domingo, 10 de abril de 2011

CALOR ... QUE CONSUME EL CUERPO


Calor ... ¡mucho calor¡. ... el sol quema y lo pone a uno hasta de mal humor; los rumores señalan que este calor es atribuible a los movimientos de la rotación de la tierra, respecto al ultimo tsunami de Japón; otros mas, refieren al calentamiento global y otros más, de plano, responsabilizan a la profecía maya del fin del mundo.

El calor y el sol, hace que algunas personas se atonten, sienten su cuerpo "sudado" y "pegajoso", las telas de la ropa incomoda a muchas personas, salvo los darketos o punketos, que con su vestimentas negras, se hacen inmunes a los rayos del sol, a la incomodidad del sudor; se hacen seguramente resistentes de su propia piel mojada, del termómetro y del sentido de tener un cuerpo libre, de cualquier zapato afixiante, de cualquier prenda de vestir,tan libres, para caminar en calzoncillos en la sala de su casa, semidesnudo y quizás, viendo un partido de fútbol, con una buena cerveza, un ventilador y un descanso absoluto, separándose uno del mundo y de sus problemas terrenales.  

Ahora entiendo porque los yucatecos, visten de blanco; porque los costeños de la pasan todo el tiempo con el torso desnudo y durmiendo en una hamaca, entiendo y también lo siento, porque en Sonora, mejor ni salir de casa; es horrible, no se lo deseo a nadie, el calor mata, incomoda, sufre el quien lo padece.

Desde que se llevo a cabo la Convención del Rio de Janeiro, una comisión de científicos tuvo la ocurrencia de hablar sobre el "cambio climático", a partir de ese entonces, termino el discurso político de la "guerra fría" e inicio uno nuevo, el del llamado "calentamiento global", los comunistas "rojos" dejaron de ser los enemigos del mundo, para ahora, ser el sol, nuestro querido sol, el compañero que nos atormenta todos los días con la intensidad de sus rayos. ¡Y claro¡ ... No es para más, a partir de que se mide el calor, los científicos han descubierto también, que el calor va en aumento ... cada vez más, más ... y más ....

Sera culpa del aumento de la población, que genera la intensidad al máximo de la actividad agropecuaria, la que produce la reforestación y el consumo abusivo del agua, explotando los mantos acuíferos y talando arboles, para generar menos oxigeno y mas bioxido de carbono; para que al final, tengamos un planeta con muchos habitantes, comida mal distribuida entre obesos y desnutridos, zonas desertificadas y un calor que borra la nieve de nuestros volcanes.

Por eso, en el fondo no quisiera tratar de temas incomprensibles que solo los amarillistas les interesa escuchar o polemizar; quisiera ser "emo", o bien, uno de esos "darketos" que caminan tranquilamente por el tianguis del chopo, con su gabardina negra y unos pelos, que me tapen la cara y no sentir ese calor que mata ... ¡simplemente ignorar el termometro¡ ... caminar libremente con mis botas y mi chamarra del cuero, ya sea por las calles, o en la estación del metro Guerrero o Hidalgo a las horas pico, junto con la gente apretada en un vagón de metro, con escazos cinco centímetros o hasta menos, entre el cuerpo de un pasajero y otro, escuchando a los vendedores ambulantes y a los niños payasitos que suben entre estación y estación; ser darketo, punketo, emo o chachareto, escuchando mi música y habitando en mi planeta kriptonita, como queriendoles decir a los demás pasajeros: ... ¡Lo ven¡ ... ¡También soy inmune al sol¡.

O bien, buscando el lado amable del calor, pensar en la fertilización para dejar libre el instinto y congraciarse con el tacto y la vista, sentir la piel con otra piel, el sudor con el sudor, el fluido con los otros fluidos ... para entrar en calor ... en mucho calor ... esforzarse uno, dos y tres, uno, dos y tres; hasta soportar y hacer el momento más placentero, en agradable, dichoso; retardar el climax de la carne, para después terminar con unos pequeños segundos de exquisito frío que relajan, destensionan, que quisiera uno volver en repetir entre gemidos y respiraciones sofocantes.. ...para finalmente descansar y dormir fresco.

¡Calor, bendito calor¡...