domingo, 10 de abril de 2016

CONFESIONES EN EL PARTIDO HUMANISTA O DE COMO SE FUE PERDIENDO EL REGISTRO. (Tercera parte).

14




Si alguien estaba preocupado del futuro del Partido Humanista en el Estado de México, ese era Francisco Nava y obviamente yo.

Comíamos en una fondita que se encontrara a la vuelta del Instituto Electoral del Estado de México, de plano Francisco andaba un poco mal económicamente y yo, no tenía impedimento alguno, de a veces “dispararle” la comida. ¡Total¡, no perdía uno nada y si ganaba en cambio, la construcción de una sólida amistad. Que mejor manera de hacerlo, que compartiendo una actividad tan privada y tan individual, como es comer.

La comida era muy sencilla, la “fondita” muy forcklorica, aunado a que el servicio de comedor que proporcionaba el Instituto, era muy malo, alguna vez, escuche a una Representante de Movimiento Ciudadano, quejarse de dicho servicio, decía, no me consta si era cierto o no, que en dicha cafetería, se vendía carne “agusanada” y además muy cara.
Es mas recuerdo, que el tema del comedor, era el tema de la agenda de los representantes de Partido quienes conformábamos dicha Comisión; es decir, no parecía que a nadie le importara los estados financieros del IEEM, ni tampoco, que adquisiciones contrataba y tampoco les importaba el seguimiento presupuestal; no, ninguno de esos temas era de vital importancia para los Representantes de los partidos en el IEEM, sino que el tema de la agenda en cada sesión de la Comisión, era el pésimo y carísimo servicio que daba el Comedor.

Pero mientras en la Comisión de Vigilancia se discutía la posibilidad de cambiar a un nuevo proveedor de cafetería, (sin concurso, sin licitación, sin proceso previo de adjudicación); no hacía otra cosa que irme a comer, con el misterioso compañero Francisco Nava, Representante del Partido ante el Consejo Estatal del Instituto Nacional Electoral.  

Y es que Francisco Nava era cuatísimo, no era el tipo pedante, payaso, sangrón que parecía. Realmente, era un profesionista que sabía valorar su trabajo y como toda persona proveniente de una clase media, producto de la cultura del esfuerzo, era obvio que no podía permitir que se le menospreciara su trabajo, sus conocimientos y habilidades. Creo que su reproche, de que él no fuera el Representante del Instituto Electoral del Estado de México y que se le creyera más a Isidro Coxtinica en todo lo que éste le decía, era lo que más le dolía.

Cuando recién nos instalamos al IEEM, Coxtinica siempre hizo alarde de todas las gestiones que hizo, para que le partido pudiera obtener la acreditación. En su relato, casi describía que otro poquito más, el Partido Humanista no hubiera podido participar en las elecciones del 7 de junio y que si lo iba hacer, era precisamente gracias a su intervención, pues el fue, quien preparo los oficios y realizó las gestiones ante el Instituto Electoral, para que dicho órgano, reconociera al Partido Humanista.

También Isidro Coxtinica hacía ver que los “recursos” que el IEEM otorgaba al Partido, habían sido gracias a su gestión; casi casí decía también, que era dinero suyo. Una frase insoportable que él tenía, era cuando realizaba “ajustes” a la nómina de quienes colaborábamos en el IEEM, Isidro, decía que “nos daba de su dinero” y obviamente, eso era incómodo. Parecía que Isidro Coxtinica no lograba diferenciar, los recursos públicos de los privados, o bien confundía, el dinero público, como si fuera “su” dinero; o pensaba que el dinero que recibía del IEEM, era exclusivamente suyo.

Pero lo peor de todo esto ocurrió, fue cuando Isidro Coxtinica, tuvo la ocurrencia, de pedir la “cuota” del Partido; y es que según el, quienes militábamos en el Partido, estábamos obligados a pagar la cuota; definitivamente, no me espante, “colaborar” con las causas, así lo hice en su momento, de manera forzosa y “orgullosamente”, a favor de Andres Manuel López Obrador, cuando fue Jefe de Gobierno del Distrito Federal y después, “presidente legitimo”; no me espantaba pues, dar una aportación del dinero, para la causa; pero si me preocupaba, la manera en que lo pedía Coxtinica.

Lo había hecho  de la manera corriente y vulgar.

Lo pidió por escrito, inclusive, hasta hizo sus propios recibos de pago e hizo la “coperacha”, alegando que era instrucción del Profesor Celis.  Francisco Nava, definitivamente, dijo que no iba pagar “¡ni madres¡” y Alma Becerril, de forma resignada, agacho la cabeza, aceptando ese tributo; yo por mi parte, le hice ver a Coxtinica el grave error que estaba cometiendo. (Obviamente, tampoco iba pagar, ni un solo quinto).  

Le dije que no pidiera “moches” eso por escrito, porque quedaba mal él y hacía quedar mal, al Profe Celis. Claro que es una obligación pagar cuotas para quienes eramos militantes del Partido, pero esa obligación, se encuentra perfectamente limitado y regulado en la ley.  “¡Ubicate Coxtinica, tu eres el Representante, no eres el Comisionado o el Secretario de Finanzas del Partido, no eres la autoridad competente para requerir y cobrar cuotas, eres solamente el Representante y destruye por favor esa documentación que has generado, pidiendo se te pague, porque lo único que haces, es “empinarte” tu sólito¡.”

Creo que eso le molestó a Isidro Coxtinica; Francisco Nava en cambio fue mucho mas directo, “¡No seas pendejo pinche gordo¡”. “¡Cómo será imbécil¡”; Cuando el Profe se entero de que Coxtinica pedía dinero a su nombre, lo regaño y ordenó, que nadie, absolutamente nadie del Partido, erogara algún gasto y en caso de haberse entregado algún dinero, este debía devolverse. Me parece también, no me consta, que Celis regaño a su Representante y le pidió, que por favor, “no lo metiera en chismes, ni en problemas”.    

Algo positivo de Isidro, por aquellos días, luego del oso de “pedir dinero” a favor del Partido, considero que debía de asesorarse de las finanzas del Partido y fue así, que se le ocurrió a citar a la estructura del Partido, a que todos recibiéramos un curso, de financiamiento del Partido.

La idea fue aceptada por todos. Con esto, Isidro Coxtinica, no tuvo de otra que aceptar su error. ¡Hizo, otra más de sus pendejadas¡


15




No había tenido oportunidad de conocer Toluca, sino hasta el día en que Juan Carlos Campos, me hizó un recorrido por las calles de la capital mexiquense, con el objeto, de buscar, el domicilio del Tribunal Electoral.

Fue ese día que conoci el “Zocalo” de Toluca. Su Palacio de Gobierno y su Catedral.

Coxtinica me dijo con toda certeza y seguridad, de que el Tribunal, estaba “al lado” de la casa donde se instalaría las oficinas del Partido y resulta que si era cierto, pero estaba en lo incorrecto, pues el Tribunal que confundía Isidro, era el “Federal” y no el “local”, pues este ultimo, se encontraba, “pasando el parque”.

Esto significaba que Isidro, no diferenciaba, lo local, de lo federal. ¡Eso, si era un error colosal¡. Que no podía permitírsele a quien se decía, Representante.

Trataba de corregir a Isidro Coxtinica para que no cometiera ese tipo de errores, pero automáticamente Isidro se cerraba y empezaba hablar de cosas, que no tenía nada que ver con el proceso electoral. 

Isidro decía las cosas con tanta seguridad, que parecía cierto, podía convencer a otros, menos a mí. La mera verdad, después de la tercera vez que platicaba con él y luego de escuchar a Francisco Nava, me di cuenta que Isidro “volaba” mucho, era muy dado a tener ideas ocurrentes, por ejemplo decía, que había que escribir la Plataforma Electoral y que para ello, iba a tener reuniones con gerentes de la Ford, para proponer un negocio que ayudaría a la clase media a comprar adaptaciones a sus vehículos y pudieran circular sin contaminar. Eso que decía Isidro, dicho en las palabras de Francisco, era una verdadera “chaqueta mental”.

Un día de plano, trate de despertar señales de alarma, a Isidro y le dije, en pocas palabras, que ya dejara de jugar, que ya era momento de trabajar para el proceso electoral que se avecinaba; sin embargo Isidro, concebía mal el trabajo y ese el principal problema de comunicación que teníamos, pues no lograba este diferenciar, cual era “su plan”, sus actividades y metas por realizar; Isidro, sólo orquestaba un “plan territorial” en secreto, que solamente él entendía y él, conocía. De plano, tuve que decirle que yo no veía absolutamente nada serio, pues a diferencia de Francisco Nava, él ya sabía, cuantos representantes tenía que tener el partido y que acción tenía que realizarse, para asegurar el mínimo del 3% de los votos. Inclusive Francisco hizo el estudio de votación mínima por cada uno de los 125 municipios que conforman al Estado, para asegurar regidurías.  Su estudio, o no fue concluido, o nunca lo término, o nunca se divulgo; peor aun, nunca se llevó a cabo.

Pero Isidro Coxtinica reacciono molesto a mi comentario. “El compañerito Nava, no sabe, porque nunca ha operado en campo y desconoce muchas cosas, que desde el  escritorio, no alcanza uno a diferenciar”. Coxtinica, en forma irónica no hacía mas que reírse de las propuestas de Francisco Nava, pues consideraba que este, sólo formulaba “planes de escritorio”, del “3 por 3”, o del “5 por 5” y ese tipo de “estrategias, que no servían para nada, pues lo importante para él, era operar en territorio y para ello, se tenía que salir al campo, a visitar y detectar los liderazgos, a los candidatos y trabajar, absolutamente de tiempo completo.

Pero además, Isidro Coxtinica me decía: “El compañero Nava, se confunde, ¡Yo soy su Jefe¡”. Varias veces, le replique a Coxtinica, diciendo que eso no era cierto, que la nómina del IEEM, no era de su propiedad, ni era absolutamente para él; sino que era una canonjía que el Instituto daba, para los partidos, no para los Representantes de los Partidos Políticos. Isidro pues, sólo se reía.

Estaba pues, ante la presencia de dos tipos de Representantes. Francisco Nava el intelectual, con amplía experiencia en el escritorio, en los asuntos técnicos y jurídicos; Isidro Coxtinica, con la experiencia en el campo, en los asuntos políticos y logísticos que arroja, una campaña electoral.

Obvio que Coxtinica, si bien, decía ser conocedor de su materia, me preocupaba “su método”, concretamente su organización, pues el mismo se había establecido horarios “negreros”, que incluían sábados y domingos, desde tempranito hasta el anochecer, horarios, que por cierto, sólo los cumplía su sobrina Berenice y Juan Carlos, porque la verdad, es que Isidro, nunca estaba en la oficina y cuando llegaba a la misma, lo hacía para dormirse.

Le dije a Isidro que no hiciera eso, que no cansara a su sobrina y a Juan Carlos, con “horas nalgas”, con trabajo aburrido e improductivo; Isidro Coxtinica argumentaba que yo no conocía el proceso electoral y que llegaría el momento, en que tenía que quedarme a radicar en Toluca; y claro, estaba totalmente de acuerdo con lo que me decía, pero insistía, que eso ocurriría en forma gradual y a partir del mes de marzo o de abril, no en noviembre y mucho menos en fiestas decembrinas. Casi casi le decía a Coxtinica: “¡No mames¡”.

-        Algo tenemos que hacer. – le decía a Francisco Nava – estaba preocupado, porque no veía nada en serio.

Ese pendejo, ni siquiera se ha puesto a leer todo lo relacionado con la “casilla única”.  No sabe cuantas casillas se van instalar en el Estado de México, ni quien va ser la instancia que va operar y regular este proceso.  Vamos a capacitar, eso es lo único que podemos hacer; dedicarnos a la capacitación de quienes serán nuestros representantes y para ello, hay que elaborar un Manual y unas presentaciones en power point, para los cursos que vayamos a dar. ¡Es lo único que podemos hacer por el Partido¡.

Francisco Nava lo adopte entonces, como “mi líder”, “mi guía política”, por no decir, “mi guía espiritual”;  él, era la única persona inteligente que si entendía el problema y no me hablaba, de proyectos chaquetos y secretos. Lo seguiría, hasta donde lo tendría que seguir.
Pero la persona, quien debía de tomar la decisión de la remoción de Coxtincia, era el Profesor Celis; ¿Por qué chingados no lo hace?. Alma Becerril de plano, le decía hasta el cansancio, toda la desconfianza que le despertaba Isidro y el profe, no hacía, mas que decirle Alma, que “era una floja”, “que lo había decepcionado”;  Francisco por su parte, hacía lo mismo, pero Celis, de plano respondió tajantemente. “¡No insistan¡”. “¡No voy a cambiar a Coxtinica¡”. “Coxtinica se queda en el IEEM”.

Para Celis, la remoción de Coxtinica, no procedía, porque aun no era el momento de hacerlo, había que “darle tiempo”, Celis, llegó a decir, que Coxtinica, “era un chingón” y que nadie del Partido, absolutamente nadie del Partido, iba poder seguir su propio ritmo. ¡De veras, yo no sé que maravillas le dijeron al Profe de Isidro Coxtinica, pero lo que veía Alma, Francisco y yo, parecía que nadie, absolutamente nadie lo veía.

Pendejadas y mas pendejadas.

Como aquella que ocurrió a finales del mes de noviembre. Cuando no se llevaron a cabo los registros de los Representantes del Partido, ante Consejos distritales y municipales.

¡Que pendejos¡. En balde, el profe anda visitando el Estado de día a noche, de domingo a domingo, instalando a diestra y siniestra, las Juntas Municipales de Gobierno y Coxtinica, su “Representante estrella”, no había realizado las gestiones para la acreditación de los Representantes.

¿Entonces que chingados hace el pinche gordo?. En balde tantas horas nalgas y no se había tomado isidro la molestía de redactar un oficio para acreditar a los Representantes.

Afortunadamente, el único representante que hacía ese tipo de errores, era isidro Coxtinica. Francisco Nava por su parte, desempeñaba sus funciones, sin los “apoyos”, que Isidro recibía, sin errores y sin disculpas.

Y mientras tanto el Profe Celis, acompañado siempre de sus damas de compañia, Minerva, Josefina, Luz y Alma, recorriendo con ellas, rancheria por rancheria el Estado de México, de punta a punta, de barrio en barrio, de municipio en municipio, siempre en la búsqueda de quienes serían sus candidatos y candidatas, a las diputaciones, regidurias y presidencias municipales.  Era sin duda alguna, un coordinador que viajaba mucho y que al parecer, dentro de su pasión política, tenía un grave punto débil,  ...¡ellas¡.






16



El tema de los dineros, es un tema delicado. Lo primera hipótesis que tuve cuando ingrese al Partido Humanista, era saber: ¿donde estaba el dinero?. Desde “adentro”, sería fiel testigo, de los usos indebidos que harían de ese dinero público; sabría, su forma de administrarlo y sería también testigo, del derroche del mismo.

Mucho se dice de la corrupción y el despilfarro de recursos públicos. Lo cierto es, que en esta época, el internet ayuda a informar y derribar muchos mitos. Uno de ellos, el importe de lo dineros. Este siempre fue público, bastaba acceder a google y buscar notas periodísticas sobre el financiamiento publico de los partidos políticos, o bien, ingresar directamente a la página del INE y buscar el Acuerdo de financiamiento.

Para el año 2014, el Instituto Nacional Electoral autorizó se le entregara al Partido Humanista, la cantidad de 31.7 millones de pesos.  El PRI por su parte recibiría 415.2 millones, el PAN 348.7 millones y el PRD 265.8 millones de pesos.  

Para el año 2015, el Instituto Nacional Electoral autorizó para el Partido Humanista 78.1 millones de pesos; el PRI recibiría 1,022.4 millones, el PAN 858.7 millones y el PRD 654.6 millones.

Si comparamos el Humanista con lo que recibió el PRI, es obvio deducir, que el financiamiento de este, fue catorce veces inferior de lo que percibió el PRI.

Pero además, ese dinero, era el que otorgaba el Instituto Nacional Electoral, aparte cada entidad federativa, recibiría su propia “bolsa” de dinero; el Partido Humanista en el Estado de México, también lo recibiría, pero no del INE, sino del Instituto Electoral del Estado de México IEEM.

Así pues, durante el 2014, el IEEM entregó al Partido  Humanista del Estado de México durante el año 2014, la cantidad de 1 millón 588 mil pesos para sus actividades ordinarias y 31 mil pesos, para sus actividades especificas.

Para el año 2015, el Partido Humanista del Estado de México, recibiría 9 millones 713 mil pesos para sus actividades ordinarias y 2 millones 914 mil pesos, para gastos de campaña. En total, 12 millones, 627 mil pesos. 

No me quedaba de otra, que hacer algunas reflexiones sobre el financiamiento público.
La primera de ellas, es que el Partido Humanista, al menos en el Estado de México, recibió catorce veces menos, de lo que recibió el PRI. 

La segunda reflexión, es que el financiamiento público fue en dos rubros. El financiamiento que recibió el Partido Humanista nacional, que fue tan sólo en el año 2015 de 78.1 millones de pesos, para toda la República mexicana; y el que recibió el Partido Humanista en el Estado de México, de 12.6 millones de pesos.

Hasta donde sé, el Partido Humanista nacional, no consideró prioritario otorgar recursos extras al Estado de México, pues consideraba que estaba, “bien pagado”. No obstante de que el Estado de México, representaba al menos, el 10% de los electores a nivel nacional; lo justo hubiera sido, que el Nacional hiciera entrega al Estado de México, de por lo menos 7 millones de pesos más. Sin embargo, Araceli, la Comisionada de Finanzas del Partido nacional, pedía que fuera el Estado de México, quien le entregara la cantidad de cien mil pesos mensuales, al nacional.  Es decir, que las cosas fueran arreves.

Afortunadamente Ignacio Irys Salomón, no dio jamás alguna instrucción en ese sentido; es más, pidió que al Estado de México, no se le pidiera dinero, pues estaba conciente que operar en el Estado, requería mayores recursos y no, quitárselos, como proponía Araceli;  así pues, se dejo que el Estado de México, administrara sus propios recursos y si bien, el nacional, no hizo una entrega considerable de los recursos adicionales que necesitaba el partido, si lo hizo, abonando la cantidad de 60 mil pesos mensuales y eso fue, sólo por unos tres meses; cierto también es, que Ignacio Irys no le quito dinero al Estado. ¡Ni un solo peso¡. Pero lamentablemente, esa cantidad irrisoria no era sufiente. No le hubiera caído nada mal, que por lo menos, el nacional le hubiera dado al Estado de México, un millón de pesos más. Lo justificaba. El Estado era la entidad que tenía 40 de los 300 distritos locales federales y al menos, el 12% de electores de todo el listado nominal, se concentraba en el Estado de México. Pero eso, nunca se entendió.   

¿Quién administraría los recursos públicos del Partido Humanista Estado de México?.  Era obvio que ese fue el primer tema que trató el Coordinador Ejecutivo Javier López Celis con Abimael Vilchis el Vicecoordinador.




Abimael Vilchis, era por así decirlo, “el numero dos” del Partido Humanista en el Estado de México. Tenía fama de ser un ranchero adinerado, alegre con ciertos destellos de rico despota y prepotente; fue un distinguido militante bajo las siglas del PAN.  Había sido ya candidato a diputado y candidato a presidente municipal, en Villa Victoria, su municipio tan querido por él. Abimael; era además, presidente de UNIMOSS en el Estado de México y por ende, tenía una cercanía con el líder nacional del Partido, Javier López Macías, Coordinador Ejecutivo del Partido Humanista a nivel nacional; a quien ya para ese entonces, lo apodaban “Chabelo”.







Javier López Celis, en cambio, había sido  un “prototipo” de luchador social. Se dedicó estudiar Pedagogía en la ENEP Aragón y  después, se dedicó, influenciado por las ideas de Paulo Freyre, a construir “secundarias populares”, de ahí que obtuvo su “titulo profesional”, de “Profe”.  Esto significaba, que Javier López Celis, en sus años de “profesor”, operaba de la siguiente forma: invadía terrenos de dueños desconocidos, dentro de los municipios de Nezahualcoyotl, Ecatepec, Chimalhuacán, para poder luego ofrecer servicios educativos a dichas poblaciones que carecían de escuelas.La construcción de "escuelas populares" en dichas zonas, desencadenaba, todo un activismo de la comunidad por mejorar los servicios públicos: agua, drenaje, pavimentación, alumbrado público, transporte; de ahí que su formación política, tenía raices, en la llamada "pedagogia del oprimido"; la escuela, como un factor que promovía la revolución.  

Fue así como se inició en la lucha. Celis me platicaba inclusive, que la manera que el Gobierno del Estado de México hizó para frenar la participación popular, lo hizo de la misma forma, de esos movimientos sociales populares; el gobierno de Salinas y su exgobernador Emilio Chuayfett fue creando y fortaleciendo con mayores recursos y patentes de impunidad, al denominado Movimiento Antorcha Campesina.

El profe pues, inició su carrera política en el PRD, luego de haber tenido una experiencia previa estudiantil con la huelga universitaria del CEU del año de 1987; anécdotas y más anécdotas me platicaba el Profe, entre ellas, haber sido parte del cuadro político que logro en 1996, la derrota electoral del PRI en Nezahualcoyotl, que antecediera, el triunfo aplastante del PRD en el Distrito Federal en el año de 1997.

El caso, es que ambos lideres eran totalmente opuestos. Vilchis burgues ranchero y Celis, el clase mediero urbano popular. Uno del ex PAN y el otro, del ex PRD. Uno de “derecha” y el otro, de “izquierda”, uno de UNIMOSS y el otro, de SINERGIA.

El Partido Humanista en el Estado de México, se partió en dos; la Coordinación ejecutiva y por ende, la representación política del mismo, quedo en manos de Javier López Celis; pero el manejo de los dineros, se quedó en Abimael Vilchis, el “señor del dinero”.  No faltaron las personas dentro de SINERGIA, que acusaron a Celis, de haberse “vendido” a UNIMOSS. Lo cierto es, que nunca observe en ninguno de los dos principales lideres del partido, la mínima señal de ambición por el que es obvio que el manejo del dinero ajeno y mas, del dinero público, siempre despertara suspicacias y sospechas de corrupción; el Partido Humanista y sus dirigentes, no eran excento de ello. 

El Comisionado de Finanzas del Partido, fue Edgar; el joven contador, exempleado del difunto padre de Abimael Vilchis, ahora convertido, en el tesorero del Partido Humanista del Estado de México. Ningún movimiento nominal podía hacerse, sin la firma de Edgar; y era obvio, que la lealtad de Edgar, fue hacia al hijo de su expatrón, Abimael Vilchis, no hasta en ese momento, el desconocido profesor Javier Celis. Es obvio también, que jurídicamente, el responsable de las finanzas del Partido, recaían en Edgar y dentro de la inseguridad que mostraba el joven comisionado, era evidente, que estaba consciente, que cualquier manejo indebido del dinero, recaería en él. 

Correspondería a Edgar administrar esos recursos y el día que lo conocí; obvio que me espante.  Lo note inseguro, temeroso, sin capacidad, ni habilidad alguna. No tenía cara de contador, era simplemente, un ranchero más. ¡Válgame¡. ¡Que riesgo corre el partido¡. Considere que Isidro Coxtinica, tenía una mejor propuesta; era ni más ni menos, que Juan Carlos Campos. Pero el que mandaba sobre los dineros, no era Coxtinica, ni Celis, era ni más ni menos, que Abimael. 


17

Si otra persona, además de Francisco Nava, valía la pena en el Partido, ese era, Juan Carlos Campos Campos. Me parece que su talento, jamás fue aprovechado y sus conocimientos y habilidades en materia de contabilidad e informática, lo hubieran convertido naturalmente, en el mejor técnico del área contable.

Juan Carlos, era un Contador Público, egresado del Instituto Tecnológico de Tianguistenco; para él, la política, no le interesaba, ni le llamaba la atención, poco sabía del tema; un día, me pregunto los significados de algunas expresiones que escuchaba, pero que no entendía, ni sabía; por ejemplo, un día me preguntó que era ser de “izquierda”, o que significaba, ser de “derecha”, que era ser “conservador” o “liberal”, o que eran los “derechos humanos”.  El mundo de Juan Carlos, nunca fue la política, sino el futbol y las finanzas, una excelente habilidad matemática y del manejo de las bases de datos, que en verdad, me daba coraje y tristeza, cuando Isidro Coxtinica, lo utilizaba como Chofer, más aun, a la hora de la comida, que tenía que recoger a Gabriela de la escuela de computación. Todo un profesionista, tratado como vil chofer, al servicio, dicho con todo respeto, de una analfabeta digital.  

Juan Carlos, me decía que el contador Edgar, “estaba mal”. Que cuando lo escuchaba hablar, decía varios errores; por ejemplo, desconocía el lenguaje técnico, el manejo de los impuestos y otras cuestiones contables, Juan Carlos decía que no alcanzaba dinero para pagarle seguro social a los trabajadores y que podía hacerlo, bajo otro esquema fiscal. Edgar, inclusive el profesor Celis, estaban interesados que quienes fueran empleados del Partido tuvieran Seguro Social, pero al parecer, los recursos del Partido fueron insuficientes. Inclusive, Minerva, miembro de la Junta de Gobierno Estatal, ofreció Pólizas de Seguros, para los militantes, pero tampoco, se lograron contratar.

Los empleados del Partido, carecieron de seguridad social.

Cuando fue, el primer curso de finanzas, el Instructor dio un panorama gris. Las obligaciones legales eran tantas, que el Partido podía ser multado, de no cumplir con dichas obligaciones. Parecía que la responsabilidad de Edgar era tanta, que al menos en lo personal, predecía que las próximas broncas que tendría el Partido, no solamente provendrían de la representación, sino también del área contable. Es más, llegue a Pensar, que la “bomba” la tendría Edgar, no Isidro.

Quizás, preocupado por eso, le pedí a Juan Carlos, elaborada un Proyecto de Presupuesto de Egresos, llamado técnicamente “Catalogo de Cuentas” o “Clasificador Objeto”; tenía pues, que administrarse la prerrogativa de casi 500 mil pesos que el Partido recibiría cada mes. Pero Juan Carlos, se lamentaba que fuera el chofer de Isidro y que lo obligara a montar guardias absurdas hasta las doce o una de la mañana, o que inclusive, le obligara trabajar los domingos.

Nunca entendió Isidro, que no debía de cansar a “su equipo”.




Aquel curso, se nos dijo que sería la Unidad Técnica de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral, quien se dedicaría a fiscalizar los recursos, de las prerrogativas ordinarias, especificas y de campaña; que debían elaborarse informes trimestrales, anuales y de campaña; y que la información contable, se introduciría en un software; en pocas palabras, la contabilidad sería en “línea” y en “tiempo real”.

Pero el tema más escabrosos de todos, fue cuando se abordó el financiamiento de las campañas y el concepto de “donación”. Se dijo, que los candidatos debían reportar todo, casas de campaña, teléfonos, automóviles con megáfonos, salones, carteles, lonas, gorras, playeras y hasta los tamales que se regalaban; inclusive, hubo una pregunta, por cierto generada por Coxtinica que causo revuelo; preguntó que si se contrataba a un grupo de banda como “La Arrolladora” y esta decidiera “donar” un concierto a favor de un candidato, ¿que ocurriría?. Pues resultaba, que de cumplirse ese supuesto, no podría darse tal donación y que dicho concierto, debía de cuantificarse su valor en pesos y sumarse, en los gastos efectuados, con las únicas limitantes de no rebasar los “topes de campaña”. Debían pues los candidatos, cuidar sus gastos, pues de rebasar dichos “topes”, en “más de un 5%”, corrían el riesgo, de que la elección se anulara.

Nadie de los ahí presentes entendió ese dato. Sus preguntas parecían mas inconformidades por tal donación, que preguntas propiamente técnicas. Pues a todos los presentes, les pareció injusto, que se tenía que cuantificar valores unitarios de las playeras, gorritas, lonas, pulseras, calcomanías, las aguas o los tamales, las naranjas o cualquier otro bien consumible, que se aportara en la campaña.   Como si el partido, o los candidatos, tuvieran mucho dinero.

Sin embargo, en estos temas del financiamiento, ganas mas la ignorancia, la sospecha, el insulto político de decir "ratero", que la verdad, que el aspecto técnico y legal; inclusive, de la voluntad jurídica de promover la búsqueda de esa verdad y de su consecuente responsabilidad. 

Era desde luego un tema complicado, había que estudiar esa rama especializada del derecho electoral, que es financiero; conocer, los derechos, obligaciones y prohibiciones, de los partidos, en el manejo de los recursos públicos.  En verdad, que no observe en ninguno de los ahí presentes, interés o habilidad en el manejo del tema. Ericka, la Secretaría de Asuntos Jurídicos, ni se aparecía, y el buen compañero Edgar, sólo permanecía callado, escuchando y solamente escuchando.

Lo importante de aquel curso, es que, la “estructura” coincidió por vez primera; ahí estaba, la Profesora Rosa, el líder Conrado, Tomo Almazán, José Luis, Minerva, Diego y otros más.
Los tiempos de la campaña, poco a poco, se aproximaban, mientras que el equipo, poco a poco se integraba.

El Partido Humanista en el Estado de México, aun no tenía oficina en donde instalarse, aunque bien, Raymundo y la profesora Rosa, habían logrado conseguir una casa, amplia con seis recamaras, sala, comedor, cinco baños, estacionamiento para unos ocho carros; todo esto con una módica renta de 18 mil pesos; una oficina, que aun no estaba equipada de escritorios, computadoras, ni de personal, pero que sería la sede oficial, del Partido Humanista en el Estado de México. 

Entonces el Profe, no dudo a convocar a todos los integrantes de la Junta Estatal de Gobierno. 


18




En lo que llegaba la primera sesión ordinaria de la Junta Estatal de Gobierno del Partido Humanista en el Estado de México, Francisco y yo, hablábamos de temas interesantes, tengo que reconocerle, que con él, aprendí a utilizar, el “lenguaje incluyente” o el llamado ”lenguaje de derechos humanos”.  – “No se dice “puto”, “maricón”, “joto”; se dice persona del grupo de población LGBTTT”. “No se dice “viejito”, “abuelo”, “ruco”, se dice, persona “adulto mayor”; “No se dice “enano”, “chaparro”, se dice, persona de talla baja”. Así pues, Francisco Nava, nos corregía el modo de hablar y predicaba, el amor y el respeto a los derechos humanos. Discurso por cierto contradictorio en su persona, su adversión a Coxtinica, lo hacía ver, como una persona demasiada envidiosa e intolerante. 
.
Un día Berenice me contó una anécdota que vivió con Alma, me dijo que en el IEEM, recibió la dotación mensual de papelería y que se disponía a recogerla, cargando cajas y paquetes, bajando y subiendo escaleras, mientras que Francisco, sólo las observaba como cargaban, jamás tuvo éste el gesto caballeroso, de ayudarlas a cargar. “¡Era un patán¡”. “¡Hablaba de derechos humanos, pero no los ejercía, no los cumplía, era falso, por no decir, hipócrita¡”.

No creo que fuera eso, simplemente, Francisco quizás era intolerante con las personas que consideraba, tenían un perfil educativo inferior. Por ejemplo, cuando fueron las comisiones de participación ciudadana y cultura democrática, en la que participaba Berenice, Francisco nunca la dejo intervenir en la Comisión, no la dejaba hablar, quería evitar, que “la escuincla, dijera pendejadas”; no se diga Isidro Coxtinicia, que avergonzaba al partido, cuando acudía a las comisiones a dormirse.

Tengo fotografias de ese gordo cuando se duerme en las sesiones, llega tarde además, nunca esta, no nos posiciona, no dice nada en las sesiones; no es posible que Celis, no haga nada.

-      Celis va tomar la decisión de removerlo, tarde o temprano lo va hacer – decía Minerva, quien lo conocía más – lo que pasa, es que no quiere “quemar” al Partido. El sabrá en que momento. 

Sin embargo, Francisco Nava, usaba también el mismo argumento: “¡Tenemos que cuidar la imagen¡”. No podemos desaprovechar el foro del IEEM, con representantes pendejos, que solo vienen a dormirse o a decir pendejadas, o que hablan, sin el debido uso del lenguaje de los derechos humanos.

Cierto. El Partido Humanista, tenía marca de “humanista” y por lo tanto, debía ser, el Partido de los Derechos Humanos. El problema, es que quienes estábamos involucrados en el proyecto, poco o nada de derechos humanos sabíamos.

Isidro, cuando hablaba no se le entendía nada; Francisco, aunque fuera el “patán” que decían que era, si se le entendía cuando hablaba y yo por mi parte, sólo observaba, callaba y escribía.

El profe, nunca va quitar a Celis de la representación – le decía a Francisco – ambos son iguales.

Francisco, se quedo callado.


19

Francisco tenía la tesis de que el Partido Humanista había  logrado obtener su registro, porque había sido el último partido político en registrase y fue por eso, que de “puro churro”, logró obtener registro. Al pedirle me explicara esa hipótesis, me dijo palabras más y palabras menos lo siguiente:

Que existía una “industria” de ciudadanos acarreados que vendían su voto y su asistencia a las asambleas, para aquellas asociaciones civiles que buscaban constituirse como partidos políticos y pudieran cumplir los rigurosos requisitos que exigía la ley, para conformar nuevos partidos políticos; resulta pues, que una vez que el INE revisa los padrones de asistencia, el último registro borraba lo anteriores, de tal forma, que por eso, el Partido Humanista logró su registro, porque fue el último partido en registrarse.

¡Vaya¡, ¡vaya¡. Uno pensando en que los ciudadanos acuden libremente a las asambleas para conformar nuevos partidos políticos y Francisco, diciéndome que no era así, que existía toda una industria del voto y el asambleísmo “comprado”, al mejor postor de quien quisiera hacer partidos políticos. Era obvio. Así se formó el Partido Nueva Alianza.

EL PRI y el PAN, les tocó ser partidos privilegiados; sobre todo el PRI que hizo la legislación electoral en 1946, reconociendo en su entonces mayoría legislativa en los congresos, a los partidos políticos que ya existían, entre ellos el PAN. De tal forma, que el gobierno hizo al PRI y un pequeño contrato de asociación civil, hizo al PAN. Ninguno de estos dos partidos, ha vivido la experiencia de conformar un partido político, como en su momento, lo hizo el Humanista. Simplemente su derecho de historia, así lo hizo.

El PRD se hizo partido, gracias a que el Partido Mexicano Socialista, le cedió su registro. Es decir, el PRD nunca vivió un proceso constituyente, sino que “recibió”, la franquicia del PMS, para poder ser el partido que ahora es.

El Partido del Trabajo PT y el Partido Verde Ecologista Mexicano PVEM, nacieron, gracias a las bondades de la ley electoral de 1990, que al igual que la ley electoral de 1977, otorgó facilidades a las asociaciones civiles, para conformar “nuevos partidos políticos”. Estos partidos, inclusive perdieron su registro en 1991 y lo volvieron obtener, meses después, para volver a participar en las siguientes elecciones.

El Partido Movimiento Ciudadano, llamado antes, “Convergencia Democrática”, se creó gracias al emporio económico del exgobernador de Veracruz Dante Delgado; político que inclusive fue encarcelado durante el régimen de Ernesto Zedillo, acusado de actos de corrupción, pero que salió de la cárcel, inocente, al igual que su contemporáneo Raúl Salinas de Gortari y otros ilustres reos, “injustamente” acusados.

El PT, MC y PVEM, han sido partidos políticos que han logrado sobrevivir, gracias también, a las bondades de la ley electoral.  Nunca tuvieron prohibiciones para aliarse en coalición con partidos “grandes”. Tan sólo el PT y MC, se sumaron al PRD en las campañas electorales de 2000, 2006 y 2012; mientras que el PVEM, también lo hizo, en el año 2000 apoyando al PAN y en el 2006 y 2012, apoyando al PRI. Quizás por esa razón, esos partidos, al día de la fecha sigan sobreviviendo.








Nueva Alianza, fue un partido, que se conformó, gracias a las estructuras corporativas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, concretamente, de su ex lideresa Elba Esther Gordillo.


El caso de MORENA, se conformó también, bajo la escisión del PRD, el liderazgo de su dos veces excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador y también, así hay que decirlo, gracias al apoyo de los recursos públicos, de aquellos municipios y/o entidades federativas, gobernadas por el PRD, que se salieron de este partido, para conformar MORENA.




Encuentro Social, se dice, que se constituyó gracias al apoyo de las iglesias cristianas evangélicas.





¿Y el Humanista, como carajos se formo?. Ignacio Pinacho me respondió que el Partido se formó, de la alianza de varios liderazgos sociales que no se sentían representados, en ninguno de los partidos políticos tradicionales. Sin emabrgo, era notorio que había sido la alianza de dos organizaciones sociales, dedicadas al agro, UNIMOSS encabezada por Eduardo Javier López Macías y CODUC, cuyo líder era Ignacio Irys Salomón. El tercer grupo fue MRD, de Ricardo Espinoza. 

En conclusión, Si no existe una organización fuerte económicamente, con respaldo social, de Baja California a Yucatán, que no sea, un sindicato nacional, una iglesia religiosa, inclusive otro partido político, difícilmente, cualquier organización de ciudadanos pueda cumplir los requisitos absurdos establecidos en la ley.  

Y es que para motivo de vergüenza, la forma que nuestro derecho regula en la conformación de nuevos partidos políticos, es demasiado compleja. Hay que hacer por lo menos, 200 de 300 asambleas distritales, con una asistencia de por lo menos 300 personas en cada asamblea y la suma de todas las asambleas, no debe ser inferior al 0.26% de las personas inscritas en el Padrón Electoral.  Esto equivale a por lo menos tener más de 220 mil afiliados.

A cambio de eso, el Partido recibe un financiamiento público, que permite a los “dueños” del mismo, manejarse libremente, es decir, administrarlo de la forma en que más le convenga. Es decir, de manera “discrecional”.

Los partidos políticos a diferencia de los entes gubernamentales, no tienen su presupuesto etiquetado al 100%, es decir, los partidos únicamente esta obligados a destinar el 2% para actividades específicas de mujeres y capacitación y el resto de su financiamiento, pueden otorgarlo de manera libre, sin límite alguno. Pueden hacer contrataciones sin acudir a la ley de Adquisiciones, o contratar en la nómina del partido a sus familiares, sin incurrir en nepotismo; y si bien, ya estaban obligados a transparentar sus finanzas, cierto también lo es, que no existe sanción alguna contra el incumplimiento de esas obligaciones. Esto significa que en el caso de las dependencias gubernamentales si estos incumplen con las obligaciones legales de transparencia, los servidores públicos enfrentan los procedimiento administrativos ante Contraloría Interna por incumplir con dichas leyes, situación que no ocurre con los partidos políticos, pues si estos incumplen, no pasa nada.

 “¡Aquí se maneja un chingo de lana¡”, “nomas que lleguen los candidatos, vas a ver los pesos, uno tras otro, no te imaginas cómo es esto”.  Hay que estar pendientes para cuando suceda eso.  Me decía Francisco que hacer partidos políticos era un excelente negocio y que además, podía uno recuperar la inversión, desde los primeros meses.

Tiempo después, platicando con Benjamin Morgado, un exmilitante panista, me decía algo parecido, él me contaba que ya había participado antes en la conformación de un partido político y que le tocaba ser algo así como “operador logístico”, decía que su trabajo era acudir a un Banco Inbursa y retirar dinero en efectivo, para entonces, repartirlo a la gente, el día de las asambleas. Les podía dar de 100 o de 500, dependiendo de la zona.  Me platicó inclusive, que el partido que estaba conformando, era de un familiar cercano a Carlos Slim y que a la mera hora, habiendo cumplido el mínimo de personas asistentes, no pudo obtener el registro por una puta pendejada, pregunte cual, me respondió que no cumplió con la observación del IFE, de modificar los Estatutos. Me dijo inclusive, que dentro del Jurídico de ese Partido, se encontraba Matus, un abogado del Partido Humanista; Benjamin recordaba esa anécdota, con algo de molestia e incredulidad, saber que se había perdido el registro del partido en el escritorio, era algo inconcebible.

Quizás, me hubiera gustado escribir la historia, desde el principio, desde que se hicieron las asambleas. Describir, todas las proezas que hacen los ciudadanos con principios para conformar nuevos partidos políticos; inclusive, decir también, lo que hacen, las personas que hacen de esto, su modus vivendu.

Resulta pues, que Celis me platicó su historia, me dijó que participó en el proceso de la constitución del Partido Humanista por la invitación y recomendación que le hiciera Raymundo, con don Ignacio Irys Salomón. Este ultimo, a quien se le atribuye haber hecho, cinco partidos políticos y todos ellos, con perdida del registro.

Fue así, como Javier López Celis, abandonó el PRD para irse al Partido Humanista.

Don Nacho Irys - me explicaba el Profe Celis - buscaba operadores para conformar asambleas en toda la República Mexicana. Me pidieron que le hiciera unas y yo, se las hice. Para hacer una asamblea, necesitas tener recurso, porque necesitas contratar salón, sillas, mesas, sonido, computadora con impresora para el fotocopiado de las credenciales de elector y ofrecerle a los asistentes, algún incentivo para que acudan a ella. Es obvio que esta es una realidad. “Si no hay recurso, no hay condiciones de operabilidad”.  “pero para mi, era una chamba, más”, “pero nunca pensé que pudiera enamorarme del proyecto”. “Nadie pensó que la fractura del PRD, fuera en proporciones inimaginables”. "Qu existieran personas, que realmente se sumaran al proyecto". 

La legislación electoral esta hecha, para que no se hagan partidos políticos. Hacer un partido político, definitivamente, es una empresa política, donde el interesado, tiene que “invertir” dinero y la manera de hacerlo, es, “movilizando gente”. La gente ya no la convences con despensas, cada vez es más difícil; lo triste de todas esas palabras, es saber, que no existe cultura política, conciencia cívica, que las personas o la mayoría de ellas, no les interesa la política. Es cierto, muchos venden su voto y hasta sus asistencia en una asamblea.  Hemos convertido la política, en un vulgar tianguis.

Las personas no les interesa la política y la concepción que tienen de los políticos, es totalmente distorsionada. La gente piensa que el político, tiene mucho dinero, que es mentiroso, que es cínico, que es ladrón, que es influyente; pero la verdad, es que son puros estereotipos; los ciudadanos no participan en la política, porque les preocupa más el futbol o las telenovelas, cuando la política, es uno de los tantos derechos y actividades, en las que se encuentra sumergidos los seres humanos y que sirve, precisamente para solucionar problemas comunes. 

Sin embargo, lo cierto es, que mientras la inmensa mayoría de los ciudadanos no participen en la política, esta actividad, seguirá siendo ejercida, por unas cuantas personas, que conocen “su negocio”. personas que inclusive, no ven con buenos ojos, el ingreso de personas ajenas a dichos partidos políticos;  "partidos cerrados", que inclusive, constituyen "negocios familiares" de sus principales lideres; cuestión que se dijo también ocurrió en el Partido Humanista, por una parte la familia de Javier López Macias y por la otra, la esposa e hijos de Ignacio Irys Salomón.  

Al menos en el Estado de México, no participaron, ni las esposas, ni los familiares, de Javier López celis y Abimael Vilchis; salvo Raymundo, que tenía a su hijo, también de nombre Raymundo, participando en el Partido. 

Por otra parte, muchos de los que intervienen en política, lo hacen inclusive, con el afán de extorsionar el partido, es decir, de “venderle” servicios, bienes o buscar simplemente chamba. Creen que el papel del partido político, es dar dinero o empleo de “políticos” a sus militantes y claro error. Eso no son, ni deberían ser los partidos políticos.  Pero lamentablemente, eso le ocurrió al Humanista, hubo personas que se acercaron a él, porque pensaban, que como era partido político, “tenía mucho dinero”.

Inclusive, pareciera "chiste" lo que voy a decir; pero existe una industria del acarreo y del manifestodromo; organizaciones que pueden juntar cien, quinientas o miles de personas, en cualquier mitin, marcha, manifestación, al servicio presencial, del candidato o partido que los contratara.  Fue el caso, por citar alguno de ellos, del "Movimiento Antorcha Campesina", que se encontraba interesada en "apoyar" al Partido Humanista. El Profe Javier López Celis no acepto ese apoyo; de haberlo aceptado, se hubiera corrido el riesgo de que el "movimiento antorchero", se "comiera" al Partido. 

Igualmente, pensando también en la oportunidad de hacer negocios, fue como se acercó conmigo, Enrique Barrón, un antiguo exjefe del Gobierno del Distrito Federal, dedicado a la industría de la edición y la publicidad. Me ofrecía paquetes económicos, para que el Partido Humanista, pudiera no solamente imprimir su propaganda en lonas, calcomanías, carteles, playeras,  sino que también, pudiera contratar espectaculares, en las principales vialidades del país.  

La renta de un espectacular, oscilaba de 50 a 300 mil pesos mensuales, según su ubicación.  era increíble, como un partido político, aparentemente "chico", como MORENA, lograba contratar espectaculares a esos precios; el Partido Humanista, no tenía esos recursos. 

Pero como explicarles, que yo no manejaba el dinero, del Partido. Inclusive, mis principales ingresos provenían de mis ahorros, no de lo que la política me pagaba. Esta situación personal, a la larga, me costó mi separación matrimonial.

En el Humanista trabaje con gente joven, con gente nueva, que no la había conocido, ni tratado  en el PRD. – me decía el Profe Celis con demasiado orgullo.- Entre al Partido, gracias a Raymundo, tebngo que reconcoerlo. Fue él, de los precursores de la constitución del Partido en el Estado de México. Logramos construirlo, Abimael, Raymundo, Conrrado y hasta Diana Montiel que nos apoyo esta última, con una asamblea.




El proceso de las asambleas constitutivas del Partido Humanista en el municipio de Nezahualcoyotl, fue gracias a dos liderazgos, uno era Diego, el otro Karina.  Diego, había operado en Neza, con buenos resultados, inclusive, le había ayudado al Partido Encuentro Social a constituirse en dicho municipio; mientras que Karina, buena operadora, hizo también lo propio, siempre acompañada, de su inseparable amiga Luz Naranjo.

Un día, no pude contactar a Karina – me platicó Celis - y necesitaba una información urgentemente y fue, cuando le llame a Luz Naranjo, era de noche, como eso de la una de la mañana y la tuve trabajando, a esas horas;  a partir de ese momento, me cayó bien Luz Naranjo y se me hizo fácil invitarla, tiempo después, como la Comisionada Estatal de Elecciones.

Fue así, como esta personaje, ingreso al Partido. Luz Naranjo me dijo que ayudo a conformar una asamblea, que había participado en política, en el PRI y que inclusive, había sido candidata a diputada federal por el extinto partido Alternativa Social Campesina.     

En Tepozotlan, fue Ricardo Acho, un empresario restaurantero de dicho municipio, quien ayudo también a conformar al Partido; en ese proceso, intervinó también Alma, cuyo papel fue, hacer las tortas, para que las personas que acudieran a la asamblea, por lo menos comieran.

Nunca olvido que la gente que participa en la política, cuando llegan al poder, no forman parte del gobierno y eso se me hace injusto . – me decía Celis – Se olvidan de ellos y al gobierno llegan personas, que jámas participaron en la campaña. Declaración que se me hizo ilusa, el gobierno, o ningún gobierno, debería ser botín de los políticos; la administración pública, concretamente, debe estar en manos de los técnicos, no de los políticos.  Pero eso, me lo quede callado. ¡hay cada bruto¡. 

Sin embargo por momentos, cruzó en mi la idea, que si el Partido Humanista lograba obtener diputaciones locales, federales y ayuntamientos; yo podría entrar a trabajar en esos lugares, donde habría mayor estabilidad y desde luego, mejores ingresos. Fue en ese momento, donde nació en mí el interés de lo que significaba trabajar en la política. Laborar como asesor, en la Cámara de Diputados, en el Congreso local, en alguna presidencia municipal, ¡Ufff¡. Podía ayudar a muchos de mis compañeros, de mis exalumnos, inclusive a mi familia. Bien valía la pena, que diariamente me empobreciera. Darme mis vueltas a Toluca, aunque viera, dos o tres veces más en el autobus, la misma pelicula: 

¡Frozen¡. 



Quizás, fue en ese momento que empecé a tener una empatía con el Profe, a quien lo veía trabajar intensamente  para ganar elecciones y en ella, “colocar” a su gente. Recorría un municipio y luego otro, conformaba juntas y mas juntas, y desayunaba, comía y cenaba con aspirantes a candidatos  y después con otro y luego otro; dormía en donde le agarrara la noche. Parte de su vida, se la pasaba en el automóvil, acompañado de Minerva, después Josefina.  El Profe Celis creía en el proyecto, inclusive, Francisco Nava también creía en el proyecto. Volteaba y los veía a todos, y también, todos creían en el proyecto.

¡Menos yo¡.  Dentro de mi pensaba, tengo que confesarlo: "¡Pendejos, van a perder el registro¡". 


20




Hay que hacer una consultoría política, para dedicarnos a la búsqueda y capacitación de candidatos; la vamos a necesitar, van a llegar varias personas con los recursos económicos suficientes, pero con la nula experiencia en participar. – Eso me aconsejaba Francisco Nava, en lo que yo sólo escuchaba.

Había que hacer un "FODA".  Fortalezas, Oportunidades, Amenazas y Debilidades del Partido Humanista. elaborar un programa metodológico, con indicadores y objetivos concretos a corto, mediano y largo plazo. Un trabajo por demás cientifico, donde pudiera medirse y obtenerse los resultados deseados; pero al parecer, nada de eso existía. El Profesor Celis, recorría todos los rincones del Estado, sin la debida metodología, mas que con su voluntad, de "echarle muchas ganas". 

La política electoral es una ciencia, no una buena voluntad de "echarle muchas ganas". 

Mi tesis profesional, será, porque un partido, pierde o puede obtener el registro y por eso, lo quiero enfocar, con el caso del Partido Humanista. Eso también me decía Francisco Nava, obviamente que cuando me lo decía, dentro de mí, me reía, pues yo estaba haciendo precisamente esa investigación. (la que actualmente escribo).

No podía abandonar el Partido, ni aceptar las propuestas, de regresar a la Contraloria General del Distrito Federal. ¡No lo hare¡, Prefería quedarme una y mil veces en el Partido Humanista y esperar hasta el final; saber lo que ocurriría el día 7 de junio del 2015. Viviría los próximos meses una campaña electoral y describiría, todas las experiencias que llegara a vivir. En verdad, que pese a mi escepticismo, quería que el partido, lograra obtener el mínimo del 3% de los votos. 

Fue así como se llevó a cabo, nuestra primera reunión de capacitación electoral con toda el personal del Partido Humanista del Estado de México. Fue ahí, donde conocí a Marisol, lider del Partido en Tecamac; Gilberto, el Secretario de Relaciones Laborales del Partido y donde también, tuve la oportunidad de conocer a José Luis, el Secretario de Elecciones del Partido.  Conocí a otras personas, que no recuerdo el nombre; lo que si me consta, es que acudieron a la convocatoria, Ericka la Secretaria de Asuntos Jurídicos y Luz Naranjo, nuestra Comisionada de Elecciones.  (¡Luz, Luz,Luz¡)   

José Luis estaba molestísimo. Como Secretario de Elecciones, se acercó con Francisco Nava y conmigo, para manifestar su inconformidad por las graves omisiones en que estaba incurriendo Isidro Coxtinica. No tenía mapas para operar, lo que era un absurdo, pues Coxtinica lo que tenía en su oficina, eran kilos y kilos de mapas y engargolados con las secciones electorales y José Luis, nuestro Secretario de Elecciones, no podía operar. Algo estaba mal. Porque un Secretario de Elecciones no podía operar en su trabajo técnico y si en cambio, el Representante del Partido en el IEEM, tenía toda la información y documentación, sin que este la compartiera.

Ese era el momento de destituirlo. Coxtinica no había ingresado los representantes en los Consejos Distritales y Municipales y Luz Naranjo, recibió un cumulo de quejas, por esa omisión; de que servía que Celis recorríera el Estado, constituyera "Juntas Municipales de Gobierno" y tuviera cuanto desayuno y comida con los lideres regionales, si su flamante Representante de Partido, no ingresaba el oficio para la acreditación de los representantes, todo por la sencilla razón, de que “tenía mucho trabajo”. ¿Para que carajos teníamos representante en el IEEM?

O sea, la excusa más imbécil e incompetente que he escuchado en toda mi vida laboral. No era posible que Isidro continuara un día mas en la representación, pero lo que se me hacía difícil creer, era que el propio Celis, acudía a defender a su inepto representante, “desactivando” todo tipo de grilla. Diciéndonos a Francisco y a mi, que el motivo de la reunión era una capacitación electoral, no un quejodromo y que mejor, “nos calmaramos”, "no hicieramos olas". 

A partir de ese momento, dije, “esto valió madres”, José Luis, tuvo que “disciplinarse” y no manifestar su inconformidad contra Coxtinica como lo hubiera gustado hacer. Al igual que Luz Naranjo se quedo callada y su amiga, Josefina Quintana, nuestra Comisionada de Vinculación, también se quedo callada.

Javier López Celis mandaba en el Partido y todos, absolutamente todos, obedecían. ¡Inclusive Yo¡. 

Francisco Nava dio una excelente exposición, pues tomo un pizarrón y simulo una cancha de fútbol, haciéndonos saber que en el proceso electoral, que posición teníamos que jugar; preguntándonos, si nos sentíamos en la "defensa", en la "media", en la "delantera", en la "banca"; si eramos "jugadores" o el "Director Técnico".

Brillante metáfora, pues automáticamente, los ahí presentes comenzaron a ubicarse en la posición en la que se encontraba.   “¡Todos eran directores técnicos¡”. Coxtinica, ni siquiera era eso, el se creía el "dueño del equipo".

El tema de los recursos nuevamente generó discusión, cuando Coxtinica habló de los dineros. Ahí estaba la “pandilla” de Chicoloapan, encabezada por Cristian, quien pidió recursos para poder montar su oficina y pagar las cuentas del telefono. El profe de plano, tuvo que interrumpir a Coxtinica y decir, que no había dinero. Que cada quien, montaría su oficina con los recursos que tuvieran y que tan pronto, se tuvieran recursos, estos de distribuirían en la medida de las posibilidades del Partido. reiterando una y otra vez más, que el Partido, no tendría el dinero que se esperaba. 

A esa exposiicón, acudió también nuestra Secretaria Nacional de Elecciones Diana Montiel, quien sólo tomaba nota y observaba. En el receso, después de comer ricos tacos de guisado placeros, todo esto, en el auditorio del IEEM, Francisco y yo le preguntamos a Diana, que le parecía la capacitación, nosotros esperando que nos dijera algo bueno, sin embargo su respuesta fue seca y tajante:  ¡Mal¡.. Nunca nos dijo Diana Montiel, porque estaba mal la capacitación. Su respuesta la considere, si bien "respetuosa", demasiado ofensiva y sin fundamento.  

Después el profe Celis se acerco a donde estaba Francisco Nava sentado y le hizo un atractivo ofrecimiento. Le dijo, que preparara su documentación, sobre todo el cambio de residencia del Distrito Federal al Estado de México y su constancia de residencia, porque él, sería uno de los candidatos a diputado plurinominal.

Francisco Nava me comentó que ese ofrecimiento se hizo, para que dejara de molestar a Coxtinica; en pocas palabras, era una manera de "llegarle al precio". Yo le dije a Francisco que aceptara el ofrecimiento, que ya después, se acomodarían las fichas. No siempre se tenía ese tipo de ofrecimientos, de ser diputado. no siempre se tiene tampoco la oportunidad, de trabajar cercanamente de alguien, que puede llegar a ser diputado.  

Aquella vez, al retirarnos del IEEM, Francisco y yo molestos por la forma en que se solapó y se protegió el error de Isidro Coxtinica, éste nos abordó en la salida, de una manera ratadora y amigable, con un tono burlón y mandón, nos preguntó, que cuando nos íbamos a presentar, que no se nos olvidara que teníamos que cubrir guardia, que ya momento de que se nos acabara el descanso; en pocas palabras, nos dio entender que ya nos pusiéramos a trabajar. ¡O sea¡. Francisco y yo, eramos los pendejos y los huevones. 


Obvio que nos dio coraje. Isidro Coxtinica podía cometer mil pendejadas y Celis, jamás lo removería.  ¡Calmate Francisco¡. ¡Hazte la idea, de que ese cabrón, no se va remover¡.   – ¡Pero ese pendejo, nos va llevar al baile¡  ¡Nimodo¡. ¡La culpa será de Celis¡.

¡El Partido, va valer madres¡