sábado, 10 de marzo de 2012

CONCIENCIA PRESIDENCIAL



¡Es un gran botín¡ ….¡gobernar a este país, desde luego es un gran botín¡. Imagina nomas,  tres billones seiscientos cincuenta mil millones pesos que repartir, en puestos, cargos, salarios; dinero para aventar y derramar a diestra y siniestra. Es tanto dinero, que este país de ignorantes, ni siquiera puede imaginar. ¡Vaya¡ …ni siquiera pueden escribirlo o representarlo matemáticamente. ¡Que te esperas de este país de mediocres e ignorantes¡.
No te basta los tres billones seiscientos cincuenta mil millones de pesos, sino que además tienes la posibilidad de endeudarte por treinta y siete mil millones de pesos que te ha permitido el Congreso. ¡Que mas pides¡. Con esa cantidad de dinero, serás el hombre más poderoso de toda tu patria.  ¡Salud¡.


¡Claro¡. Tienes que repartir ese dinero, no olvides que en el país, existen por lo menos cincuenta y seis millones de habitantes hambrientos, hombres y mujeres que no debieron de haber nacido y que ahora, viven todos los días de su mísera vida, entre la carestía de no tener que comer, de no pagarle a un medico, mucho menos, pagarse una educación o comprarse una licuadora, un horno de micro ondas. ¡Vaya¡. Ni siquiera una computadora..
Una población destinada a llevar una vida miserable, como la que han generado todos los gobiernos que te antecedieron. No es tu culpa, cuando llegaste a ocupar el cargo que ahora todos te pelean, las cosas estaban así, quizás un poquito peor o un poquito mejor, pero ya estaban así.  Nadie te juzgara por la forma en que administraras ese dinero, simplemente aprovecha el momento mientras se pueda, no olvides que el puesto es prestado por seis años; hoy gobiernas y mandas todo lo que te plazca; el día de mañana, vivirás con las rentas que obtuviste de tus habilidades gerenciales para enriquecerte y asegurarte tu vejez.


No olvides que deberás escoger a por lo menos veinte personas de tu suma confianza que te ayudaran en tu difícil y técnica misión de administrar ese dinero. Tendrás que designar a quien ocupe la cartera de Secretaria de Gobernación, a quien se encargue de la educación publica, de la salud, de las relaciones exteriores y de la economía del país entre otros rubros de muy difícil entendimiento para la cantidad de millones de compatriotas que no entienden esas cuestiones publicas; pero además de designar a quienes conformen tu administración publica centralizada, no olvides que tendrás que designar a quienes se encarguen de la administración publica descentralizada, es decir, de la enorme cantidad de empresas y organismos públicos que todavía quedan y siguen sin venderse al capital extranjero; deberás escoger por ejemplo,  quien será el director de la compañía petrolera que mas riqueza aporta este país, y también, de los organismos de seguridad social que manejan los ahorros de los pocos trabajadores que tiene este país; no olvides que son aproximadamente cincuenta mil puestos que repartir, entre Secretarios, Subsecretarios, Oficiales Mayores, Superintendentes, Intendentes, Directores Generales, Directores de Área, Subdirectores y hasta Jefes de unidad Departamental; sin olvidar a otra personas que recomendar o meterlas como profesionista contratado bajo el régimen de honorarios o inclusive, candidatearlos como gobernadores, diputados, senadores, presidentes municipales, o bien, incluirlos en alguna lista de plurinominal; proponerlos ante el Congreso, como Procuradores, Comisionados, Consejeros, Ministros de la Corte o el puesto que a ti se te ocurra inventar en alguna ley que propongas .


Debes reconocer que no conoces a tantas personas, por eso, tienes que dejarte guiar, escuchar propuestas, aceptar recomendaciones, para ir cubriendo todas esas vacantes y también podrás celebrar adquisiciones y realizar la obra publica que requiera el país, celebrar contratos con las empresas de tus amigos o de tus parientes; por eso eres simpático, eres inteligente, eres famoso, eres patriota; porque eres el hombre mas poderosos del país que maneja esa cantidad de dinero y de nombramientos en empleos seguros y bien remunerados, que ningún empresario en tu país, puede ofrecer;.
 ¡Es obvio¡, ese dinero que administras no es tuyo, ni  los pagas de tu propio dinero; vives en la Residencia Oficial donde no pagas renta, ni chofer, ni escoltas, ni sirvienta,  ni el traje que llevas puesto; ni aun con todos tus ahorros que has acumulado en toda tu vida, ni con los negocios que con prestanombres puedes llevar acabo, podrás pagarte la vida de príncipe europeo o árabe que llevas en tu inmoral vida; sabes bien,  que ese dinero se pagan de la venta de los millones de barriles de petróleo que se extraen de tu suelo patrio y también, bien o mal, de la recaudación fiscal de los pocos contribuyentes que pagan impuestos, sin olvidar desde luego, el tributo que te pagan las empresas monopólicas que antes de que tu llegaras a la presidencia, ya eran privilegiadas y que lo seguirán siendo, porque  te pagaran muy buenas rentas.

Es cierto, tienes que jurar la Constitución, saber que vives que en un Estado de Derecho y que tu poder, por muy exorbitante que sea, el mismo estará limitado por los derechos humanos de los habitantes; ¿pero que te preocupas de esas cosas?; el país esta lleno de analfabetas e ignorantes, la gente del campo, ni siquiera sabe que es un derecho humano, vaya, ni siquiera en las facultades de derecho saben esas cosas que se pregona en los medios y tratados internacionales; para variar, los jueces de tu Republica, son igual de corruptos y siempre analizan cuestiones técnicas que a veces ni entre ellos mismos entienden; sabes  bien, que tienes el monopolio de la violencia, algo así como un millón y medio  de soldados a tus servicios, otros dos millones de policías, un estado de fuerza inmenso que puede sofocar cualquier rebelión popular, inclusive puedes pedir apoyo al Presidente de la Nación mas poderosa del mundo para que te venda armamento o la tecnología militar que requieras o necesites en caso urgente;  inclusive, sin que lo dudes,  hasta los carteles de la droga, del contrabando, la pirateria o de la prostitución,  estarían dispuestos ayudarte a cambio de que los dejes vender tranquilamente su producto ilícito con el que idiotizan y matan  a los niños y jóvenes de tu país a quienes tu mediocre administración, no les ha dado oportunidades.


También, tienes a representantes tuyos en el Congreso, diputados y senadores,  que además de aplaudirte y halagarte por tus acciones y decisiones, votaran cualquier iniciativa de ley que tu les envíes; contaras con el apoyo de la prensa y de la televisiòn, que ensalsaran las frases celebres que pronunciaste en el ultimo de tus discursos y tambièn tendras el apoyo de los empresarios, a quienes, sólo debes conservarle sus privilegios, solaparle sus monopolios, no importe que le cobren caro a sus clientes o que idioticen al pueblo con telenovelas idiotas y “artistillas” caricaturescas de la nobleza europea, mientras te paguen por comprarte su monopolio, incrementaran tu poder y aseguraran tu vejez y tu impunidad de cuanto crimen puedas cometer.
No dudo que tengas oposición, uno que otro diputado o alcalde, quizás algún periodista o algún otro intelectual, pero no olvides que tendrás el dinero para sobornarlos, para darles “prerrogativas” a sus partidos políticos que te legitimen, para que ellos, puedan replicar tu modelo de gobernanza y administración, que no es mas que, repartir la riqueza de este país, en premios, becas, dinero y puestos públicos que logren satisfacer, cualquier espíritu narcisista por muy pequeño que sea. Tendrás el dinero también, para pagar publicidad a los medios de comunicación que te critican e inclusive, hasta de aceptar las recomendaciones, de hacer “favores” a quienes te lo piden.
En fin, el botín es demasiado grande.  Gobernaras con treinta y dos gobernadores y mas de dos mil presidentes municipales, mismos que no serán autónomos porque estarán a expensas de la repartición de la riqueza que les hagas. Tres billones de pesos, el poder de endeudarte por otra cantidad adicional, de viajar y conocer el mundo, de repartir puestos y cargos públicos a tus amigos y parientes; de convertirte ante la historia, como el ciudadano mas patriota de todos los tiempos.  
Con todo eso. ¡Bien vale la pena hacer fraude¡.