viernes, 7 de diciembre de 2012

¡INNOVAR LA PROTESTA¡

 

 
Quisiera escribir esta carta, a todos aquellos que tengan oídos y la mente un poco despejada, sin odios, rencores, mucho menos prejuicios.

Quisiera dirigir estas palabras, a todos los denominados “presos políticos”, que participaron, en los “actos de rebelión” o de “vandalismo”, que afectaron nuestra Ciudad el pasado 1 de diciembre del 2012.

A los que no soportan a Enrique Peña Nieto.  A los que se dicen, del Movimiento “Yo Soy 132” o lo que queda de él.

¡Quisiera decirles muchas cosas¡.

La primera de ellas, es que no es con mentadas de madre, ni con pedradas a los granaderos, como van hacer “temblar” al gobierno.

Se necesita más que ochenta o cien mil voces unidas en el Zócalo capitalino, para hacer sacudir al país entero.
 

Se necesita, inteligencia, mucha serenidad, trabajo de calle y de activismo ciudadano y menos, pero en serio, menos “dogmáticos conservadores” y “soñadores revolucionarios”.

Entiendo que es una cuestión de principios, que la lucha social, encierra un poco de romanticismo; heroísmo, que muchos de sus participantes, darían hasta la vida misma por transformar este país.

Pero debe de existir un poco de racionalidad. ¡Mil veces racionalidad¡. Que lo sepan todos por favor: ¡Se requiere innovar la protesta¡.

El “odio”, el “insulto”, la “violencia” física o verbal, es tan dañina y ofensiva, como la misma agresividad institucional.
 
 

¿Porque hacer una manifestación y bloquear los carriles del Metrobus?. ¿Por qué diablos joderle la vida a los transeúntes, a los automovilistas y contaminar más a esta Ciudad?.

¿Por qué diablos grafittear el Hemiciclo Juárez?. ¿Qué acaso es un poder fáctico?. ¿Por qué atentar con nuestro espacio público?. Acaso les gustaría que entrara a sus casas y les rompiera la televisión, les rayaran sus puertas y paredes, les destruyera su comedor, su vitrina, mesas, sillas?.

¿Por qué hacer manifestaciones a Televisa y no exigirle a esta empresa, espacios, no para los egresados del ITAM, sino de la UNAM.  O sea, esa maldita terquedad de excluirse. ¡Carajo¡. Los medios de comunicación deben cumplir su responsabilidad social, no son propiedad de nadie. Porque no organizarse y exigir la apertura de los medios o participar activamente, en la formación de nuevos medios de comunicación.

¡Hay que ser más propositivos y críticos; y menos, criticones furibundos¡.

¿Por qué no emprender acciones legales colectivas o utilizar los mecanismos de participación ciudadana que ya existen en la ley?.
 

¿Por qué no conformar las Contralorías Sociales y vigilar, el ejercicio del gasto público, en sostener las burocracias, partidos politicos y el financiamiento a los programas sociales; algo así como 3 billones 700 mil millones de pesos anuales?.

¿Por qué no exigir mayor transparencia y rendición de cuentas a nuestros funcionarios?. ¿Cuantos no se estarán enriqueciendo y asegurando la vejez de sus nietos?.

 
 
Olvídense de esos mitos fantásticos, de los “partidos políticos buenos” y de los “partidos políticos malos”. ¡Esos son sofismas¡. El pasado ya paso. Díaz Ordaz esta bien muerto y nadie lo va a revivir. En cambio, los viejitos halcones y miembros del batallón Olimpia, siguen tan impunes, como hace 44 años y seguirán impunes hasta el día en que se mueran, cobrando en alguna nomina su quincenita, con su respectivo aguinaldo y vales de despensa, riéndose cada vez de los chavos ilusos que protestan por una represión y mientan la madre a Enrique Peña Nieto.

Dentro de diez años, esos señores estarán mas seniles y seguirán riéndose, como los jóvenes se organizan en movimientos sociales, y protestan, por la imposición y el fraude electoral a favor de Ebrard, Mancera, Eruviel, Manlio, Córdero, Videgaray, Chong o quien resulte ser el ganador de la próxima elección presidencial.
 
 

¿Por qué no joderle la vida al Presidente, con otras vías mas inteligentes, que una simple marcha?.

Entiendo que las manifestaciones son “catarsis”. Es cierto, son muy terapéuticas, constituyen válvulas de escape a toda la frustración individual y colectiva que uno puede sentir. Pero en verdad, no orillan a nada. ¡No se enojen, pero es en serio¡. Las manifestaciones van y vienen.

¿Por qué no mejor mandan miles de escritos de petición a las oficinas gubernamentales; o porque no organizan un maratón o un paseo ciclista dominical?. O una playa nudista. ¿Por qué no carajos tienen buenas ideas para protestar y siempre recurren a los mismo. ¡Ya Chole¡. Que no saben que esa inmensa mayoría ya los tienen hartos. Siempre repiten la misma historia y llegan al mismo resultado. ¿Cuál?.  ¡Perder¡…..¡Siempre pierden¡. ¿Qué no están hartos de perder?.
 
 
¿Cuando entenderán que existe una mayoría de la gente, que no le interesa marchar, manifestarse, ni sumarse a los grupos del face?. Cuando entenderán que esa inmensa mayoría, es “clase mediera”, que se encuentra en un estado de confort con el régimen. Que no tienen razón alguna para protestar contra el gobierno, mucho menos para rebelársele. Quizás lo que les diga, les puede doler, pero esa inmensa mayoría, son mayoría de a de veras.  Aunque no lo crean, hay muchos priístas de closet y hay otros priístas que se encuentran “prestados” en todos los partidos políticos.

Esa inmensa ciudadanía a la que llaman “apática” o “indiferente”, sean mayoría, no significa que tengan la razón. Eso es el principio racional en que debe estar basada la protesta. Asimilarse como una minoría critica que tiene la razón y que tiene la capacidad, la habilidad, pero sobre todo, la razón, para convencer a esa mayoría, engañada.

Pero no lo hacen, creen que hay fraudes electorales. Como si hubiera partidos políticos tan malévolos e ingeniosos que siempre ganan, a otros partidos políticos y candidatos, tan pero tan idiotas, que siempre pierden.

¡Pierden aún y con todo el apoyo y el recurso publico¡.
 
 

¡La protesta debe modernizarse¡. Ya no vivimos en el 68; dejemos por favor esas telarañas “sesenta y ocheras”; los tiempos cambian; la moral cambia, la historia cambia. Olvidemos por favor, en serio esos cuentos de “Walt Disney - revolucionario”, a lo que llamo, visión dogmática y conservadora. Ya no compren las camisas del Che Guevara, que seguramente, enriquecen algún modista burgués.
 
 

Una acción colectiva, puede llegar a la Suprema Corte y hacer más, en serio mucho más, que diez zócalos llenos.  Pero en este país, nadie propone acciones colectivas; ni tampoco iniciativas populares, ni mucho menos se han convocado a referéndums ni plebiscitos, organizados por el pueblo. ¡Faltan cabezas criticas e inteligentes¡. Pero estamos llenos de románticos odiosos, ilusos, que lamentablemente, algunos de ellos, viven la lamentable situación de estar recluidos.

Se requiere racionalidad más que pasión.

¡Olvídense por favor del pasado¡.

El mundo cambia, las ideas cambian, los problemas se vuelven más complejo; todo cambia, menos esa paupérrima visión de protestar a la antigüita.

Por favor entiendan. En México no habrá primavera árabe. Lean por favor los contextos de un país y el otro.

¡Mayor inteligencia y menor imbecilidad, de repetir, siempre los mismos errores ….¡