¿CUANTO DEBEN GANAR LOS MINISTROS DE LA SUPREMA CORTE?




Pues bien, dicen por ahí, que los Ministros de la Suprema Corte ganan mucho dinero y que sus salarios superan a más de los 500 mil pesos,  basta ver nomas el “Acuerdo por el que se autoriza la publicación del Manual que regula las remuneraciones de los servidores públicos del Poder Judicial de la Federación para el ejercicio fiscal dos mil dieciocho”, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 27 de febrero de 2018, para darnos cuenta qué hay Ministros de la Suprema Corte que tienen un salario mensual de 269 mil pesos, más un “Pago de Riesgo” mensual de 554 mil pesos y un “Aguinaldo-Prima Vacacional Anual” de 444 mil pesos mensuales; la cantidad suena demasiado alta, tomando en cuenta que el salario mínimo mensual es de 2,836 pesos mensuales, que el cajero de un centro comercial gana aproximadamente unos 4 mil pesos, o bien, que el gerente de una tienda departamental gana apenas los 14 mil pesos mensuales.  El que un funcionario gane  en un mes, más de los que millones de mexicanos no podrán ganar en su vida, desde luego que resulta indignante, más en un país desigual como el nuestro. 

¿Pero entonces porque dicen, porque ningún funcionario puede ganar más que el Presidente? 

El 24 de agosto del 2009 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto de reforma constitucional al artículo 127, mediante el cual se estableció, que ningún servidor público podía ganar más salario que el Presidente de la República.  

Sin embargo, ya desde 1994 se había reformado el artículo 94 de la Constitución para establecer, que la remuneración de los Ministros de la Suprema Corte no podría reducirse durante su encargo, (el cual por cierto,  tiene una duración transexenal de quince años). 

Así pues, el Presidente de la República conforme al último Decreto de Presupuesto de Egresos 2018, tiene un ingreso mensual de 207 mil pesos, lo que pareciera que los Ministros de la Suprema Corte contravienen con dicha disposición, pues estos ganan cuatro veces más de lo que gana el Presidente. ¿Esto es normal?. 


La reforma constitucional del 2009 que se hizo al artículo 127, estableció un artículo transitorio, para que el sueldo de los ministros de la Suprema Corte se fueran “ajustando”, en los siguientes decretos anuales de presupuesto de egresos y que estos, obviamente no fueran retroactivos.  De tal forma, que no todos los ministros de la Corte ganan lo mismo y se prevé, que los próximos ministros de la Corte, tendrán ya este “salario ajustado”. 

Sin embargo, lo cierto es, que aún con el “salario ajustado”, lo que perciben hoy en día los Ministros de la Suprema Corte, es por encima de lo que gana el Presidente y por ende, genera fuertes polémicas, molestias y muchas propuestas, algunas de ellas racionales y otras más realmente exageradas, al grado de pedir la desaparición de la Suprema Corte. 

Hay muchas cosas que los mexicanos debemos aprender. Nuestra tradición y cultura política, asimila al Presidente de la República, como el funcionario público más importante de todo el país, pero realmente, no es así o al menos, existen otros poderes como el Legislativo que se compone de 500 diputados y 128 Senadores, así como el Poder Judicial, el cual se integra de 11 Ministros que conforman la Suprema Corte de Justicia de la Nación. 

En México cada Poder, dentro de la vida de una República, tiene funciones específicas. El poder Legislativo por ejemplo elabora las leyes, el Poder Ejecutivo “ejecuta” (o aplica) esas mismas leyes; mientras que el Poder Judicial, lo que hace es “juzgar” que esas leyes, no contravengan de ninguna forma a la Constitución Política. 

El Poder Judicial es por lo tanto un Poder, cuya misión, es velar porque la Constitución se cumpla. No es poder mediático que llame tanto la atención como el Legislativo o el Ejecutivo, pero su función no deja de ser importante, dada la complejidad técnica que implica la argumentación jurídica de quienes acuden a esta a controvertir cuestiones jurídicas de interés nacional o de una “complejidad técnica” que solo entienden los abogados y también desde luego, por el tipo de asuntos e intereses que pueden someterse a su jurisdicción y cuyo “poder económico” o “invisible”, pudiera fácilmente “corromper” a la impartición de justicia. 

No se pretende desde luego justificar o reprochar el alto salario que perciben los Ministros de la Suprema Corte, pero si al menos, se busca alimentar el debate en una discusión producto de la racionalidad y no de la indignación. 

En este mundo global y de auge de la Revolución Informática, lo que más sobra hoy en día, es el dinero. Existen cientos de empresas cuyos ingresos económicos, superan en mucho, al Producto Interno Bruto de muchas naciones. 

Por ejemplo, dentro de las empresas lícitas, Apple  cuenta con ingresos estimados en 754 mil millones de dólares, Alphabet 579 mil millones de dólares, Microsoft 509 mil millones de dólares, Amazon 420 mil millones de dólares, Facebook 411 mil millones de dólares, Exxon Mobil 340 mil millones de dólares, AT&T 256 mil millones de dólares, Nestlé 239 mil millones de dólares, Procter&Gamble 230 mil millones de dólares. 

Por ejemplo, la empresa petrolera Exxon Mobile obtiene ingresos cerca de los 7 billones de pesos al año, dividida esta cantidad en 365 dias del año, sus ingresos son de 18 mil 630 millones de pesos al día, lo cual a su vez, divididos en las 24 horas del día, da como resultado la cantidad de 776 millones de pesos la hora, divididos estos todavía en 60 minutos,  tenemos esta empresa obtiene 13 millones de pesos por minuto. 

El pago de todos los Ministros de la Suprema Corte implica 9 millones de pesos mensuales, pero el dinero que recibe Exxon o Facebook, o cualquiera de las empresas que antes mencione, lo recaudan en tan sólo un minuto. 




¡Queda claro que el poder económico puede pagar en una hora, a más de 600 Ministros de la Corte! 

Tan solo en México American Movil, la empresa de Carlos Slim vendió en el 2016, la enorme cantidad de 975  mil millones de pesos,  por lo que haciendo cálculos parecidos a los antes hechos, le bastaría 9 minutos de sus ventas a dicha empresa,  para pagarle el salario a los Ministros de la Suprema Corte. 

Casi en el mismo tenor, se encuentra WalMart o FEMSA, la empresa embotelladora de “Cocacolas” más grande del mundo, dueña también de las tiendas OXXO y próximamente de las gasolineras que se duplicarán en el país. 

Una Suprema Corte con ministros remunerados, en teoría implica una garantía de autonomía y libertad, no solamente ante los otros poderes políticos constitucionales del país, ya sea el Legislativo o el Ejecutivo, sino también, ante otros poderes fácticos como las empresas antes mencionadas. 

Pues bien supongamos un litigio ventilado en la Corte, donde participen en forma directa o indirecta, estas empresas. 

Pienso entonces que un “salario alto” disuade la facilidad del ministro a corromperse. 

Pero también es cierto que con “salario bajo” o un “salario alto”, el Ministro puede corromperse. 

No se trata pues de un problema de dinero. Es un problema de ética pública, que bien vale la pena discutirlo. 

En el mundo global de los poderes fácticos, pensemos racionalmente y sin el apasionamiento político, si debe o no existir ministros bien remunerados.  Nada peor que una nación sometida a los intereses privados. 

¡Quizás lo que necesitemos en la Corte no sean ministros, sino Ángeles!. 




Entradas populares de este blog

¿POR QUE EL PRD PERDERÍA SU REGISTRO? (¡O bien, los damnificados del AMLOzazazo¡¡¡¡¡¡¡....)

OCURRENCIAS, CAPRICHOS, CORRUPCIÓN, OPACIDAD Y COSTOS DE LOS SEGUNDOS PISOS DEL PERIFERICO.

¡YUCATÁN LA CATALUÑA MEXICANA¡