martes, 12 de octubre de 2010

EL DIA DE LA RAZA "AMERICANA"


Ni quien se acuerde del día de la "raza". Cada 12 de octubre era motivo de conmemoraciones y ceremonias civicas, se celebraba, el "descubrimiento de América", hasta que finalmente llegamos al lejano año de 1992, cuando decidieron de un día para otro, los políticos hispanos de aquel entonces, los presidentes de América Latina y el Rey Juan Carlos de España, cambiar la dominación, para llamarle atenuadamente a dicha fecha, "Encuentro de dos mundos"; fue así que el 12 de octubre de 1992, se celebro por ultima vez, el "día de la raza", después, ya nada fue igual. Año con año se perdió ese calendario, hasta llegar finalmente al olvido, a la anécdota; lo peor de todo, es que los mexicanos, perdimos una fecha muy importante para descansar, hacer "puente", no importaba si Colon fuera un genocida, fuera español de Galicia, Navarra o Mallorca, o realmente era genovés, o si realmente fue "un descubrimiento", desafortunado o afortunado, o bien, se trato de "un encuentro" ... ¡o encontronazo¡. Lo peor que paso con olvidar esta fecha, fue haber perdido una fecha para la reflexión, la discusión y en el peor de los casos, para el descanso.

Cristóbal Colón fue el navegante que por mero accidente, creyó llegar a las "Indias" por otra ruta mas corta, cuando realmente lo que hizo fue descubrir América. Lo peor de todo, es que Colón cuando llego, confundió a sus habitantes, por "indios", por el simple hecho de vivir en las "Indias"; y entonces para desgracia de nosotros, nos convirtió, en "indios"; y con ello, nació el peor insulto, que puede recibir todo mexicano, el que le digan "indio". (Y sino preguntenle a Hugo Sànchez, quien conquisto España).
Pero no solamente paso eso, la vida tampoco le fue justa para Cristóbal Colón, resulta que en el año de 1499, otro navegante de nombre Américo Vespucio salió de Cadiz para recorrer las islas "descubiertas" por Colón y se llevo una grata sorpresa, ... resulta que esas islas, o mejor dicho, esa ¡Islota¡, se trataba realmente de un continente, de un "Nuevo Mundo". La mejor manera que la sociedad y la historia tuvo para recompensar a dicho navegante, fue llamarle al continente "descubierto", como América, y no, como Colon.
Así es la vida de ingrata, los habitantes originarios de América, de un dia para otro, les llamaron "indios", y en vez de decirles posteriormente, habitantes de "Colón", les dijeron, habitantes de "América". ¡Pero lo peor, no fue eso¡. ...

Trescientos años después, una vez que América fue conquistada, ocupada y habitada por los europeos, principalmente españoles, ingleses, franceses y portugueses; inclusive hasta africanos; la primera nación que se independizo en el continente de sus conquistadores, fue precisamente, los Estados Unidos de América, quienes practicamente, "patentizaron" la expresión "americano", como forma de adoptar su nueva nacionalidad.

Así que el continente Americano, se convirtió en un país llamado "América", pero esa nueva nación "americana", decidió también, que "América fuera para los americanos" y sin darnos cuenta, todos los habitantes dejaron de llamarse "americanos", para atribuir dicha propiedad del nombre, únicamente a los anglosajones del norte de continente; todos los demás habitantes del "nuevo mundo", se llamaron posteriormente, "hispanoamericanos", posteriormente, para renegar de nuestro origen español y afrancesarnos, decidimos mejor, llamarnos "latinoamericanos".

Y así como los americanos, en sus anhelos patrioticos de sentirse el pueblo elegido de dios, declararon en su doctrina Monroe, "América para los Americanos"; nosotros los latinoamericanos, decidimos también reivindicar nuestro origen, "latino". Y de esa forma, nuestro continente se dividió en dos, "ellos", los anglosajones americanos protestantes, quienes son además los poderosos, que siempre ganan y tienen mucho dinero; y "nosotros", los nativos latinoamericanos católicos, quienes somos los débiles, que siempre perdemos y para colmo de nuestra desgracias, somos y ojala, no sigamos siendo por otros quinientos años más, los pobres del continente.



Hoy en esta fecha, deberíamos pensar en nuestro futuro y olvidar un poquito nuestro pasado; no podemos juzgar por genocidio a Colon, Vespucio, Cortes, Pizarro y otros más, (aunque ganas no nos faltan); ni ponernos a llorar en Tlatelolco o celebrar en el árbol de la noche triste, tampoco podemos retroceder en el tiempo y dejar las cosas como estaban antes; lo que hay que hacer como habitantes de este gran continente, es pensar en el futuro, en el gran reto de la reconciliaciòn, en la unificación, en olvidar nuestros rencores y conformar realmente una sola nación, donde todos ganemos.

América, si pero no para los "americanos", ni tampoco para los "latinoamericanos"; simplemente, América, para siempre y para nosotros. Un América sin la no intervención, sin militarismo, con democracia, crecimiento económico, desarrollo sustentable, biodiversa, pacifica, con el pleno respeto de los derechos humanos, sin deterioro ambiental, ni pobreza ni hambre.

Reflexionemos pues, no el América que fue descubierta, saqueada, explotada y humillada; pues cada vez que lo recordamos, volvemos a ser descubiertos, saqueados, explotados y humillados; pensemos ya en en lo que América, puede darle al mundo. La oportunidad de compartir al mundo, el origen de nuestros ancestros, nuestra grandeza y el gran futuro que nos espera ...

¡Mi deseo en esta fecha y en los días que sigan, es que Que América, ... descubra América ...¡


No hay comentarios:

Publicar un comentario