sábado, 15 de septiembre de 2012

¡VIVA MÉXICO¡




Si algo tengo que reprochar a mis hermanos mexicanos, es la falta de memoria. ¡Se nos olvidan las cosas¡...No crecemos, no maduramos, no reflexionamos; seguimos comportandonos de la manera tan infantil, con la que siempre lo hemos hecho, en nuestros doscientos años de independencia.


La historia de mi patria, es la historia de sus derrotas, de su afán de siempre perder, nuestra cultura al martirio, a la decepción, a nuestro destino catastrófico de perder, perder y siempre perder. Nos hemos vueltos durante estos doscientos dos años de vida independiente, en adictos a nuestro constante fracaso; y también gracias a nuestra ignorancia y falta de memoria, terminamos siempre traicionándonos.

¡Hay patria mía como me dueles¡. ... Hoy me permito escribirte esta carta, porque sabes que te quiero, porque el cariño que te tengo, me hace sentirme orgulloso de ti, pero también a veces, me hace avergonzarme.

Seguimos siendo los mismos mexicanos de hace ciento cincuenta años; no cambiamos, no maduramos, no reflexionamos, seguimos siendo infantiles; creemos en el regreso de Quetzacoatl y por eso, permitimos que Hernán Cortes nos conquistara, que Maximiliano de Habsburgo fuera nuestro Emperador o que un "Mirrey" metrosexual, fuera nuestro Presidente.

Nos engañamos una y otra vez más ... Creemos en los hombres justicieros; pero sabemos que porque son justos, por eso merecen morirse, para recordarse siempre "puros" y "santos". Añoramos la fatalidad, la desgracia; la muerte es nuestra solución y medicina, la ilusión de un futuro prospero truncado, una esperanza fallida, el "si hubiera", ante el destino trágico siempre, nos "lleve chingada".

Cómo me dueles patria mía que te canto, te lloro, te escribo y me divierto al son de tu música, de tu bebida, de tus hombres y mujeres, tan trabajadores, tan relajientos, tan infantiles e inocentes.

Como me dueles, porque no quisiera verte en donde siempre te han dejado, olvidada, saqueada, despojada, siempre defraudada.

Me niego a seguirte queriendo así, porque sabes que te quiero bien; te quiero prospera, honesta, exitosa, porque quisiera ver en mis hermanos patriotas, historias de vida y no de miseria y criminalidad.

¡Viva México¡. Desde lo mas profundo de mi ser. ¡Viva mi patria¡. mi casa, mis bosques, tierras y aguas; esas estrella y esa luna apasionante, por la cual, nos autodenominamos, el "ombligo de la Luna". ¡Viva México por siempre¡. a través de sus hombres y mujeres, a través de mi sangre y de mis descendientes, a través de mis recuerdos y del legado que heredamos.

¡Viva el México que amó todos nuestros lideres, los que traicionaron y fueron traicionados, los que nos defraudaron, nos ilusionaron y jamas cumplieron; viva el México por el que uno se enamora y termina uno siempre, por momentos, odiando.

Amo a mi país y si algún día tuviera la oportunidad de elegir una nueva nacionalidad. Elegiría con mucho orgullo: ser Méxicano otra vez.