domingo, 24 de octubre de 2010

APRENDER EL VERDADERO DERECHO EN UN SOCIODRAMA



Aclaro a mis alumnos que el diseño del curso, tiene como técnica una denominada el "juego de papeles" o "sociodrama". por ello, se expone un problema hipotético, ficticio, a manera de "juego", pero realmente, la aprehensión del mismo y la forma de solucionarlo, implica una forma de aprender nuestra materia.

Pueda que a lo mejor, a muchos de mis alumnos no les guste esta forma de aprender derecho,que preferirían permanecer escondidos en el anonimato o detrás de una banca, donde nadie los observe, como una especie de avestruz, escondiendo su cabeza, mas no su cuerpo.

Pero realmente esta forma de enseñar y aprender derecho no es nada nuevo, existen distintas formas de aprender una materia y que inclusive se han aplicado en otras carreras como la psicología o la pedagogía; una de estas tecnicas, la mas conocida, es donde participa predominantemente el instructor, llamada "conferencia" o "exposición", que es la forma tradicional de enseñar derecho, donde encontramos al maestro "sabelotodo", que entra en un profundo monologo donde el alumno escucha y escucha, y de tanto escuchar, puede aburrirse o quedarse en esa difícil lucha, entre quedarse dormido o despierto; luego a esta forma tradicional de enseñar, le siguen otras, como el "panel", la "mesa redonda", "lectura comentada", "instrucción programada", "seminario de investigación", "foro", "lluvia de ideas", "discusión dirigida", "juego de papeles" y la "experiencia estructurada"; en estas ultimas, el papel del profesor se va diluyendo, al grado que deja de ser un sujeto activo del proceso de enseñanza aprendizaje y el grupo, asume con mayor grado, su grado de participación y por consecuencia, asimila con mayor facilidad su aprendizaje.

El "juego de papeles" o "sociodrama" exige planeación y no improvisación. No planear el curso implica el riesgo que se salga de control, o se participe en algún absurdo o en algo no inteligible, que pueda hacer sentir mal a sus participantes, o peor, que haga que nadie participe. Pero no creo que sea el caso, lo que he visto en esta primera semana, es que el grupo ha entrado de lleno a una dinámica, que ha superado en mucho mis expectativas.

Este sistema, tiene algunas ventajas. Por citar tan sólo alguna de ellas, simula un hecho real, fomenta la participación del grupo en la solución de los problemas, logra una mayor comprensión a través de la vivencia de los participantes en una situación determinada, los participantes analizan su propio comportamiento frente al problema en cuestión, además, de que logra la retroalimentación. Además, creo que es una forma muy cómica de aprender, al menos a mi me entretiene y cada día en su enseñanza, me sigue sorprendiendo, al grado tal, que a mi me hace aprender mucho.

En este juego, todos juegan, inclusive aquellos que no le "entran" al juego; los que insisten en su anonimato, en seguirse escondiendo detrás de la banca, en los que aun, a mas de tres años de estudiar la carrera, siguen sin entender, porque están sentados en un pupitre, tolerando a cinco profesores que les dictan, les regañan, les explica, inclusive, que les aburre. Pero cuando conocen esta nueva dinámica de aprender, brota en ellos, al jurista que tienen escondidos, o mejor dicho, sacan su verdadera personalidad; ah decir verdad, el sociodrama, es un perfecto ensayo de un micromundo, donde todos jugamos el papel que jugaremos en la vida real: el "policía", el "gandalla", el "chismoso", el "audaz", el "atrevido", el "líder", el "valemadrista", el "ingenuo", .... todos absolutamente jugamos en este juego. Algunos nos enojamos, otros no le entendemos, a otros nos gusta, en fin, la forma de asimilar el juego, es la forma en que también vivimos.

El semestre pasado tuve la grata experiencia de llevar a cabo esta dinámica, en el juego de la "República", nos regia a todos una constitución, existía nuestros poderes constitutivos y también nuestras leyes, lo mejor de todo, es que los alumnos, pagaban impuestos con pesos reales e inclusive, se llegaron a pagar salarios y becas para los alumnos. La experiencia fue un perfecto ensayo de lo que ocurre en todas las naciones del mundo, la intriga política, el complot, el golpe de estado, el apoyo popular, la demagogia y hasta el "carro completo". Mis alumnos de aquel semestre, aprendieron a ser críticos y no criticones, entendieron derecho fiscal y derecho internacional, sin darse cuenta que estaban estudiando esas materias, pues oficialmente el curso era de ecológico, pero no se limitaron a ello, aprendieron mas y lograron enseñarle a su maestro, la capacidad de liderazgo de algunos de ellos.

Hoy, paso por una experiencia similar. Sólo que esta vez, la dinámica exige un poco mas de tecnicismo y no jurídico, sino económico. Rigen las leyes de la economia y no de la política, por ello, he tenido que ser cuidadoso que la dinámica no se me salga de las mano, al no provocar una crisis economica, una inflación o de plano, la aparición del crimen organizado.

Respeto y aplaudo a mis alumnos que ejercen ese liderazgo y esa actitud critica, creanme que me han metido en serios problemas; pero ese es el juego, tener alumnos que aprendan a ser críticos y no criticones. Entender las cuestiones mas absurdas, burocráticas e ineficaces de este mal derecho que se ejerce en la vida profesional; del que no coincide su ejercicio practico, con su teoría doctrinal; de ese derecho corrupto y cada día corrompible, a causa de un Estado fallido que en el discurso político se dice ser "liberal" o "neoliberal", pero que realmente, sigue siendo "conservador", "estatista", "intervencionista", "metiche", y que cuando interviene, en aras del "espíritu de igualdad", lo hace para agravar mas los problemas, no para solucionarlos.

Acusenme por lo tanto, aquellos alumnos que pudieran criticarme, inclusive, hasta de los propios miembros de la comunidad universitaria, no de aplicar esta forma de enseñanza; acusenme de introyectarles una concepción liberal y revolucionaria, de las cosas que deben cambiar.

Y perdonenme lo que voy a decir a continuación, que pudiera ofender a todo el aparto estatal y a todas las inminencias que se saben al pie de la letra, la cantidad de leyes y jurisprudencias que confieso desconocer, pero este sistema jurídico, este Estado de Derecho, ¡No sirve¡...¡Esta descompuesto¡...¡Es absurdo¡...¡Ineficiente¡ ....¡Propicia la corrupción y todos los males de la sociedad y del gobierno mexicano, sea de la extracción política que sea¡. Nuestro sistema jurídico genera, le pese a quien le pese,  ¡influyentismo¡. ¡agandalle¡, ¡impunidad¡... ¡corrupción¡, ¡criminalidad¡ ... ¡Y por eso hay que cambiarlo¡.
Pero para cambiar este derecho, estimados alumnos, la mejor forma de entender como hacer posible este cambio, es precisamente, teniendo la vivencia de experimentarlo, así sea mediante un juego. Vivir lo absurdo del derecho mexicano.

Por lo tanto, permitanme y dense la oportunidad de que todos juntos aprendamos derecho civil de a de veras. "Derecho Civil a la mexicana"... El verdadero derecho civil, inclusive para aquellos, que insisten en seguirse escondiendo como avestruces, detrás de una banca o vivir engañado de una teoría sin practica real o de una practica corrupta sin una justa teoría.

¡Sigamos pues, con este sociodrama ...¡

Y por favor muchachos, no se preocupen, por los que no participan.... La sociedad darwinista, los excluirá con alumnos talentosos que desarrollen cada una de sus habilidades, como la mayoría de ustedes; y si no, ¡al tiempo¡ ... veamos los resultados, de este pequeño sociodrama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario