lunes, 1 de septiembre de 2014

LA ELECCION INTERNA DEL PRD EN LA DELEGACIÓN CUAUHTEMOC



El 7 de septiembre del 2015. ¡Es la elección interna del PRD¡. ¡No sé qué sea eso¡. Pero el evento, después de analizarlo concienzudamente, me doy cuenta, que es una fecha clave, no solamente para el futuro de dicho partido político, sino también, para la definición de las próximas candidaturas a los puestos de elección popular. Hablemos pues, en este caso, únicamente de la Delegación Cuauhtémoc; esto lo hago con el ánimo de generar y construir el debate que requiere una ciudadanía democrática e informada.

Se supone que los partidos políticos, son organizaciones de interés público, conformado por ciudadanos, cuyo principal objetivo, es conquistar o conservar el poder.

La pregunta que entonces elaboro es: ¿Qué poder tiene el PRD?. Respondo:  ¡Bueno, pues dicho partido, tiene el poder político del Distrito Federal, capital de la República Mexicana, la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal con sus 21 secretarias (Incluyendo la Procuraduría, la Contraloría y la Consejería); 57 entidades públicas, la mayoría de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y por deducción, su órgano fiscalizador, la denominada Auditoria Superior de la Ciudad de México; así como también,  14 de las 16 delegaciones políticas que conforman el Distrito Federal; algo así que se traduce monetariamente, en la cantidad de 155 mil millones de pesos que entran anualmente a las arcas públicas del Gobierno del Distrito Federal, sin tomar en cuenta desde luego, el dinero y las oportunidades de negocio tanto lícito como ilícito que pudieran ofrecer esta gran Ciudad.




La Delegación Cuauhtémoc, una de las 16 demarcaciones territoriales en control político del PRD, maneja un presupuesto público de 2, 277 millones de pesos; que incluye a quien sea el futuro Jefe Delegacional, poder designar a por lo menos 147 servidores públicos de su enorme y estricta confianza: 1 secretario particular, 2 asesores, 5 directores generales, 3 coordinadores, 22 directores de área, 37 subdirectores y 77 jefes de unidad departamental. No necesariamente deben acreditar éstos su conocimiento técnico y profesional en el puesto que le asignen, solo con que muestren su lealtad o amistad al jefe delegacional, basta. 

También, quien sea el próximo delegado, podrá administrar por lo menos unos 132 bienes inmuebles que comprenden la Delegación. Además de sus oficinas ubicadas en la calle de Aldama y Violeta, otras 6 oficinas que comprenden las “sedes subdelegacionales”; 7 bibliotecas públicas, 8 deportivos, 29 bodegas, 38 mercados públicos, 8 campamentos, 8 centros culturales, 4 cendis, 2 centros comunitarios, 2 unidades de salud, 2 foros, 2 sanitarios públicos; 1 centro social, 1 terreno baldío, 1 lechería,  y 1 teatro; por citar algunos de ellos.  Sin omitir desde luego, más de 1, 060 bienes muebles, entre vehículos, camionetas pick up, camiones de basura y de volteo, motocicletas, … etc, etc, etc.

No solamente podrá el Jefe Delegacional tener esa facultad de designación y de administrar el mobiliario, sino también, podrá realizar los contratos que la dependencia requiera, algo así como unos 15 contratos de obra pública que oscilan cada uno de ellos, entre 2 a 5 millones de pesos, así como la posibilidad de llevar a cabo compras con por lo menos 340 empresas proveedoras.

Resulta pues, que quien sea el próximo Jefe Delegacional, debe tener las cualidades de conocimiento, responsabilidad y honradez, que implica el cargo.  Difícilmente podemos encontrar personas con esas cualidades, dirían algunos que el poder corrompe, más aun, cuando este no encuentra contrapesos; cuando los hombres que detentan el poder, crean sus propias “clientelas” de ciudadanos, para dominarlas, manipularlas y darles “algo a cambio”, ya sea para comprarles el voto o la conciencia.



Y de eso se trata la próxima elección interna del PRD. De que el partido, tenga la capacidad de movilizarse y de legitimarse, para los próximos tres años de gobernanza en la demarcación y no se diga también, para seguir contando con los recursos humanos, materiales y financieros, que permita la misma oligarquía partidista, perpetuarse en el poder.

Basta recordar algunos pasajes histórico-electorales, de lo que significa esta elección interna:
El Jefe Delegacional Alejandro Fernández Ramírez, ganó la pasada elección con la coalición PRD-PT-MC con el 53% de los votos, algo así como 156 mil votos; de los cuales 105 mil de ellos, provinieron de su partido político el PRD.  Hoy dicho partido, cumpliendo con sus obligaciones legales y luego de actualizar su padrón de afiliados, cuenta oficialmente con 49,547 afiliados.  

Pues bien, lo que se trata la elección interna, es que esos 49,547 afiliados en la Cuauhtémoc, decidan a sus órganos partidistas, quienes tendrán la injerencia de designar, quien será su próximo dirigente partidista y no se diga, la forma en que dentro de unos meses, decidirán quienes serán a sus próximos candidatos tanto para la Delegación, como para las tres diputaciones locales y dos federales que abarcan la demarcación.  ¡De eso se trata¡.

El PRD hay que reconocerlo en estas líneas, se lanza a la aventura de demostrar su capacidad de convocatoria, de movilización y de organización institucional. ¡Nunca nadie había hecho eso¡. Es la primera vez en la vida institucional de los partidos políticos, que uno de ellos solicita al Instituto Nacional Electoral intervenga en la organización del proceso electoral de renovación, lo que da sin duda alguna, mayores garantías al proceso, en un partido, acostumbrado a renovarse a través de las prácticas electorales que tanto le ha reprochado al PRI, la “mapachería” y el ”cochinero” electoral.

El PRD designará en esta elección a 1,200 congresistas nacionales, así como a miles de consejeros estatales y municipales. Los cuales una vez electos estos, designaran a quienes serán sus dirigentes en los comités delegacionales (en el caso del DF), municipales, estatales y el nacional. Por consiguiente, quien será el próximo presidente del partido.

Así pues, los próximos 1,200 congresistas electos, designarán a más tardar el 5 de octubre del 2014, a quien será su Presidente Nacional del Partido. Se escuchan dos candidatos: Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, fundador, expresidente y excandidato presidencial dos veces (1994 y 2000), identificado éste como el “candidato de unidad”; mientras que el otro contendiente, es Carlos Navarrete, identificado como el candidato de “los chuchos”. (grupo que ha dominado el partido, desde el 2008).



Para llevar a cabo esta elección, el PRD celebró con el INE el “Convenio de Colaboración” en el cual, el organismo público encargado de llevar a cabo las elecciones federales, deberá también, organizar la elección interna del PRD, cuya jornada electoral, es el día 7 de septiembre del 2014. En ella, el Instituto Nacional Electoral hará un repliegue de recursos (a costa de los recursos públicos asignados al PRD), para instalar las denominadas “casillas” o “Mesas Receptoras de Votación”, en casi toda la República Mexicana, más aparte, conformar en cada una de ellas, a los funcionarios (todos ellos afiliados al partido), encargados de recibir y contar los sufragios de por lo menos, 3 millones 435 mil perredistas afiliados. 

En el caso de la Delegación Cuauhtémoc, habrá 57 casillas en donde se espera recibir los votos de los 49,547 afiliados que conforman al partido.

Para las personas que no se encuentran afiliadas al partido, han escuchado que dicha organización se conforman de “tribus”, a lo que en el interior del partido, les llaman “corrientes” o “expresiones de opinión”. En el caso de esta elección, identifiquémoslo como “lemas” y/o “sublemas”.

En el caso de esta elección, los candidatos a congresistas y consejeros estatales y municipales, serán electos a través del porcentaje obtenido a cada una de las planillas de los “lemas” y/o “sublemas”.  Donde cada lema en su respectiva planilla, anotaran el número de prelación de sus candidatos y donde de acuerdo al resultado y porcentaje de la votación obtenida, serán electos para conformar, las llamadas consejerías estatales, municipales y delegacionales. 

Así pues, las “tribus partidistas”, llámese “lemas” y/o “sublemas”, participaran entre ellos, para tener el mayor número de representantes en los respectivos consejos municipales.

A manera de ejemplo de poder ilustrar esto, diremos que el Partido, se conforma de una autoridad permanente de funcionarios partidistas, que se llama “Comité Ejecutivo Delegacional”;

Por encima de éste comité delegacional, existe el “Consejo Delegacional”.  La elección del 7 de septiembre, tiene como objeto, integrar a los 100 miembros del “Consejo Delegacional”, quienes tendrán la facultad de nombrar, a los 9 miembros del “Comité Ejecutivo Delegacional”.

Así pues, el Consejo Delegacional, es la autoridad de carácter temporal que se reúne cada tres meses, para supervisar el trabajo que realice el Comité Ejecutivo. Además de designar a los integrantes del “Comité Ejecutivo Delegacional”, recibe los informes financieros y de las actividades realizadas por el Comité.

Para la integración de los 100 Consejeros delegacionales, participan 206 candidatos distribuidos en 7 planillas o “lemas”. Siendo estos los siguientes:


EMBLEMAS
SIGLAS
Número de integrantes
1
Alternativa Democrática Nacional
ADN/ADN 7
5
2
Coalición de Izquierda / Unidad Democrática
CI / UDENA
5
3
Izquierda Democrática Nacional
IDN
100
4
Movimiento Progresista / Movimiento Progresista Va
MP / MP VA
15
5
Nueva Izquierda / Agenda Social Demócrata Nueva izquierda
NI / ASD
20
6
Nueva izquierda / Bloque Progresista 100
NI / Bloque Progresista
56
7
Patria Digna / Democracia Social
PD / DS
5

Resulta pues, que ante la ausencia de una prensa regional y los intentos de algunos diputados por censurar información como la que siempre he difundido, sólo los militantes de dicho partido,  conocen lo que representa cada planilla.  

Al menos, de una lectura y de una interpretación del suscrito, la planilla (“lema” o “tribu” como quieran llamarle), a vencer, es la que conforma la Izquierda Democrática Nacional (IDN), la cual se encuentra conformada por la alianza que han realizado tanto la gente del diputado federal, como del diputado local respectivamente, José Luis Muñoz Soria y Agustín Torres (ambos ex Jefes Delegacionales).



Luego entonces, se infiere que las demás planillas, constituyen la “oposición”, a la oligarquía política, partidista y burocrática que ha gobernado a la delegación Cuauhtémoc, desde el año 2000 y que además, se encuentra identificado dicho grupo, con la de su fundador, Rene Bejarano, apodado por los panistas, como “El señor de las ligas”, derivado de los actos de corrupción de los llamados “video escándalos” ocurridos en el año 2004 y por el cual, el ex líder sindical, le costará la privación de su libertad durante ocho meses, al ser acusado por el delito de lavado de dinero, para después salir exonerado.

La izquierda Democrática Nacional, antes Corriente Izquierda Democrática, tiene como su principal líder al profesor Rene Bejarano, esposo de la Senadora Dolores Padierna Luna. Ambo promotores de las reformas sociales y de la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador en el 2006; sin embargo, ambos también, marcados o estigmatizados, por los escándalos de corrupción que fueran denunciados en el 2004 por el empresario argentino Carlos Ahumada.

Resulta demasiado interesante el próximo proceso electoral interno del PRD en la demarcación de Cuauhtémoc; pues el objeto de la misma, es “sacar” o no del partido (y obviamente de la Delegación) a la tribu de los “bejaranistas”. 



¿Qué ocurrirá dentro de algunos meses?. ¿Será posible que quien termine corriendo a los bejaranistas, sea el exgobernador Zacatecas Ricardo Monreal, cuando sea postulado por MORENA. 

¿Será posible que exista la alianza entre PRI y PAN y sea el candidato que emerge de éste, quien recupere la Delegación.  

En verdad, es una lástima que la exdelegada Virginia Jaramillo haya fallecido. Se visualizaba como la candidata nata del Partido Humanista para contender por la Delegación. ¿Ahora que viene?.


En este juego de futurismo político, me parece que los “bejaranistas” conservaran el partido en la Cuauhtémoc, que José Luis Muñoz Soria, será su candidato a la jefatura delegacional, con el apoyo de la coalición PT y MC, al menos que la diputada Lucila Estela Hernández se anime a postularse; que MORENA postulara a Ricardo Monreal el cual le restara votos al PRD, con posibilidades de ganar, al menos que se de la alianza entre el PRI y el PAN, con el apoyo del PVEM y posiblemente PANAL con un candidato “fuerte”, que aún no conocemos, pero que ojala no sea Schiaffino porque éste siempre pierde;  

Mientras tanto por otra parte creemos que el Partido Humanista, postulará a …

¡En fin¡. Inicia la contienda electoral este domingo. 

¡Vienen cosas interesantes¡.