIL” con el que explica su teoría. (A) Adaptación, (G) Capacidad para alcanzar metas, (I) Integración y (L) Latencia (mantenimiento de patrones). Estas cuatro funciones, conforman el sistema que rige la sociedad. Las cuatro funciones en forma coordinada rigen la “acción”. Obvio que estamos hablando de una herramienta teórica para interpretar la sociedad, no existe realmente este modelo, sino que el mismo es una idea descriptiva de cómo funciona, ha funcionado y seguiría funcionando toda sociedad.
El Sistema de Parsons al elaborar ésta construcción conceptual, interpreta la sociedad como una especie de organismo compuesto de “partes” que realiza cada uno sus funciones. Este sistema (social) ente ordenado, equilibrado y estático. Los subsistemas identificados con las letras “A”, “G”, “I” e “L”, cumplen distintas funciones en el funcionamiento de la sociedad. No se trata de un microorganismo susceptible de verse en algún microscopio o de una molécula, susceptible de medirse o cuantificarse; el esquema conceptual de “AGIL” es interpretativo y de ahí deriva su complejidad o su estudio, en la capacidad interpretativa de quien lo estudia y lo expone. Más aún, de quien trata utilizar esta herramienta interpretativa en el funcionamiento de cualquier organización social.
Tratando de resumir estos subsistemas del Sistema de Parsons, expondremos las funciones “A” y “G” que constituyen las principales “fuentes de energía” que logran el funcionamiento de los otros dos subsistemas.
1.     La Adaptación (A), es la situación en que se encuentran las sociedades para ajustarse  o en su caso transformar el mundo externo para abastecerse de bienes y servicios para satisfacer sus necesidades, lo que nos lleva esto a la Economía.
2.     La capacidad para alcanzar metas (G) es el sistema social cuya función consiste en establecer los objetivos del sistema y la movilización de los recursos para alcanzarlos, es decir, de quienes mandan y conducen el actuar de esa sociedad, lo que nos conduce sin duda alguna a la Política.
Pero estos subsistemas no son autónomos entre sí, ambos se conjuntan e impulsan el funcionamiento del sistema completo, así como de los subsistemas superiores que Parsons identifica con las letras “I” e “L”.  En el caso de estos dos subsistemas, su nivel es superior y controlan a los subsistemas “A” y “G”.
3.     La Integración (I) tiene como función controlar el funcionamiento de todo el sistema, para ello, se cuenta con el conjunta de normas que expide el Derecho, para llevar a cabo dicho control ya sea permitiendo, obligando o prohibiendo determinadas conductas, así como premiando o castigando la contravención a dichas normas.
4.     La Latencia (L), dicha función establece los valores que motivan la acción. El más importante y determinante de todos los antes expuestos, pues en ella se logra la “sociabilización”. En dicho subsistema se materializa en normas y valores, símbolos e ideas; lo conforman sin duda alguna, la familia, la educación, la religión.
De esta manera podemos concluir, que toda sociedad funciona como un organismo, dividido en partes. Cada parte, es un subsistema que cumple a la vez con distintas funciones.
La economía y la política “alimentan” al derecho y a la ideología; la ideología es el subsistema más importante. Es el conjunto de pautas, principios y/o directrices que establece los valores culturales, los símbolos y los ideales de quienes habitan y sociabilizan en una sociedad determinada; la misma se introduce con la educación y los valores de enseñanza en la familia, en la religión o en los medios de comunicación entre otros. Finamente el derecho no es más que el instrumento que sirve para controlar a esa misma sociedad para que ninguno de sus miembros, tenga una conducta “desviada” que ponga en riesgo, el funcionamiento de este sistema estático.

BIBLIOGRAFIA.
RITZER, George. Teoría Sociológica Moderna. 5ª Ed. Editorial Mc Graw Hill Madrid España 2003. Pág. 118-133.